Córdoba, “la calor”… y la sierra.

“…la sierra es tan morena como tu cara,

como tu cara es la Sierra Morena.

 

Córdoba aferrada a su sierra, cayéndose ladera abajo, agarrándose a sus pinos y encinas, como una gota de sudor rodando por tu pecho mujer. En la siesta cordobesa, en la feroz canícula, cuando los frágiles pajarillos abren sus picos buscando un soplo de aire que no llega y apuran la última volada hasta llegar a la clara fuente que sacie su sed, a esas horas Córdoba se muere sola, castigada por un sol inclemente, sus anchas avenidas de la ciudad nueva parecen ríos candentes de negra lava… mientras tanto por las estrechas calles de la judería desfilan los turistas, achicharrados por el solano, rojos, buscando la sombra y una taberna donde entregarse a la rubia y fresca cerveza. El calor, “la caló”, compañera nuestra de largos meses del verano que parecen no tener fin y que tan sólo da tregua con el crepúsculo, cuando cae la noche y el viento del oeste y la cercana sierra refrescan el ambiente pero no los corazones. Ayer escapé de este horno llamado Córdoba estival, me fui a la sierra, esta joya verde de la que la ciudad está colgada y que es la gran desconocida para tantos cordobeses… Subiendo por una estrecha y sinuosa carretera, el sol a punto de esconderse teñía de tonos rojizos y anaranjados el limpio cielo del verano, rodeado a mi paso de una fronda espectacular y que me hacía creer que estaba en otro lugar, en otro tiempo… encinas, pinos, almendros, granados, romero, quejigo… todo tipo de árboles y plantas serranas e incluso castaños en lo más recóndito de claros arroyos que caen en cascada monte abajo o se esconden entre la vegetación. Subiendo y subiendo a la par que bajaba la temperatura, notando como el aire que acaricia mi cara se hace cada vez más fresco, llegué hasta un mirador desde donde se puede contemplar toda la ciudad allá abajo, en la calurosa hondonada, me alegré, me sentí ufano de poder notar el frescor y el olor de esta Sierra Morena, esta sierra nuestra, tan cerca… y tan lejos.

 

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Córdoba, “la calor”… y la sierra.

  1. Montse dijo:

    Preciosa descripción … sensación … casi me trasladé allí … Besotes de la Vaca!!

  2. Talbanés dijo:

    Besos para ti amiga, me alegra que te haya gustado la entrada. Saludos desde Córdoba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s