“MONTE ALVÁN”, así llamaban y escribían también el nombre de nuestro pueblo a finales de la Edad Media.

11122012057

La palabra “Montalbán” deriva del latín MONTEM-ALBANVM, cuyo significado es “Monte  Blanco”, la cual evolucionó a Monte Albano, posteriormente a Monte Albán y finalmente a Montalbán. Durante varios siglos el nombre de nuestro pueblo se estuvo escribiendo indistintamente con B o con V, es decir Montalbán o Montalván, lo que no había visto nunca en ningún documento referido a nuestro pueblo, hasta ahora, es la forma primitiva de su topónimo, es decir Monte Albán o Monte Alván en este caso. Sin embargo hace pocas fechas he tenido la gran suerte de poder leer la tesis doctoral de Javier López Ríder (profesor de Ciencias de la Antigüedad y de la Edad Media en la Universidad de Córdoba), titulada; “Santaella y el suroeste de la Campiña Cordobesa a finales de la Edad Media”, texto de 2017 en donde he encontrado auténticas joyas escritas sobre nuestra comarca más cercana durante la Edad Media (siglos XIII al XV), incluido Montalbán por supuesto. Esta etapa de la historia de nuestro pueblo ha sido muy poco estudiada, por lo que el valor que tiene para los montalbeños lo investigado y averiguado en esta tesis es muy importante y tiene muchísimo mérito. En esta tesis doctoral Javier López Ríder ha contado con el apoyo institucional de los ayuntamientos de La Rambla, Montalbán, San Sebastián de los Ballesteros, Santaella y La Guijarrosa. Como decía, en esta tesis, además de otras muchas aportaciones muy interesantes sobre nuestro pueblo, aparece transcrito un texto de mediados del siglo XV, el cual creo que es muy interesante y viene a demostrar que en su día a nuestro pueblo también se le llamaba “Monte Alván”. A continuación transcribo el extracto de texto de la citada tesis donde mencionan a nuestro pueblo con el referido topónimo, concretamente en la página 281:

“Por su parte, la información sobre el poblamiento de Montalbán arranca de una manera más consolidada en 1454. En este año, en la plaza de La Rambla se pronunció por orden de doña Elvira de Hinestrosa, mujer del honrado caballero don Alfonso de Montemayor, como administradora del dicho castillo y lugar, lo siguiente: dijo que por quanto Fernando Alonso de Montemayor, señor que fue de los dichos castillos de Alvendin e Monte Alván, hordenó e estando seyendo bibo que qual quyer persona que quisiese venir a vivir al dicho lugar de Monte alván, que se obligase a fazer una casa de teja de cinco tiseras e de cercar un corral de dos tapyas en alto e pechase quatro años con cierto pan e gallinas (…). La intención de hacer esas casas con teja es de establecer una población permanente, incluso esta ordenanza se emite porque muchos de los que comenzaron a fabricar sus viviendas, se marcharon y la dejaron a medio hacer. Por ello, quieren hablar con estas personas para que vuelvan a venir y aumentar la vecindad.”

Panorama 1 (1)_0

PD: Gracias Javier, por este magnífico trabajo que has realizado, te lo digo en nombre de todos los montalbeños interesados por la historia de su pueblo, que somos muchos.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Errores toponímicos del mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional en el término municipal de Montalbán de Córdoba (visible a través del SIGPAC).

Como bien nos indica la wikipedia, el Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (SIGPAC), es un aplicación SIG del Gobierno de España (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) que permite identificar geográficamente las parcelas declaradas por los agricultores y ganaderos en todo el territorio español, usando para ello el  mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional, del Ministerio de Fomento.

No cabe duda de que el referido mapa y el SIGPAC son unas herramientas magníficas no sólo para lo que fue creada, sino para ver los mapas y enriquecer nuestro conocimiento general del campo y también de los nombres de los pagos, ríos, arroyos, montes, lagunas, etc., que hace que lo usemos muy a menudo los que somos curiosos natos y siempre estamos preguntándonos cómo y por qué tal lugar se llamará de esta u otra forma, satisfaciendo de esta forma nuestra natural curiosidad y afición por la toponimia.

Pues bien, me ha llamado mucho la atención que en nuestro término municipal he encontrado tres errores que saltan a la vista fácilmente, los mismos son los siguientes; denominar Tejones de Dios al pago llamado realmente TAJONES DE DIOS, denominar Arroyo de las Chorreras a un curso fluvial distinto al que realmente se llama así, y nombrar al pago de TENTECARRETA en plural (Tentecarretas). Como curiosidad aportaré que en el término municipal de nuestros vecinos rambleños también existen errores, como por ejemplo denominar “Fuentelavada” a la Fuente del Abad, desde luego es casi sonrojante éste último error. A continuación paso a detallar dichos errores de nuestro término, considerando este que escribe muy interesante que el Ayuntamiento de Montalbán moviera los hilos y se pusiera en comunicación con las instancias correspondientes a fin de subsanarlos.

Tejones de Dios: En realidad es TAJONES DE DIOS, tal y como puede verse en mapas antiguos y como ha sido nombrado siempre este pago rústico en nuestro pueblo, el cual está situado al Noreste de Montalbán, entre la Matallana y el Mansegar. Según el Diccionario de la RAE un “tajón” puede ser una “vena de piedra de que se hace  la cal” o un “trozo de madera”, sin embargo estos significados no parecen tener relación con el origen del nombre de este pago montalbeño. En el vecino pueblo de Montemayor también existe un pago llamado Los Tajones de Duque, según he podido averiguar en aquel pueblo esos “tajones” son divisiones muy antiguas de tierra que el Duque tenía arrendadas a vecinos de aquella localidad. Montalbán perteneció durante casi todo el siglo XV a la Casa de Montemayor, además en 1450 Fernando Alonso de Montemayor y después su hija Beatriz, tomaron medidas para repoblar Montalbán, ¿podría estar el origen del nombre de este pago montalbeño en el homónimo de Montemayor?. El topónimo “tajones” se repite en Andalucía en varias ocasiones y siempre referido a pagos o parajes, en concreto en Rute (Córdoba), en Puerto Real (Cádiz) y en Mollina (Málaga). Así mismo, buscando por Internet he encontrado otros dos lugares en España con ese topónimo (ambos en la provincia de Soria y pegados el uno al otro junto a la capital), siendo éstos: el “Monte de Tajones” en la pedanía de Las Casas (perteneciente a Soria capital) y la “Suerte de los Tajones” en Valonsadero (espacio natural a 5 km de la capital). En ese lugar, se denomina “tajones” a antiguos terrenos públicos de labor (heredades del concejo), los cuales eran labrados por todos los vecinos en un día y cosechados igualmente por todos en otro y que servían para los gastos propios o del común. Está comprobado que Montalbán recibió población soriana en el siglo XVIII (esa repoblación fue llevada a cabo por la Casa de Medinaceli), por lo cual también queda la incógnita de si la palabra “tajones” podría haber venido a Montalbán con aquellos habitantes de Soria. Tanto la información proveniente de Montemayor como la de Soria nos hace llegar a la razonable conclusión de que la palabra “tajones” está relacionada con una antigua forma de llamar a divisiones de tierra de labor.

tajones de dios error

Error en el mapa

tajones de dios mapa

Como es en realidad; “Tajones de Dios”.

Arroyo de Las Chorreras: Cualquier persona mayor de nuestro pueblo, y no tan mayor, sabe que una cosa es el arroyo que baja de La Alameda y otra muy distinta el arroyo de Las Chorreras, sin embargo en el mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional se denomina erróneamente Las Chorreras al que en verdad no es otro que el arroyo de La Alameda o de la Huerta Marquitos, nombrado también en algunos mapas como “regato” (arroyo pequeño). El “verdadero” arroyo de Las Chorreras tenía su nacimiento antiguamente en un manantial muy cercano al casco urbano de Montalbán, en su parte Sur, en lo que hoy llamamos El Sótano (si bien debido a la colmatación por escombros de aquella zona hoy en día el inicio del arroyo está más abajo) y discurre en dirección al pago de La Laguna, a partír de la cual es conocido como Acequia de la Laguna Baja. En varios mapas del término municipal de Montalbán de finales del XIX puede constatarse ésto que afirmo, y que como dije antes, sabe cualquier persona que conozca bien nuestro pueblo y su entorno. No acierto a comprender por qué motivo en el mapa se produce este “cambio de nombre”, pero mientras nadie lo corrija ahí sigue “dañando” a la vista. A esta zona se le llamaba antiguamente Las Chorreras en general, no sólo al arroyo. En aquel lugar había tierra que servía muy bien para lavar los cubiertos y vajillas (“tierra de fregar”), cuando aún no había agua corriente ni “mistol” o similar en los domicilios, y era muy habitual que las madres mandaran a sus hijos a coger de aquella tierra y traerla hasta las casas en una cuba o espuerta, diciéndoles que tuviesen cuidado y no la cogieran “de donde se mea la gente”. En cuanto al origen del topónimo, según el DRAE la palabra “chorrera” tiene entre otros significados los de trecho corto de río en que el agua, por causa de un gran declive, corre con mucha velocidad” o “cascada”, y sin duda ahí está el origen del nombre, porque efectivamente en aquella época existiría un gran declive del terreno hacia el Oeste por donde discurría el arroyo en sus comienzos y seguramente en momentos de lluvias el agua correría con gran fuerza hacia abajo.

mapa chorreras error

Error del mapa al ubicar el Arroyo de las Chorreras.

arroyo huerta marquitos 1945.png

Arroyo de la Huerta Marquitos (mapa de 1945).

chorreras mapa 1872

Mapa de 1872 donde se ubica correctamente el Arroyo de las Chorreras.

chorreras mapa 1890

Mapa de 1890 donde se ubica correctamente el Arroyo de las Chorreras.

Tentecarretas: Su nombre en realidad es TENTECARRETA (en singular). Es éste uno de los pagos más famosos de Montalbán sin lugar a dudas, tanto por su catacumba, por sus abundantes restos arqueológicos, por su belleza paisajística y por sus famosas naranjas. El nombre se divide en dos partes claramente diferenciadas; “tente” y “carreta”. “Tente” hay que entenderlo como una contracción de “sostente” o de “detente”, de “sostener” o “detener”, y “carreta” pues todos sabemos lo que es, un carro tirado por bestias. Creo que la explicación al por qué se le dio ese nombre es porque por allí discurre el antiguo camino de Montilla y el terreno es muy quebrado, por lo cual las carretas pasarían por allí con no pocas dificultades. Nadie en Montalbán nombra este pago en plural, sin embargo así (Tentecarretas) viene denominado en el mapa que nos ocupa, erróneamente a mi entender, porque su nombre de toda la vida, como atestiguan mapas antiguos y la forma de nombrarlo la gente del pueblo, es en singular; TENTECARRETA, que además, si incidimos en el mencionado origen del topónimo está bastante claro que es una contracción de “Sostente carreta” o de “Detente carreta” (por las pronunciadas cuestas que tenían que subir y sobre todo bajar con los carros), y estando de acuerdo en que ese es su origen, lo lógico es que dicha contracción hasta llegar al topónimo actual se produzca en singular, como es en realidad.

tentecarreta mapa error

Error del mapa al nombrar Tentecarreta en plural.

tentecarreta mapa 1872

Mapa de 1872 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1890

Mapa de 1890 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1893

Mapa de 1893 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1949

Mapa de 1949 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Árboles singulares de Montalbán: El Pimentero Falso del “Jardinito” (Plaza de la Constitución).

IMG_0313.JPG

El Pimentero Falso o Falsa Pimienta, cuyo nombre científico es Schinus Molle, es un árbol de hoja perenne de origen sudamericano (Brasil, Argentina y Uruguay mayormente), el cual aguanta muy bien las altas temperaturas y la sequía, por lo que es muy habitual su uso en jardines del Sur y del Levante español. Nuestra Falsa Pimienta fue sembrada por Fermín Bascón Bascón, el cual fue policía municipal del Ayuntamiento de Montalbán y al mismo tiempo encargado del departamento de jardinería desde 1962 hasta 1995, consistiendo dicha tarea de jardinero en el cuidado y mantenimiento de los jardines del pueblo y del cementerio. Por el trabajo de jardinería no recibía emolumentos, sólo el sueldo de policía, se puede decir por tanto que Fermín lo hacía por amor al arte o más bien por amor a los árboles y a las plantas en general. Volviendo al árbol que nos ocupa, Fermín lo sembró en una maceta, en 1960, con semilla cogida de otra pimienta falsa que había en la Plaza de la Constitución de La Rambla (plaza del Ayuntamiento), transplantándola posteriormente a su ubicación actual en 1963, por lo cual este árbol tiene ya 57 años.

IMG_0193.JPG

Fermín Bascón junto a la Pimienta el 6 de agosto de 1966.

IMG_0311.JPG

Fermín en el mismo lugar en 2017.

Este Pimentero Falso tiene un gran porte en la actualidad, siendo el mismo de 11 metros de altura, 10 metros de envergadura de copa y 2,30 metros de circunferencia de tronco. Desde hace décadas su tronco se ha ido inclinando, por lo que en fechas recientes se ha colocado una especie de arco metálico para ayudar a sostenerlo y evitar así que pueda dañarse o quebrarse. Su estado de salud es muy bueno, prueba de ello es el verdor y exuberancia de su ramaje y copa, lo que proporciona una sombra muy tupida y fresca que se agradece mucho durante los meses de calor, siendo los banquillos que hay bajo su copa un lugar inmejorable para sentarse a la sombra a charlar, leer o simplemente relajarse. 

IMG_0319

Fermín sentado a la sombra de la Pimienta.

Debido la inclinación del tronco mencionada antes, es bastante sencillo trepar al tronco de este árbol, por lo que es habitual ver a niños jugando encaramados al mismo, como hacíamos mis amigos y éste que escribe a principios de los años 80, cuando un servidor vivía en la calle San Francisco, popularmente conocida como Salsipuedes, que tan gratos recuerdos me trae.

IMG_0316.JPG

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Algunas pinceladas sobre el apellido RUZ…

imgres

Escudo heráldico del apellido RUZ

Apellido poco común en España y típicamente montalbeño, es uno de los más habituales de la localidad, siendo Montalbán el lugar donde es más abundante en todo el mundo. En los primeros libros de bautismo de nuestro pueblo, los cuales se remontan a 1558, ya aparece este apellido, siendo el primer Ruz que figura en dichos libros un tal Pedro de Ruz, casado con Cathalina Ximénez. Existe también este apellido, aunque en menor medida, en otros municipios de la campiña cordobesa como Montilla, La Rambla o Espejo, y está también presente, aunque con mucha menos frecuencia, en la mayoría de provincias andaluzas, siendo muy difícil encontrarlo fuera de Andalucía. El caso de Montalbán es en verdad sorprendente, ya que el apellido estuvo a punto de desaparecer a principios del siglo XVIII, siendo uno de sus últimos portadores Ana de Ruz de Lara (1697-1764) la cual estaba casada con Acisclo Antonio Gómez de Arroyo (1694-1764), pues bien, el apellido Ruz materno pasó como primero a sus hijos (cosa muy común en aquellas fechas) y se da la circunstancia de que en la actualidad todos los Ruz montalbeños descendemos de esta mujer, ya que el apellido pasó a su hijo Pedro de Ruz Blanco y de éste a sus hijos (nietos de la citada Ana) Pedro Manuel de Ruz Jurado y Acisclo Josefh de Ruz Jurado, los cuales dan origen a las dos ramas familiares actuales del apellido Ruz en Montalbán. Es muy llamativo como este apellido ha pasado en dos siglos y pico de estar próximo a su desaparición a ser uno de los más abundantes en Montalbán, la explicación a este hecho podría estar en la alta frecuencia con que se han dado en nuestro pueblo familias Ruz con muchos hijos y en su mayoría varones, cosa que se sigue repitiendo en la actualidad, y aunque ya no se suelen tener tantos hijos como antes, sí que siguen predominando claramente los varones. En cuanto al origen del apellido hay varias teorías; una de ellas está en el posible origen suizo, ya que en dicho país existe una comuna del cantón de Neuchâtel, denominada Val de Ruz (Valle de Ruz), otra le da origen francés, ya que en el país galo también existe el apellido Ruz (se escribe exactamente igual).

f521da05bbc372ad3f72af1769144fd2

Paisaje de Val de Ruz (Suiza)

Una hipótesis bastante extendida hace años, pero que ha quedado totalmente descartada, es la de que el apellido pudo venir hasta nuestro país con las repoblaciones que el rey Carlos III realizó en Andalucía a finales del siglo XVIII con colonos provenientes de Centroeuropa (fundación de La Carlota, Fuente Palmera, San Sebastián de los Ballesteros, etc), cosa que resulta imposible, puesto que el apellido Ruz ya existía en Montalbán dos siglos antes de dichas repoblaciones. Otra teoría sobre el origen del apellido Ruz está en la Córdoba musulmana, ya que existía una poderosa familia de juristas llamada los Banu Rušd (a la que pertenecía el gran Averroes). Por otro lado está lo que afirman la mayoría de tratadistas y expertos, que el apellido Ruz es netamente andaluz y toponímico, siendo su procedencia el municipio de Rus (Jaén), estando por tanto emparentado con el apellido Rus, bastante frecuente en la provincia de Jaén, dándose la circunstancia de que con el paso del tiempo se le trocó la S por una Z, cosa ésta que ha ocurrido con muchos otros apellidos y por tanto no nos debe extrañar lo más mínimo. Personalmente, tanto por la repartición geográfica, como por la antigüedad que tiene este apellido en nuestra comarca, así como por su antigua forma de escribirse con la preposición “de” delante (hasta finales del siglo XIX se escribía “de Ruz”), me inclino por la opción del origen toponímico derivado de Rus (Jaén), además hay muchos apellidos de otros pueblos de Jaén en la campiña cordobesa, ya que gran número de colonos de aquellas tierras vinieron hasta aquí tras la Reconquista a partir del siglo XIII. En cualquier caso no está totalmente demostrada ninguna teoría, aunque como ya dijimos, actualmente la más aceptada es la que lo relaciona con Rus (Jaén). En cuanto a su etimología, el apellido Ruz podría derivar del latín “rus”, “ruris”, que significa “propiedad rural”, aunque también podría provenir del griego “rhous” (ρούς), que significa “ajenjo”, planta con mucho tanino y que es empleada como curtiente, la cual está presente en su escudo heráldico.

8362385

Vista aérea de Rus (Jaén).

Fuentes consultadas:
Blog  “Genealogía de Montalbán de Córdoba”. de Miguel López Romero.
Blog “Armorial de Heráldica Hispana” (escudos de Montalbán) de Pedro Jiménez Sillero.
Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Sobre los pozos que había en las casas de Montalbán.

Niños montalbeños en un patio junto al pozo.

Niños montalbeños en un patio junto al pozo.

Hasta hace pocas décadas existían pozos en la mayoría de casas de nuestro pueblo, muchos de ellos, probablemente, con varios siglos de antigüedad, siendo muy pocos los que han llegado hasta nuestros días. Eran éstos unos pozos bastante profundos, de más de diez metros normalmente, muchos de ellos estaban encañados con piedras o ladrillo, otros sin embargo simplemente perforaban la dura tosca que hay en el subsuelo del cerro donde se asienta Montalbán, hasta llegar a la capa freática que existe bajo nuestros pies.

20161205_112824-1

Sus brocales solían ser de ladrillo o de adobe enlucido y enjalbegado y algunos contaban con una pequeña pila adosada que servía para recoger agua o lavar. La gran mayoría de estos pozos mantenían agua durante todo el año, si bien sufrían grandes oscilaciones en su nivel (de hasta seis o siete metros, o incluso más) dependiendo de la época del año. Solían estar situados en el patio o en el corral, aunque también había algunos en la casa, dándose también la circunstancia de existir pozos que eran compartidos por dos viviendas distintas.

20161128_130437-1

Pozo existente en C/ Iglesia, nº 2. Era compartido con el Cuartel de la Guardia Civil.

20161207_111555

Pozo existente en C/ Empedrdada, nº 69, también era compartido. Actualmente está seco.

También es destacable que a las afueras del casco urbano había pozos que servían para suministrar agua a varios tejares que existían en nuestro pueblo. En el interior de algunos pozos crecían de forma natural helechos muy bonitos de varios tipos, así como otras plantas de umbría.

Pozo existente en C/ Campo de Fútbol, nº 28 y que en su día sirvió para suministrar agua a un tejar.

Pozo existente en C/ Campo de Fútbol, nº 28 y que en su día sirvió para suministrar agua a un tejar.

20161125_111914

Helechos en pozo montalbeño.

El agua de los pozos de Montalbán no es buena para beberla, ya que es “agria” y no sabe bien, cosa que ocurre en todo el cerro donde se ubica el pueblo, sin embargo en las cercanías de Montalbán, ya en el campo, sí que existen manantiales y pozos con agua muy buena de beber, (Tentecarreta, Huerta de Dios, El Prado…) esta circunstancia fue la que dio pie a que en Montalbán el gremio de los “aguaores” tuviera mucho trabajo y trajín de la Huerta de Dios al pueblo y viceversa. Como hemos dicho, el agua no era buena para beberla, por lo que su uso era fundamentalmente para que bebieran los animales, bañarse, fregar y refrescar la casa y los alimentos; era muy típico meter en el pozo alimentos como el gazpacho, un melón o sandía, carne y por supuesto el vino, ya que en contacto con el agua, que siempre estaba muy fría, se ponían muy fresquitos.

Pozo existente en C/ Empedrada, nº 151, con su dueño José Bascón Fernández.

Pozo existente en C/ Empedrada, nº 151, con su dueño Antonio Bascón Fernández.

20161205_105347

Mismo pozo.

El final de los pozos de nuestro pueblo llegó cuando se empezó a instalar agua corriente y frigoríficos en las casas, al quedar en cierto modo obsoletos, por lo que en su gran mayoría fueron rellenados con escombros y tapados (casi siempre al realizar alguna obra en la vivienda), siendo muy pocos los que a día de hoy se han conservado.

Pozo existente en Llano del Calvario, nº 33.

Pozo existente en Llano del Calvario, nº 33.

20161205_113125

Pozo existente en C/ Empedrada, nº 63.

Con la pérdida de la gran mayoría de pozos, considero que de alguna manera también se ha perdido parte de nuestro patrimonio, ya que eran una estampa muy típica de los patios y corrales y de las casas montalbeñas en definitiva, y asimismo podrían haber seguido usándose hasta nuestros días, ya que aunque ahora se cuente con agua corriente potable y frigorífico, el agua del pozo seguramente podría seguir sirviendo para refrescar algún alimento o bebida especial o incluso para uso doméstico cuando se producen cortes o restricciones de agua. Sirva esta pequeña entrada del blog para recordarlos y que no se pierdan en la memoria de los que los conocieron y tantas veces se esforzaron subiendo aquellas cubas cargadas de agua fresca del subsuelo montalbeño.

Pozo de la Ermita del Calvario.

Pozo de la Ermita del Calvario.

2016-11-25-15-41-47

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

El singular caso de los estanqueros de papel sellado de Montalbán y La Rambla condenados a muerte a mediados del siglo XVII.

texto-antiguo

Navegando por el océano de Internet he llegado hasta un documento que me ha llamado poderosamente la atención y el cual he transcrito del castellano de aquella época. Se trata de dos informes redactados en Montilla y Granada en el 1659 (el 28 de mayo y el 24 de junio respectivamente), por D. Julián de Cañas Ramírez y Silva, Juez Oidor de la Chancillería de Granada, a petición de D. Juan de Góngora, Gobernador del Consejo de Hacienda, y que tratan sobre la ejecución en Montilla de Gregorio del Pozo y Martín Garrido, estanqueros del papel sellado de La Rambla y Montalbán, a los que se acusaba de falsificación de papel sellado (delito de moneda falsa). Estos dos estanqueros fueron salvados en el mismo patíbulo y en el último momento por varios curas y frailes sin el consentimiento de la Justicia. Desconozco si posteriormente se llevó a cabo la sentencia de muerte, aunque del texto se puede entender que hubo una apelación. En el documento, que no tiene desperdicio, se puede ver también las grandes dificultades que pasó el Juez Oidor D. Julián y otros subordinados suyos para intentar investigar este caso y hacer justicia (con actos de venganza y difamación hacia ellos incluidos), entendiéndose perfectamente al leerlo que la situación corrupta venía de largo tiempo atrás y muy posiblemente tendría el conocimiento y complacencia de parte del pueblo y autoridades locales. Dicho Gobernador del Consejo de Hacienda le pregunta los motivos para haber llevado a cabo la ejecución sin haberle consultado previamente, a lo que el Juez-Oidor le responde con los dos mencionados informes, siendo su contenido, ya transcrito, el siguiente: 

Copia de consulta hecha a su Majestad en su Consejo de Hacienda.

SEÑOR:

Por carta de Don Juan de Góngora, Gobernador de vuestro Consejo de Hacienda se me ordena informe los motivos que tuve para ejecutar sin consulta las sentencias de muerte contra Gregorio del Pozo y Martín Garrido, estanqueros del papel sellado de las villas de La Rambla y Montalbán, a quienes quitaron del suplicio algunos clérigos y frailes de esta ciudad con la ocasión de haberse quebrado el ahogadero y desatadose la fianza y soga de esparto, por malicia o impericia del Oficial de la Justicia, a que RESPONDO:

Que habiendo resultado de las diligencias de la Pesquisa de Córdoba sobre a introducción del papel falso, haberse también fabricado en esta ciudad mucha parte de él, me mandó V.M. por de comisión de 18 de junio del año pasado de 1658, tomase las noticias necesarias deleitado de aquella causa del ¿? Don Juan Antonio de Heredia , vuestro Alcalde del Crimen de la Chancillería de Granada, y procediere en la averiguación y castigo por estas palabras: “y hecha la dicha averiguación procederéis al castigo de los que de ella resultaren culpados condenándolos en las penas en que cada uno hubiere incurrido según la calidad de su delito, las cuales ejecutaréis en sus personas y bienes”. Que solas ellas dan satisfacción al reparo hecho por el Consejo, pues no sólo me manda V.M. proceder a la averiguación, sino a la ejecución del castigo en personas y bienes de los reos. Y esto mismo contienen diferente cartas (cuya copia va con esta consulta) que vuestro Gobernador me escribió en respuesta de las noticias que fui dando de lo obrado en esta pesquisa, una de 12 de noviembre que dice: “en las resultas de los autos se espera se conseguirá con brevedad el castigo y escarmiento de semejante delito, para lo de adelante, habiéndose averiguado el origen del daño y presos los principales autores de él, y allí V.M. vaya continuando todo lo que fuere necesario”. Y por otra de 19 de noviembre: “Por lo mucho que importa adelantar las demostraciones que pide negocio tan grave”. Y otra de 3 de diciembre: “Y que no se dilate más la demostración que conviniere hacer para el ejemplo y castigo de semejantes delitos”. Y también por otra de Don Domingo Centurión de vuestro Consejo de Hacienda, que en su nombre me escribe en 29 de octubre: “Y V.M. se sirva proceder adelante conforme a justicia y entretanto doy a V.M. de parte del Consejo muchas gracias de lo que ha hobrado”. Por cuyas órdenes no sólo me manda V.M. se consulte la ejecución de sentencias, limitándome la comisión, sino que antes me concede toda la jurisdicción bastante para proceder con ella al castigo, y con poder especial, para sentenciar y ejecutar, manifestándome la gravedad de este delito, encargando y mandándome abreviar la demostración del castigo, para que fuese escarmiento de otros. Y siendo la comisión de esta calidad, (y aún con palabras más imitadas) sólo tolera V.M. la consulta y la admite cuando duda el inferior en la probanza del delito o en la pena que se le debe imponer, por ser arbitraria y no legal ni determinada, o por otra justa causa o consideración de que resultase la inocencia del reo. En el primer caso (demás de no ser permitido) hallé a los de esta causa confesos y convictos, en el cual ni se consulta, ni se admite la apelación. Y en el segundo con pena legal y determinada por ley y premática promulgada en tiempo de V.M. que está en observancia. Y cuando estuvieran con ¿…? de las calidades, o confesos o convictos por haber delinquido en sus oficios, se debían ejecutar las sentencias sin diferir el castigo y también por ser especial en el delito de moneda falsa, cuya pena corresponde a los cómplices, falseadores y vendedores de papel sellado falso. El que debo consultar a V.M. no puedo ignorarlo, mas en los casos permitidos por derecho y de la misma suerte que sería culpable de no hacerlo cuando hay alguna de las razones dichas, y sería también cuando simuladamente fingiese la duda contra mi dictamen y conocimiento del proceso, y sería mayor el castigo de esta sospecha y menos fuerte la satisfacción más escrupulosa, pues faltando a la forma legal, ni cursa más de ocupar el tiempo al Consejo en delito no libre de castigo consultándole ociosamente, a que no debo exponerme cuando ejecute las sentencias de estos reos guardando términos de derecho y conforme a justicia como se me ordena. Y estas mismas reglas guardó ese otro licenciado D. Juan Antonio en la sentencia de azotes que ejecutó en Rodrigo de Acorta, escribano de número de a ciudad de Córdoba, sin consultarla por hallarse confeso y convicto, ni admitirle la apelación, cuya ¿? misión me ordena V.M. prosiga en Montilla, teniendo considerable inconveniente en una pesquisa tan dilatada y costosa, diferir el castigo de dos reos tan culpados esperando la resolución de la consulta en perjuicio de otros sumando nuevas costas y salarios que sobre los que se deben será muy sensible, no habiendo motivo para hacerlo. La continuación en este delito de tantos años, pues no sólo se ha cometido en los de 1657 y 1658, sino en los antecedentes. La obstinación en no conocer el falso papel sabiéndolo todos, y que la variedad de los delitos es tal y tan manifiesta que a nadie se le puede ocultar. La desenvoltura y desahogo con que corrió que parecese Sacra gala y donaire con el papel, pues tienen más falso que verdadero los escribanos, y las diligencias para estorbar su averiguación y mi pedirla ha sido con tanto exceso que parece no se ha tenido por delito, y el ver que sólo los que son contra V.M. se callan, se encubren, se disimulan y seducen a clemencia era motivo bastante para no disimular su castigo, y que el terror de la pena que les corresponde abriere los ojos de tanta ignorancia o malicia. Y cuando tantas circunstancias faltaran, la multiplicidad de delitos y enfermedad que padece esta república daba voces por su curación drene, y eficaz para reprimirlos y atajarlos como V.M. me lo manda, y si el del papel sellado no tuviera la pena del último suplicio se debía imponer, para que el ejemplo fuese escarmiento a los seglares, y esta amenaza los detuviese y ajustase a la razón para no ser cómplices con los de otro estado que les hacen sombra para tales insultos, y metidos en ellos no los excusan del castigo menos que con los inconvenientes que se han experimentado arriesgando todo en un punto y lo que más es la autoridad de la jurisdicción de V.M., como se vio el día del suplicio de estos reos y el siguiente que derribaron la horca. La desenvoltura con que se reselló en esta ciudad la primera vez y lo que a mis ojos ha parado en este, sin que se hallase un real que no fuese falso ni sin cuidado el autor habiendo tantos los doblones falsos que han corrido, y la fábrica nueva que se trataba de hacer, el poner fuego a la casa de un abogado que defendía la jurisdicción de V.M. a vista de un ministro suyo y los libelos que se fijaron en tiempo de otro, las resistencias hechas a mis ministros y los sucesos y accidentes de esta causa que ¿con…? de los autos, sólo pudo remediarlos la entereza de un ministro que vino aquí en nombre de V.M. con el castigo. Estos son, señor, los motivos que en el celo grande que tengo al servicio de Dios y de V.M. me obligaron a hacer tan particular servicio a ambas majestades, los autos de esta pesquisa manifiestan mucho más de lo que puedo significar y mis procedimientos, quien ha dado cuenta a V.M. de lo que ha sucedido en ella sin omitir cosa importante, no había de olvidar lo principal, si hallara algún fundamento para hacerlo, mis deseos han sido siempre no faltar a mi obligación, ni a la atención de ministro de V.M., que mandará lo que sea más de su servicio, cuya call…¿? persona guarde Dios como deseo y he menester.

Montilla y mayo, 28, de 1659.

Copia de carta escrita de Gobernador D. Juan de Góngora.

Joseph Antonio de Egui, cabal escribano de la pesquisa del papel sellado de Montilla me dice lo que pasó con V.S. y le ordeno me dijese el día que le beso la mano sobre que doy a V.S. las gracias y porque a lo más tengo satisfecho en mis consultas y cartas que he escrito a V.S. En esta sólo responderé a la queja que entendido se ha manifestado por parte del Marqués de Priego, diciendo le llame el día del suceso de los ajusticiados y examine testigos sobre ello.

En lo primero habrá visto V.S. la templanza de mi recado que se encaminó a darle cuenta del estado en que estaba la materia y que sólo su presencia la podía componer, lo cual no fue novedad mía ni falta de atención, sino ¿…? la que debía y prevenir no se me culpase en los lances que se podían seguir no haberlo hecho. Y en tiempos más calamitosos y turbulentos cuenta fray Prudencio de Sandoval en la historia del gran Emperador Carlos V en el libro ¿…? (que vos habrá visto tantas veces) el suceso del Alcalde de Corte Legui-Zamo que habiendo sentenciado en la ciudad de Murcia a cien azotes a un zapatero y quitadole el pueblo, dice también y como el Alcalde vio esto, fuese a toda prisa a casa del Marqués de los Vélez que estaba en la ciudad y cuando el marqués supo que el Alcalde iba a su casa no le quiso esperar, antes cabalgó a prisa y saliose de la ciudad y se fue a Mula. El Alcalde salió en seguimiento del marqués y de parte del Rey se puso pena de muerte y de prendimiento de bienes, se volvió luego con él a la ciudad a darle favor y ayuda para que pudiese hacer justicia.

En lo segundo, sobre el examen de testigos, no fue sobre el resultado ni la cabeza del proceso que dio principio a la sumaria de aquellos días contiene tal, ni se encaminó a más de referir el suceso conforme al testimonio que había dado el escribano, y lo que por mi se obró en defensa de la jurisdicción en que se escribió lo que dijeron los testigos de bajo de juramento ajustándose al hecho de la verdad para dar cuenta a su majestad.

Últimamente señor, lo que he obrado en este negocio ha sido ajustándome a las leyes y premáticas de estos reinos y doctrinas más seguras, con celo de Justicia y midiéndola al tiempo, lugar y estado en que me hallaba y a la atrocidad del delito, como consta del proceso. El salir sin cobrar los salarios también se verá de los autos como pasó y lo que en esto se obró, bien se conoce mi poca suerte, pues cuando me pareció menor inconveniente ceder a la materia de maravedís (tan de poco aprecio en los hombres de mis obligaciones) que dejar de manifestar mi obediencia a las órdenes del Consejo, también en ésto hay quien me culpa, espero que V.S. mandará se despache recetar que los cobre o comisión para que yo lo haga desde aquí, y lo que suplico a V.S. es tenga entendido desee tener con el Marqués de Priego toda buena correspondencia en lo que allí se ofreció a este suceso referido, y en él, como lo habrá conocido de los autos y de las dependencias de otros negocios lo podrá decir Joseph Antonio. Yo he sido desgraciado, mas espero en Dios que mis procedimientos volverán por mi razón y reputación, pues sólo su servicio y del Rey me han ocasionado estos lances, mayormente cuando V.S. es Juez de ellos y yo su hechura , a quien guarde Dios como he menester.

Granada y junio, 24 de 1659.

Julián de Cañas Ramírez y Silva = Juan de Góngora.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – 

Aquí os dejo también el enlace para el que quiera leer el informe original (páginas 36, 37 y 38).

Montilla (siglo XVIII)

Montilla (siglo XVIII)

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Los Balbuena; hidalgos montalbeños.

99225-escudero

Continuando con el trabajo de buscar las familias de origen hidalgo de nuestro pueblo, el cual comencé con la entrada publicada hace unos años y dedicada a los Barahona, ahora dedico la presente a los Balbuena, otra familia hidalga montalbeña, aunque a día de hoy el apellido ya no existe en Montalbán. Los Balbuena de nuestro pueblo eran de origen asturiano o castellano-leones, ya que existen seis lugares en España así llamados (aunque ahora se escriben Valbuena), uno en Asturias y cinco en Castilla-León, y siendo los mismos; Valbuena (Cabranes, Asturias), Valbuena (Aldeacipreste, Salamanca), Valbuena de Pisuerga (Palencia), Valbuena de Duero (Valladolid), Valbuena de Roblo (Crémenes, León) y Valbuena de la Encomienda (Villagatón, León), estamos por tanto ante un apellido de origen toponímico, si bien desconocemos de cuál de las referidas localidades procede en concreto. La información sobre el origen hidalgo de dicha familia la he encontrado en el libro de Óscar Barea López titulado “Heráldica y Genealogía en el sureste de Córdoba (siglos XIII-XIX). Linajes de Baena, Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Iznájar, Luque, Monturque, Priego, Rute, Valenzuela y Zuheros”. Concretamente en su página 101 podemos leer lo siguiente:

BALBUENA: De Valbuena (Asturias y 4 en Castilla-León). Desde Montalbán, pasó a Córdoba y Tomares, en el siglo XVIII, siendo recibidos en Baena.

Hidalguía Montalbán, Córdoba y Baena:

RCHG (Real Chancillería de Granada): Probanza, de 1743, a favor de Lucas García de Balbuena, de Montalbán.

RCHG: Real Provisión, de 1789-90, a favor de Francisco Rafael Balbuena y Nieto, vecino de Córdoba, contra Baena.

Genealogía en Montalbán, Córdoba, Tomares y Baena:

  1. Juan Balbuena, hidalgo en Montalbán, en 1637 y 1693-95, casado con Leonor de Doblas, de Montalbán. Padres de:

  2. Lucas García Balbuena, hidalgo en Montalbán, en 1681, 1689, 1693-95, 1701-2 y 1717-18, casado con María Siruela, de Montalbán. Padres de:

  3. Gerónimo Balbuena, hidalgo en Montalbán, en 1734, 1741-43, casado con Alfonsa de Aponte. Padres de Juan (recibido hidalgo en Tomares en 1777), y:

  4. Lucas Antonio Balbuena, de Montalbán, hidalgo en Córdoba, en 1777 y 1778, casado en Córdoba con María Susana Nieto de Torres. Padres de:

  5. Francisco Rafael Balbuena y Nieto, vecino y hacendado de Córdoba, familiar del S.O., recibido en Baena, en 1790, casado con María Agustina de la Rosa y Sandoval, de Baena, propietaria.

En los primeros libros de bautismo montalbeños (1558-1642) aparece el referido Juan de Balbuena, el cual estaba casado, como bien se dice en el libro de Óscar Barea López, con María de Doblas, y en dichos libros parroquiales aparecen como padres de dos niños bautizados. A día de hoy el apellido Balbuena o Balvuena (como se suele escribir en la actualidad) ya no existe en Montalbán, si bien en Córdoba y Baena sigue estando presente y posiblemente sean descendientes de aquellos Balbuena montalbeños, ya que este apellido es muy poco frecuente en nuestra provincia. Continuaré dando información sobre otras familias montalbeñas de origen hidalgo en futuras entradas del blog.

balbuena-asturias

Valbuena (Cabranes, Asturias), en la Comarca de la Sidra.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios