nostalgia…

 

Aún recuerdo con nostalgia y cariño aquellas romerías de chozas de caña en el arroyo de Las Primillas, hace quince años… o quizás más, cuando para San Isidro faltaba apenas un mes, salíamos a las cinco de la tarde del colegio, de la “escuela” como siempre se ha dicho en Talbania y con gran ilusión en nuestras mentes púberes nos dirigíamos a la Huerta Dios, al arroyo, allí habíamos quedado, en un claro de aquel encajonado y antiguo cauce, entre viejos olivos, almendros, pitas, granados, cañas y bravías “jigueras”. Todos trabajábamos afanados con azadas y con barretas para limpiar la yerba crecida durante un año en la choza y para hacer los agujeros que albergarán los postes, normalmente los hacíamos con pitones, pero también alguna vez íbamos hasta el “sótano” y buscábamos vigas de casas viejas y a hombros las trasladábamos hasta el arroyo, el que conozca Talbania sabe que habrá más de un kilómetro y medio seguramente. Después hacíamos las paredes, con cañas verdes que cortábamos en el arroyo de la alameda casi siempre, hoy los ecologistas se pondrían de uñas, cortábamos las cañas con “jocinos” y hacíamos manojos muy grandes y pesados que arrastrábamos hasta la choza, luego las pinchábamos una a una entre poste y poste y le dábamos fuerza con unos alambres, el techo casi siempre se hacía tendiendo un viejo fardo de recoger la aceituna y atándolo en los postes, aunque lo más experimentados constructores de chozas lo hacían con alambre, juncia y hojas de caña que da una sombra más fresca… en verdad viene a mi memoria todo esto y me asombro de los esfuerzos y las tardes que pasábamos hartándonos de trabajar para tener nuestra choza a punto el quince de mayo, y además contentos de hacerlo, llegábamos a nuestras casas sucios, embarrados, cortados con las cañas y hasta con alguna que otra vejiga en nuestras blandas manos de aspirante a quinceañero. Cuanto ha cambiado todo en tan pocos años… hoy en día ya nadie tiene su choza de romería en el arroyo, ahora la gran mayoría tienen una caseta de hierro y lona, ahora casi todas las fiestas están en la polvorienta y calurosa explanada donde las moscas y el sol aguijonean sin piedad. Algunas tardes me gusta pasear por el campo con mi perra y visitar aquel arroyo, aquellas frondas donde hacíamos nuestras chozas de caña, la naturaleza ha tapado ya cualquier rastro de aquellos días festivos, sólo queda el cantar de los pájaros, sólo el viento que acaricia y mece la arboleda, sólo quedo yo y mis nostálgicos pensamientos en un día de primavera.

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a nostalgia…

  1. Ahdia dijo:

    Hola : Me he roto un poco la cabeza pensando en Talbania.He buscado pueblos….sierras ….ríos de los que pudiese provenir el nombre.Al final leyendo tu última entrada creo que Talbania es el lugar donde vive tu infancia,los momentos felices,la nostalgia.
    Un saludo
    Contestame…..

  2. Ahdia dijo:

    Por cierto, me gusta mucho lo que has escrito.

  3. Gloria dijo:

    í¡Estoy visiitando espacios amigos y te dejé mi saludo .
    Hasta otro dia
    Gloria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s