“El valle de la cultura”…

Yo era un niño, un “amiguete”. Después de la escuela iba al campo junto a mis amigos a cazar pajarillos, roedores o algún imprudente erizo. Acompañados de nuestros perros vagabundos a los que nunca conseguían cazar los laceros, recorríamos arroyos y padrones en busca de nidos de abejarucos o asaltábamos algún huertecillo para probar las tiernas habas y lechugas. Donde más me gustaba ir era a un escondido paraje al noreste de Talbania, andando por el sendero flanqueado de encinas y majuletos llegábamos al valle de la catacumba, al “valle de la cultura”… era mi sitio preferido desde siempre y sentía algo especial al caminar por allí, los ancianos nos contaban viejas historias que han ido transmitiéndose de boca en boca a través de las generaciones y aseguraban que hace cientos y cientos de años allí mismo hubo un poblado en el que vivieron muchas personas y que según parece se llamó Secobia o Segovia, que hubo un tiempo, mucho antes de que Talbania brillara blanca en su cerro, antes de que recortara su silueta de tejados y ermita en el paisaje de la campiña, antes, mucho antes… que hubo una vez un húmedo valle boscoso de finas arenas, de frescas y claras aguas, de abundante caza y árboles frutales… de gentes cazadoras y laboriosas que adornaban sus cuerpos con fósiles de conchas y petrificados dientes de tiburones que nadaron en océanos desaparecidos hace millones de años. Todavía hoy sigo yendo a este sitio, y sus arenas, sus manantiales y sus musgos son los que ahora me hablan de aquellos antiguos moradores del valle, que un día, nadie sabe por qué… dejaron de habitarlo.

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “El valle de la cultura”…

  1. juanito el feo dijo:

    Andrés, eres estupendo. ¿Puedes creer que hasta hoy (13 de febrero) no he descubierto tu bitácora? Un día, de paso, me dijiste algo de esto, pero no sabía de qué me hablabas. Hoy la he descubierto, he leído casi todo, y me gusta mucho, de verdad. Realmente desconocía esta cualidad tuya, me alegra mucho el saberlo y te felicito. Siempre he tenido la "amargura" de no hallar entre los jóvenes quien se dedique a publicar lo que escribe, puesto que en la intimidad lo hará mucha gente que desconozco. La Revista de la Feria es un claro ejemplo de lo que digo.
    Me siento también orgulloso de que utilices el nombre de Talbania como referente de tus narraciones, ficticias y no tanto, y que al mismo tiempo te hagas llamar Talbanés. Me enorgullece porque, como estamos de acuerdo, es el anagrama que ideé en la "República Hablanera" para significar un origen mentiroso de nuestro pueblo. Yo lancé el nombre y la leyenda de Talbania pero tú estás dándole vida. A través de tus vivencias e imaginación, le estás dando cuerpo literario a una fantasía caprichosa de quien ahora te escribe. Otro día me gustaría hablar sobre este asunto porque, inédito, tengo un texto anterior a "La República" donde verso sobre la "fundación" de Talbania. Mientras tanto te felicita
     
    Pruden
     

  2. El blog de TALBANÉS... dijo:

    Muchas gracias por tus palabras Pruden, viniendo de ti me siento muy halagado. Efectivamente el nombre Talbania me encantó desde el primer momento que lo escuché o mejor dicho desde que lo leí en algún escrito tuyo, es por ello que, aunque nombre ficticio de tu invención, debería tener su gentilicio también, por lo que escogi como pseudónimo Talbanés. Un saludo y entra siempre que quieras a este espacio que, por lo que he dicho antes, también tiene parte de tuyo jejeje, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s