Información sobre el castillo de Montalbán extraída de la entrevista con Cristóbal González López , el cual conoció el citado castillo.

2684390029_ea1051f61d_b (2)

La citada entrevista fue llevada a cabo en 2014, cuando Cristóbal contaba con 95 años. Por desgracia este hombre falleció poco tiempo después.

Las información sobre el castillo de Montalbán más destacada de aquella amena charla que tuve con Cristóbal es la siguiente:

– Los restos que quedaban del que en su día fue castillo de Montalbán fueron derribados siendo Alcalde del pueblo D. Antonio Torrellas, poco después de terminar la guerra civil, a principios de los años 40. Fue derribado por Moisés Cañete, dueño de la era donde estaban los citados restos, estando los mismos por tanto en manos privadas. El motivo de echarlos abajo fue que los niños se iban allí a jugar y corrían peligro por el desprendimiento de piedras. Desconoce que se hizo con aquellos restos.

– El lugar se utilizaba ya de era estando aún en pie lo que quedaba del castillo, ya que los restos estaban pegados al filo que da a la Huerta Marquitos (hacia el Oeste), si bien se podía pasar andando por detrás y rodearlos. Los restos del castillo se veían perfectamente desde la parte de arriba de la calle Castillo, junto al Ayuntamiento. Dichos restos se utilizaban para asegurar las vigas del chozo que se montaba en el verano para las labores en la era.

– Los restos tenían forma cuadrada, pero le faltaban bastantes piedras, sobre todo de la parte baja de los muros.

– Las medidas que tenía, según Cristóbal, eran aproximadamente unos cinco metros de altura y tres o cuatro metros de anchura por pared.

– Los restos tenían dos agujeros grandes cuadrados en la parte alta de la pared Este, la que daba hacia la calle Castillo.

– El castillo (en este caso sus restos) estaba construido todo de piedra. Dichas piedras eran bastas y de color claro y la mezcla que las unía era de un color tirando al amarillento. Esta afirmación resulta un tanto contradictoria, porque hay otros testimonios que mencionan que también había tapial, puede que en realidad se usaran ambos materiales de construcción en diferentes partes del castillo.

– No recuerda que tuviera almenas en su parte superior ni nada parecido, ni ningún elemento destacable, sí que recuerda que arriba del todo crecían jaramagos y se posaban las cigüeñas. También recuerda que junto al castillo había muladares.

– También recuerda Cristóbal que durante el verano se ponía a la sombra del castillo por la tarde, cuando el sol ya enfilaba hacia el Oeste, siendo su sombra muy fresca.

– Al preguntarle a Cristóbal por el grosor de los muros dice algo que me desconcierta, y es que según él no había muros ni puerta de entrada, sino que era macizo, como un “montón de piedras más o menos organizado”. ¿Estaríamos ante un trozo de lienzo de muralla, restos de algún contrafuerte de la misma, parte maciza de alguna torre u otro o elemento parecido?. Una construcción parecida a lo que detalló Cristóbal podemos encontrarla en el cercano castillo de Dos Hermanas, en término municipal de Montemayor y junto al arroyo Carchena, en dicho castillo aún existe una torre (que da al Este), de la cual se conserva su parte maciza y que servía de base hasta alcanzar la cota del terreno. En cualquier caso esta cuestión habría que contrastarla con otras personas mayores que aún vivan y conocieran el castillo de Montalbán.

En su momento le agradecí a Cristóbal González López su aportación y vuelvo a dejar constancia de mi agradecimiento hoy en esta entrada.

2685207962_dc57c58b2d_b

Restos de la torre maciza en el castillo de Dos Hermanas.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

25 de agosto de 2018, un día muy especial, hoy vuelve a salir en procesión Nuestro Padre Jesús del Calvario.

1

La última vez que esta imagen religiosa procesionó por las calles de Montalbán fue en 1993, yo tenía dieciocho años y un buen flequillo rubio. Hoy, 25 años después, con cuarenta y tres y menos pelo, tendré el honor de participar en la comitiva vistiendo mi uniforme de gala, la ocasión lo merece sin lugar a dudas. Es muy llamativo que una imagen tan venerada como “El Jesús de los Jesuses”, como popularmente es llamada, salga en desfile procesional en tan contadas ocasiones, cada 25 años, (antes de la modificación de los estatutos sus salidas eran sólo por rogativas o similares), sin embargo este hecho lo hace más singular si cabe y despierta entre los creyentes y muchos no creyentes una particular atracción de fe, de cariño o de curiosidad…, o incluso una mezcla de las tres cosas. De todos es sabido que Nuestro Padre Jesús del Calvario es una imagen muy especial que cuenta con una devoción popular extraordinaria en Montalbán y en otros muchos municipios y lugares de nuestra comarca, como queda probado cada año con la peregrinación de los “Hermanos del Campo” que tiene lugar la noche del 5 al 6 de agosto, celebrando la Transfiguración del Señor y estando Montalbán en feria, celebrada también en honor a Nuestro Padre Jesús del Calvario. Por todo ello hoy, 25 de agosto de 2018, es un día muy grande para nuestro pueblo, para los montalbeños, para los creyentes y en cierto modo también para los que no lo son, pero que pueden ver en esta imagen algo propio, un bien cultural que da vida y personalidad a su pueblo, así lo creo sinceramente. Para terminar esta pequeña entrada me gustaría contar una historia verídica; hace unos años mantuve una interesante conversación con un amigo de un pueblo donde hay muchos devotos de Nuestro Padre Jesús del Calvario, los cuales peregrinan como los Hermanos del Campo antes citados. Pues bien, este amigo mío hace el camino todos los años desde su municipio hasta el Calvario, y hablando de forma distendida sobre varios asuntos salió el tema de la fama de milagroso que tiene Nuestro Padre Jesús, a lo que él en un momento dado de la conversación me interrumpió y me dijo: “Andrés, ¿no te he contado nunca por qué hago cada año el camino hasta Montalbán para ver al Señor?”, a lo que intrigado respondí negativamente. Entonces me relató un suceso que pasó en su familia unos años atrás. Lo que me contó este hombre fue lo siguiente; según él, de niño y chavalillo había hecho la peregrinación con sus familiares hasta nuestro pueblo cada 5 de agosto, sin embargo, al pasar la adolescencia empezó a perder el interés por seguir realizándolo y dejó de peregrinar. Así estuvo diez o doce años o quizá más, sin embargo sus padres y la mayoría de familiares suyos seguían haciendo el camino. Un día de verano, cuando él contaba ya con unos treinta años, un sobrino suyo sufrió un accidente muy grave por un descuido, el niño, de unos 4 o 5 añitos, y que no sabía nadar, se cayó a una piscina en un chalé que su familia tiene y aunque no estuvo mucho tiempo sumergido en el agua fue trasladado al Hospital en estado crítico, y así estuvo durante varios días, luchando el angelito con todas sus fuerzas por sobrevivir y con su familia consternada y en amargo llanto. Pero por suerte, su estado empezó a mejorar hasta que finalmente despertó y se recuperó totalmente y sin ningún tipo de secuela, los familiares lloraban ahora, pero de alegría. Me contó mi amigo, que mientras su sobrino estuvo en coma le rezó a Nuestro Padre Jesús del Calvario y le prometió que si su sobrino se salvaba volvería a hacer el camino cada año hasta el final de su vida. Pero lo más sorprendente vino después. Unas semanas más tarde, estando ya el niño recuperado y en su casa, se reunieron varios familiares para comer juntos, y alguien tuvo la ocurrencia o curiosidad de preguntarle al niño que si recordaba algo de los días que estuvo “durmiendo” en coma, entre la vida y la muerte, y el niño dijo que sí, que sólo recordaba una cosa porque le había dolido, y es que según contó el niño, soñó que iba muy contento con su bicicleta por un camino y se cayó y se hizo daño en una pierna y le dolía mucho, y lloró, pero entonces vino un hombre muy alto, con barba y vestido de blanco y lo consoló y lo curó, le dio un beso y le dijo que no llorara y que cogiera la bicicleta y se fuera para su casa. Cuando el niño contó aquello todos los familiares quedaron en silencio mirándose unos a otros sin saber que decir, atónitos, pero todos estaban pensando lo mismo, abrazaron al niño y lloraron y rieron de puro gozo, porque en su fe, entendían que sin duda el que ayudó al niño en aquel duro trance de su vida no fue otro que Nuestro Padre Jesús del Calvario, al que todos ellos habían rezado e implorado durante aquellos días de incertidumbre. Esa fue la historia, totalmente real, que me contó mi amigo hace unos cuantos años, y que he creído oportuno contarla en un día tan señalado como hoy, que cada uno la interprete como guste y desde el punto de vista que quiera. Espero que hoy sea un día muy grande para los montalbeños, para el pueblo y su comarca y ojalá que dentro de 25 años estemos aquí para poder ver a Nuestro Padre Jesús del Calvario nuevamente por las calles de Montalbán.

7723900830_938a7cfa99_z

Hermanos del Campo peregrinando de La Carlota a Montalbán la noche del 5 al 6 de agosto.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Cuando el aullido del lobo aún se escuchaba en la Campiña Cordobesa.

lobo--644x362

No cabe duda que el aullido del lobo es uno de los sonidos que más ha llamado la atención a los hombres desde hace miles de años. El oírlo, normalmente durante la noche, despertaba en nuestros ancestros una mezcla de temor y de admiración que se ha seguido manteniendo hasta nuestros días, en los que este gran cazador sobrevive a duras penas en unas pocas cadenas montañosas de nuestro país. Sin embargo hubo un tiempo, no tan lejano como podríamos pensar, en el cual el lobo poblaba toda la Península Ibérica, incluso aquí en esta campiña nuestra tan domesticada y agrícola actualmente, no hace tanto tiempo la presencia de los lobos era algo habitual. Ni que decir tiene que en aquellas pretéritas fechas la campiña no era como la vemos ahora, sí que en parte estaba ya cultivada, pero aún mantenía un alto porcentaje de terreno que seguía siendo monte, lo que había sido toda la campiña desde hacía miles de años; un inmenso bosque mediterráneo. En aquellas frondas y dehesas, donde por encima de todos los vegetales reinaba la encina, había grandes mamíferos como osos, lobos, ciervos, jabalíes, linces o gatos monteses, prueba de ello es la cita que se recoge en “El libro de la Montería” (siglo XIV) de Alfonso XI, al poder leerse lo siguiente: “…se dice que en los sitios de Monte-Mayor y Montilla estaba la más abundante de jabalíes, osos y otros animales…”.

lobo-iberico

Pero centrándonos en los lobos, que los hubo y muchos en nuestra campiña, una de las mejores herramientas para poder rastrear pruebas de su presencia es la toponimia. En nuestro ámbito campiñés más cercano he encontrado hasta siete topónimos que hacen referencia al lobo (posiblemente haya más). Sin duda el origen de esos topónimos está en la presencia de lobos en aquel entorno. Los enumero a continuación mencionando su ubicación y alguna información más de interés:

Caño del Lobo: Se trata de un pago rústico así denominado que hay muy cerquita de la Laguna Zóñar, hacia el Sur, en Aguilar de la Frontera.

Caño del Lobo (aguilar junto a zoñar).jpg

Fuente del Lobo: Se trata de un cortijo que hay muy cerca de Puente Genil, hacia el Norte.

cortijo Fuente del Lobo.jpg

Cerro del Lobo: Este topónimo está en desuso, habiendo tenido conocimiento del mismo gracias a un mapa del término municipal de Montalbán de finales del siglo XIX. Se trata de un suave montículo que hay al Suroeste de Montalbán, ya en término de Santaella, aunque más cerca de Montalbán que del citado pueblo vecino.

Cerro del Lobo (Santaella cerca de Mtb).jpg

Piedra del Lobo: Se denominaba así a una piedra grande y de color oscuro que había cerca de San Sebastián de los Ballesteros, concretamente en el cruce que une el tramo de carretera donde está la pista de fútbol sala con la carretera de Fernán Núñez. Dicho tramo de carretera se denomina actualmente calle Piedra del Lobo.

Piedra del Lobo, lugar donde estuvo ubicada

Lugar donde se ubicaba la Piedra del Lobo.

Camino del Lobo: También conocido como camino del Puerto del Lobo, es una vereda que sale de El Arrecife (La Carlota) en dirección Sureste.

Cuesta del Lobo: Se trata de un pago rústico que hay cerquita de La Victoria, hacia el Oeste.

Cuesta del Lobo y Camino de Lobo (la victoria y el arrecife).jpg

Valdelobos: Se trata de un pago rústico que hay cerca de La Guijarrosa, hacia el Sureste. También existe el topónimo Vereda de Valdelobos.

Valdelobos, pago y vereda.jpg

Otra indudable prueba de que había lobos en la campiña cordobesa y concretamente en nuestro ámbito geográfico más cercano son los documentos antiguos que han podido llegar hasta nosotros y que mencionan a estos animales como habituales moradores de estos contornos. En la tesis doctoral de Javier López Rider, “Santaella y el Suroeste de la Campiña Cordobesa en la Baja Edad Media”, y en las páginas 571 y 572, al describir los testimonios tomados a varios declarantes en el contexto de un pleito de lindes, refiriéndose a la zona del Toril y La Fuencubierta (a apenas 7 u 8 km de Montalbán) y remontándose el declarante al año 1446, podemos leer lo siguiente: “El último declarante es Juan Gómez Limón, que relata estando en el cortijo de Canillas con su cuñado, que se llamaba Alonso Ruiz del Covo, vecino desta villa, que labraba en el dicho cortijo de Canillas y que una noche con la luna, el dicho su cuñado fué a furtar madera a los dichos cortijos, que llevó consigo a este testigo para que le guardase los asnos por miedo de los lobos que había muchos entonçes (…) en el monte que estaban a mano izquierda del dicho camino, en aquellos cerrillos altos que allí estaban, que había allí buen chaparral gordo…”. Es muy interesante este documento, ya que gracias al mismo sabemos que en esta parte de la campiña, y concretamente en la zona de La Fuencubierta y El Toril, los lobos eran abundantes como mínimo hasta mediados del siglo XV, y tantos había por allí que durante la noche no se podía dejar un borrico solo ni para coger leña, ya que se corría el peligro de que lo mataran los lobos, como ha quedado patente por lo leído anteriormente. Queda claro también por lo manifestado por este hombre que en aquella zona aún se mantenía un destacable bosque de grandes encinas, el cual daría cobijo a todo tipo de animales salvajes.

Como todos sabemos, de aquel bosque mediterráneo que cubría los cerritos campiñeses ha quedado muy poco, aunque todavía se pueden observar en nuestro entorno más próximo chaparros en algunos linderos o algunas encinas solitarias, quizá lo único que quede por estos alrededores que pueda servir para hacernos una idea de lo que era esta campiña serían la Dehesa Tocina, cerca de La Victoria y el Manchón del Navarro en Montemayor, también llamado Cerro de la Pollera.

la dehesa tocina la victoria

Dehesa Tocina.

Espero que esta pequeña entrada del blog haya servido para hacernos reflexionar y ver nuestra campiña con otros ojos, e intentar asimilar lo distinta que ha llegado a ser comparándola con lo que es hoy día. Ahora que se acerca el invierno y apetece estar sentados con las “nagüillas” y el brasero, imagino a nuestros antepasados campiñeses en las noches frías del invierno, sentados junto a la lumbre, contando historias mientras el fuego crepitaba acogedor y en la lejanía aún se escuchaba… el aullido del lobo.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Topónimos de origen animal en el término municipal de Montalbán (Córdoba).

20171002_121436.jpg

Paisaje campiñés

En nuestro término municipal son varios los nombres de lugares que están relacionados con animales, la mayoría de ellos por la existencia de determinados animales en esos sitios antiguamente o incluso en la actualidad. Los topónimos de origen animal son bastante comunes en toda la geografía española y son muy interesantes porque pueden darnos una idea de la fauna que existía en una determinada zona, sobre todo cuando se trata de topónimos antiguos con nombres de animales salvajes. En Montalbán he encontrado diez topónimos con nombres de animales, algunos de ellos en desuso en la actualidad y que han llegado hasta nosotros gracias a documentos antiguos, es posible que haya alguno más, pero hasta ahora estos son los que he encontrado y que seguidamente pasaré a detallar. Empezaré primero por los seis topónimos de origen animal que aún perduran en la actualidad, para terminar con los otros cuatro que cayeron en el desuso.

Pago y arroyo de Las Primillas: Este pago y su arroyo homónimo se encuentran al Noroeste del término municipal de Montalbán. Reciben este bello nombre debido a la gran cantidad de cernícalos primillas que había por aquel lugar. Hoy día también pueden verse ejemplares de estas aves rapaces, aunque menos.

cernícalos primillas

 

Pago de Valdeconejos: Situado al Este del término municipal de Montalbán y lindando con Tentecarreta. Seguramente en su día fue bautizado con este nombre  por la abundancia de este mamífero lagomorfo (que no roedor) que tanta hambre ha quitado en España desde hace milenios. En la actualidad sigue siendo una zona donde abundan los conejos.

conejoqn

Conejo

 

Pago de Tabarra: Después de hablar con varias personas mayores y preguntarles por el posible origen del nombre de este pago situado al Sur del Prado, son varias las que me han dicho que al parecer el nombre le podría haber sido dado porque antiguamente había allí muchas “tabarreras” o nidos de “tabarros”. Los tabarros son unos insectos de picadura venenosa, parecidos a las avispas sólo que algo más grandes y muy temidos porque sus picaduras y mordeduras son muy dolorosas. Construyen sus nidos en el suelo. Su nombre científico es Vespula Vulgaris. Antiguamente las tierras se labraban menos que hoy en día, por lo cual los nidos de tabarros eran bastante frecuentes. No pocos son los accidentes que se producían cuando al estar trabajando con las bestias, alguna pisaba un nido de tabarros y estos salían a cientos, enfurecidos, picando a todo lo que se movía e incluso en algunas ocasiones causando la muerte a hombres y animales que no lograban ponerse a salvo.

tabarro y tabarrera

Tabarro sobrevolando la tabarrera.

 

Pago de La Mosca: Está situado este pago al Sur de nuestro término municipal, estando rodeado por el Norte por el pago de Las Morras totalmente y lindando al Sur con término municipal aguilarense. No he podido averiguar el origen del topónimo, aunque podría tener relación con la abundancia en su momento de este insecto díptero, bien sea la mosca común o las moscas grandes que pican a los caballos (tábanos), tampoco se puede descartar que esté en relación con el mote o “nombrajo” de algún antiguo propietario.

 la-mosca

 

Pozo de los Cochinos: Este pozo es de titularidad municipal y hoy en día se encuentra con su brocal tapado y cerrado con una puerta. Está situado al Sur del casco urbano montalbeño, a apenas un kilómetro, junto a la Vereda de Málaga y cerca del Pilar del Cambrón, formando parte (junto a dicho pilar) de los abrevaderos que tenía aquella zona como descansadero de ganado aledaño a la vereda citada. El origen del nombre era que los cochinos bebían del agua de este pozo, bien porque su su brocal fuera más bajito o porque se derramara o manara su agua hacia afuera y bebieran de la misma junto al pozo.

20171002_122221

Pozo de los Cochinos.

 

Poza de los Perros: Se trata de un manantial de agua que existe junto a la carretera de Puente Genil aproximadamente a la altura del Pilar del Cambrón. Este manantial formaba una poza donde bebían los perros, de ahí su nombre.

 

Cerro de las Ánsares: Topónimo que actualmente está en desuso y que ha llegado hasta nosotros gracias a la tesis doctoral de Javier López Ríder (profesor de Ciencias de la Antigüedad y de la Edad Media en la Universidad de Córdoba), titulada; “Santaella y el suroeste de la Campiña Cordobesa a finales de la Edad Media”. En dicha tesis y en su página 355, al describir las lindes que tenía una dehesa de Montalbán a mediados del siglo XV, dice lo siguiente: “dende la vega, donde la tierra de Sahagún, e de allí yva a dar entre el çerro de Pedro Días e el çerro de las Ansares, e de allí a la Hontanilla de Aguilar…”. El cerro de las Ánsares por tanto estaría junto al Cerro Pedro Díaz (también llamado Cerro Pelitre), por lo que posiblemente se refiera al Cerro de Prado Albán, el cual se encuentra muy cerquita del Cerro Pedro Díaz, discurriendo entre ambos montículos el camino de Montalbán a Santaella. Ambos cerros destacan en el paisaje del Oeste de Montalbán y son muy visibles desde el casco urbano. El origen del nombre de cerro de las Ánsares está sin duda en que en aquel lugar abundaban estas aves cuyo nombre científico es Anser Anser, siendo llamadas también gansos u ocas. Estas aves son migratorias y pasan los inviernos en el Sur de España provenientes del Norte de Europa. No debe extrañarnos que estos animales eligieran esta zona para pasar el invierno o como lugar de parada mientras iban a otro destino como por ejemplo Doñana, ya que en aquella época gran parte de nuestra campiña se mantenía poblada de bosque mediterráneo, y seguramente esa parte del término de Montalbán sería una laguna la mayor parte del año, formando un complejo endorreico que atraería a ese tipo de fauna, desde luego el topónimo de aquel cerro es una prueba de esto que afirmo, y más si tenemos en cuenta que el pago de La Laguna está a apenas unos cientos de metros de allí.

cerro pedro diaz y cerro de las ansares

A la izquierda el Cerro Pedro Díaz, a la derecha el Cerro de Prado Albán, el cual podría ser el antiguo Cerro de las Ánsares.

Ansares.jpg

Ánsares, también llamados ocas o gansos.

 

Cerro del Milano: Este topónimo está prácticamente en desuso y tuve conocimiento del mismo por el Catastro de Ensenada (1751), concretamente en la respuesta que describe las tierras comunales que tenía Montalbán en aquella época. En un principio desconocía su ubicación, sin embargo gracias a mi buen amigo Manuel Jesús Gálvez Estepa he podido saber cuál es el Cerro del Milano, ya que dicho amigo además de haber escuchado muchas veces el topónimo citado tiene olivos allí. Pues resulta que el del Milano es un cerro que hay en el pago de La Pascuala (quizá coja también parte del pago de Las Viñas), al Este de Montalbán, concretamente es el cerro que encontramos a la derecha después de la pasera de la familia Del Pino, viniendo de Montilla, siendo además perfectamente visible desde la carretera.  El origen del nombre está en el avistamiento de esas aves rapaces en aquel lugar, ya que el mismo Manuel Jesús Gálvez Estepa me confirma que oyó decir a varias personas mayores que durante los primeros rayos de sol de la mañana siempre había milanos sobrevolando este cerro.

cerro del milano.jpg

Cerro del Milano, visto desde la carretera de Montilla.

milano real en vuelo buena

Milano Real

 

Huerta de las Zorreras: Este topónimo está actualmente en desuso y ha llegado hasta nosotros gracias al Catastro de Ensenada (1751), concretamente en la respuesta que describe las tierras comunales que tenía Montalbán en aquella época. Es muy difícil saber cuál era aquella Huerta de las Zorreras de mediados del siglo XVIII, sin embargo hay un lugar de Montalbán que cumple con tres requisitos para poder serlo, y es las inmediaciones del Pozo Redondo, cerca del Pilar del Cambrón, ya que en ese sitio hay tierra de labor para huertas, de toda la vida ha habido madrigueras de zorros en la parte más abrupta del paraje y además hay tierras comunales (que hoy pertenecen al Ayuntamiento) y que formaban parte de la zona de descansadero de ganado de la Vereda de Málaga. El origen de este topónimo está sin duda en la existencia de zorreras (madrigueras de zorros) en las inmediaciones de una huerta.

13160793Yu

Zorro junto a su zorrera.

 

Los Mosquitos: Topónimo en desuso hoy en día. Estamos quizá ante el topónimo de origen animal más curioso que me he encontrado realizando esta pequeña investigación. Usando el buscador de mapas antiguos de la Junta de Andalucía encontré un mapa del año 1945 donde se ve parte del casco urbano de Montalbán, así como las parcelas rústicas que rodean el pueblo. Pues bien, me encontré con la sorpresa de que hay una zona rústica muy concreta del extrarradio de Montalbán (hoy en día está dentro del casco urbano) y que viene denominada como Los Mosquitos. La zona en cuestión es la actual calle del Pilar y aledaños, en el mapa que adjunto puede verse. Desconozco el origen de este topónimo, pero es fácil llegar a la conclusión de que posiblemente era por la abundancia de estos insectos tan molestos en aquella zona de las afueras de Montalbán.

Los Mosquitos 1945

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

“MONTE ALVÁN”, así llamaban y escribían también el nombre de nuestro pueblo a finales de la Edad Media.

11122012057

La palabra “Montalbán” deriva del latín MONTEM-ALBANVM, cuyo significado es “Monte  Blanco”, la cual evolucionó a Monte Albano, posteriormente a Monte Albán y finalmente a Montalbán. Durante varios siglos el nombre de nuestro pueblo se estuvo escribiendo indistintamente con B o con V, es decir Montalbán o Montalván, lo que no había visto nunca en ningún documento referido a nuestro pueblo, hasta ahora, es la forma primitiva de su topónimo, es decir Monte Albán o Monte Alván en este caso. Sin embargo hace pocas fechas he tenido la gran suerte de poder leer la tesis doctoral de Javier López Ríder (profesor de Ciencias de la Antigüedad y de la Edad Media en la Universidad de Córdoba), titulada; “Santaella y el suroeste de la Campiña Cordobesa a finales de la Edad Media”, texto de 2017 en donde he encontrado auténticas joyas escritas sobre nuestra comarca más cercana durante la Edad Media (siglos XIII al XV), incluido Montalbán por supuesto. Esta etapa de la historia de nuestro pueblo ha sido muy poco estudiada, por lo que el valor que tiene para los montalbeños lo investigado y averiguado en esta tesis es muy importante y tiene muchísimo mérito. En esta tesis doctoral Javier López Ríder ha contado con el apoyo institucional de los ayuntamientos de La Rambla, Montalbán, San Sebastián de los Ballesteros, Santaella y La Guijarrosa. Como decía, en esta tesis, además de otras muchas aportaciones muy interesantes sobre nuestro pueblo, aparece transcrito un texto de mediados del siglo XV, el cual creo que es muy interesante y viene a demostrar que en su día a nuestro pueblo también se le llamaba “Monte Alván”. A continuación transcribo el extracto de texto de la citada tesis donde mencionan a nuestro pueblo con el referido topónimo, concretamente en la página 281:

“Por su parte, la información sobre el poblamiento de Montalbán arranca de una manera más consolidada en 1454. En este año, en la plaza de La Rambla se pronunció por orden de doña Elvira de Hinestrosa, mujer del honrado caballero don Alfonso de Montemayor, como administradora del dicho castillo y lugar, lo siguiente: dijo que por quanto Fernando Alonso de Montemayor, señor que fue de los dichos castillos de Alvendin e Monte Alván, hordenó e estando seyendo bibo que qual quyer persona que quisiese venir a vivir al dicho lugar de Monte alván, que se obligase a fazer una casa de teja de cinco tiseras e de cercar un corral de dos tapyas en alto e pechase quatro años con cierto pan e gallinas (…). La intención de hacer esas casas con teja es de establecer una población permanente, incluso esta ordenanza se emite porque muchos de los que comenzaron a fabricar sus viviendas, se marcharon y la dejaron a medio hacer. Por ello, quieren hablar con estas personas para que vuelvan a venir y aumentar la vecindad.”

Panorama 1 (1)_0

PD: Gracias Javier, por este magnífico trabajo que has realizado, te lo digo en nombre de todos los montalbeños interesados por la historia de su pueblo, que somos muchos.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

Errores toponímicos del mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional en el término municipal de Montalbán de Córdoba (visible a través del SIGPAC).

Como bien nos indica la wikipedia, el Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (SIGPAC), es un aplicación SIG del Gobierno de España (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) que permite identificar geográficamente las parcelas declaradas por los agricultores y ganaderos en todo el territorio español, usando para ello el  mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional, del Ministerio de Fomento.

No cabe duda de que el referido mapa y el SIGPAC son unas herramientas magníficas no sólo para lo que fue creada, sino para ver los mapas y enriquecer nuestro conocimiento general del campo y también de los nombres de los pagos, ríos, arroyos, montes, lagunas, etc., que hace que lo usemos muy a menudo los que somos curiosos natos y siempre estamos preguntándonos cómo y por qué tal lugar se llamará de esta u otra forma, satisfaciendo de esta forma nuestra natural curiosidad y afición por la toponimia.

Pues bien, me ha llamado mucho la atención que en nuestro término municipal he encontrado tres errores que saltan a la vista fácilmente, los mismos son los siguientes; denominar Tejones de Dios al pago llamado realmente TAJONES DE DIOS, denominar Arroyo de las Chorreras a un curso fluvial distinto al que realmente se llama así, y nombrar al pago de TENTECARRETA en plural (Tentecarretas). Como curiosidad aportaré que en el término municipal de nuestros vecinos rambleños también existen errores, como por ejemplo denominar “Fuentelavada” a la Fuente del Abad, desde luego es casi sonrojante éste último error. A continuación paso a detallar dichos errores de nuestro término, considerando este que escribe muy interesante que el Ayuntamiento de Montalbán moviera los hilos y se pusiera en comunicación con las instancias correspondientes a fin de subsanarlos.

Tejones de Dios: En realidad es TAJONES DE DIOS, tal y como puede verse en mapas antiguos y como ha sido nombrado siempre este pago rústico en nuestro pueblo, el cual está situado al Noreste de Montalbán, entre la Matallana y el Mansegar. Según el Diccionario de la RAE un “tajón” puede ser una “vena de piedra de que se hace  la cal” o un “trozo de madera”, sin embargo estos significados no parecen tener relación con el origen del nombre de este pago montalbeño. En el vecino pueblo de Montemayor también existe un pago llamado Los Tajones de Duque, según he podido averiguar en aquel pueblo esos “tajones” son divisiones muy antiguas de tierra que el Duque tenía arrendadas a vecinos de aquella localidad. Montalbán perteneció durante casi todo el siglo XV a la Casa de Montemayor, además en 1450 Fernando Alonso de Montemayor y después su hija Beatriz, tomaron medidas para repoblar Montalbán, ¿podría estar el origen del nombre de este pago montalbeño en el homónimo de Montemayor?. El topónimo “tajones” se repite en Andalucía en varias ocasiones y siempre referido a pagos o parajes, en concreto en Rute (Córdoba), en Puerto Real (Cádiz) y en Mollina (Málaga). Así mismo, buscando por Internet he encontrado otros dos lugares en España con ese topónimo (ambos en la provincia de Soria y pegados el uno al otro junto a la capital), siendo éstos: el “Monte de Tajones” en la pedanía de Las Casas (perteneciente a Soria capital) y la “Suerte de los Tajones” en Valonsadero (espacio natural a 5 km de la capital). En ese lugar, se denomina “tajones” a antiguos terrenos públicos de labor (heredades del concejo), los cuales eran labrados por todos los vecinos en un día y cosechados igualmente por todos en otro y que servían para los gastos propios o del común. Está comprobado que Montalbán recibió población soriana en el siglo XVIII (esa repoblación fue llevada a cabo por la Casa de Medinaceli), por lo cual también queda la incógnita de si la palabra “tajones” podría haber venido a Montalbán con aquellos habitantes de Soria. Tanto la información proveniente de Montemayor como la de Soria nos hace llegar a la razonable conclusión de que la palabra “tajones” está relacionada con una antigua forma de llamar a divisiones de tierra de labor.

tajones de dios error

Error en el mapa

tajones de dios mapa

Como es en realidad; “Tajones de Dios”.

Arroyo de Las Chorreras: Cualquier persona mayor de nuestro pueblo, y no tan mayor, sabe que una cosa es el arroyo que baja de La Alameda y otra muy distinta el arroyo de Las Chorreras, sin embargo en el mapa 1:25.000 del Instituto Geográfico Nacional se denomina erróneamente Las Chorreras al que en verdad no es otro que el arroyo de La Alameda o de la Huerta Marquitos, nombrado también en algunos mapas como “regato” (arroyo pequeño). El “verdadero” arroyo de Las Chorreras tenía su nacimiento antiguamente en un manantial muy cercano al casco urbano de Montalbán, en su parte Sur, en lo que hoy llamamos El Sótano (si bien debido a la colmatación por escombros de aquella zona hoy en día el inicio del arroyo está más abajo) y discurre en dirección al pago de La Laguna, a partír de la cual es conocido como Acequia de la Laguna Baja. En varios mapas del término municipal de Montalbán de finales del XIX puede constatarse ésto que afirmo, y que como dije antes, sabe cualquier persona que conozca bien nuestro pueblo y su entorno. No acierto a comprender por qué motivo en el mapa se produce este “cambio de nombre”, pero mientras nadie lo corrija ahí sigue “dañando” a la vista. A esta zona se le llamaba antiguamente Las Chorreras en general, no sólo al arroyo. En aquel lugar había tierra que servía muy bien para lavar los cubiertos y vajillas (“tierra de fregar”), cuando aún no había agua corriente ni “mistol” o similar en los domicilios, y era muy habitual que las madres mandaran a sus hijos a coger de aquella tierra y traerla hasta las casas en una cuba o espuerta, diciéndoles que tuviesen cuidado y no la cogieran “de donde se mea la gente”. En cuanto al origen del topónimo, según el DRAE la palabra “chorrera” tiene entre otros significados los de trecho corto de río en que el agua, por causa de un gran declive, corre con mucha velocidad” o “cascada”, y sin duda ahí está el origen del nombre, porque efectivamente en aquella época existiría un gran declive del terreno hacia el Oeste por donde discurría el arroyo en sus comienzos y seguramente en momentos de lluvias el agua correría con gran fuerza hacia abajo.

mapa chorreras error

Error del mapa al ubicar el Arroyo de las Chorreras.

arroyo huerta marquitos 1945.png

Arroyo de la Huerta Marquitos (mapa de 1945).

chorreras mapa 1872

Mapa de 1872 donde se ubica correctamente el Arroyo de las Chorreras.

chorreras mapa 1890

Mapa de 1890 donde se ubica correctamente el Arroyo de las Chorreras.

Tentecarretas: Su nombre en realidad es TENTECARRETA (en singular). Es éste uno de los pagos más famosos de Montalbán sin lugar a dudas, tanto por su catacumba, por sus abundantes restos arqueológicos, por su belleza paisajística y por sus famosas naranjas. El nombre se divide en dos partes claramente diferenciadas; “tente” y “carreta”. “Tente” hay que entenderlo como una contracción de “sostente” o de “detente”, de “sostener” o “detener”, y “carreta” pues todos sabemos lo que es, un carro tirado por bestias. Creo que la explicación al por qué se le dio ese nombre es porque por allí discurre el antiguo camino de Montilla y el terreno es muy quebrado, por lo cual las carretas pasarían por allí con no pocas dificultades. Nadie en Montalbán nombra este pago en plural, sin embargo así (Tentecarretas) viene denominado en el mapa que nos ocupa, erróneamente a mi entender, porque su nombre de toda la vida, como atestiguan mapas antiguos y la forma de nombrarlo la gente del pueblo, es en singular; TENTECARRETA, que además, si incidimos en el mencionado origen del topónimo está bastante claro que es una contracción de “Sostente carreta” o de “Detente carreta” (por las pronunciadas cuestas que tenían que subir y sobre todo bajar con los carros), y estando de acuerdo en que ese es su origen, lo lógico es que dicha contracción hasta llegar al topónimo actual se produzca en singular, como es en realidad.

tentecarreta mapa error

Error del mapa al nombrar Tentecarreta en plural.

tentecarreta mapa 1872

Mapa de 1872 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1890

Mapa de 1890 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1893

Mapa de 1893 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

tentecarreta mapa 1949

Mapa de 1949 donde se nombra correctamente Tentecarreta.

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Árboles singulares de Montalbán: El Pimentero Falso del “Jardinito” (Plaza de la Constitución).

IMG_0313.JPG

El Pimentero Falso o Falsa Pimienta, cuyo nombre científico es Schinus Molle, es un árbol de hoja perenne de origen sudamericano (Brasil, Argentina y Uruguay mayormente), el cual aguanta muy bien las altas temperaturas y la sequía, por lo que es muy habitual su uso en jardines del Sur y del Levante español. Nuestra Falsa Pimienta fue sembrada por Fermín Bascón Bascón, el cual fue policía municipal del Ayuntamiento de Montalbán y al mismo tiempo encargado del departamento de jardinería desde 1962 hasta 1995, consistiendo dicha tarea de jardinero en el cuidado y mantenimiento de los jardines del pueblo y del cementerio. Por el trabajo de jardinería no recibía emolumentos, sólo el sueldo de policía, se puede decir por tanto que Fermín lo hacía por amor al arte o más bien por amor a los árboles y a las plantas en general. Volviendo al árbol que nos ocupa, Fermín lo sembró en una maceta, en 1960, con semilla cogida de otra pimienta falsa que había en la Plaza de la Constitución de La Rambla (plaza del Ayuntamiento), transplantándola posteriormente a su ubicación actual en 1963, por lo cual este árbol tiene ya 57 años.

IMG_0193.JPG

Fermín Bascón junto a la Pimienta el 6 de agosto de 1966.

IMG_0311.JPG

Fermín en el mismo lugar en 2017.

Este Pimentero Falso tiene un gran porte en la actualidad, siendo el mismo de 11 metros de altura, 10 metros de envergadura de copa y 2,30 metros de circunferencia de tronco. Desde hace décadas su tronco se ha ido inclinando, por lo que en fechas recientes se ha colocado una especie de arco metálico para ayudar a sostenerlo y evitar así que pueda dañarse o quebrarse. Su estado de salud es muy bueno, prueba de ello es el verdor y exuberancia de su ramaje y copa, lo que proporciona una sombra muy tupida y fresca que se agradece mucho durante los meses de calor, siendo los banquillos que hay bajo su copa un lugar inmejorable para sentarse a la sombra a charlar, leer o simplemente relajarse. 

IMG_0319

Fermín sentado a la sombra de la Pimienta.

Debido la inclinación del tronco mencionada antes, es bastante sencillo trepar al tronco de este árbol, por lo que es habitual ver a niños jugando encaramados al mismo, como hacíamos mis amigos y éste que escribe a principios de los años 80, cuando un servidor vivía en la calle San Francisco, popularmente conocida como Salsipuedes, que tan gratos recuerdos me trae.

IMG_0316.JPG

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario