Antonio Molina y la “tomatada” en Montalbán.

Montalbán tiene el dudoso honor de ser el lugar donde el gran cantante Antonio Molina recibió, casi con toda seguridad, la mayor “tomatada” de toda su carrera artística. Alguna que otra vez había oído hablar sobre este tema en el pueblo y realmente me lo tomaba más como una leyenda urbana (o rural en este caso) que como algo que hubiera sucedido en realidad, pero tras informarme en varias fuentes y sobre todo a través de personas mayores que estuvieron aquel fatídico día en el lugar de los hechos resulta que es del todo cierto que ocurrió. No he conseguido, hasta ahora, dilucidar en que fecha concreta vino a cantar a Montalbán, pero por los datos que he podido recabar debió ser en el año 1956 o 1957. El lugar donde actuó Antonio Molina fue en el cine de verano de la calle Pozuelo y teniendo en cuenta que en esos años era ya un artista consagrado a nivel nacional, el hecho de que viniera a cantar al pueblo fue un acontecimiento bastante importante para las gentes del lugar. De todos es sabido que en Montalbán hay mucha y buena afición al cante y que siempre se ha respetado escrupulosamente a los cantaores que han venido al pueblo, por lo cual, me preguntaba… ¿cómo es posible que el gran Antonio Molina acabara bajo una lluvia de tomates en Montalbán?, ¿qué llevó a parte de los aficionados a realizar este acto tan reprochable?. Según la información que yo he podido conseguir, para explicar el motivo hay varias versiones; una sería que estaba muy afónico y que antes de cantar se reunió con varios aficionados del pueblo en la conocida taberna de Juanito “la Bala” y allí les contó que tendría problemas para cantar bien por motivo de estar ronco, posiblemente se corrió la voz por el pueblo y según parece un mozo del lugar que tenía un huerto se llevó a la actuación un buen cargamento de tomates “en prevención” de lo que pudiera ocurrir. Otra versión es que el día de antes o días antes cantó en Santaella y su actuación fue francamente mejorable con el consiguiente enfado de los aficionados santaellanos, los cuales pusieron en aviso a los de Montalbán con el resultado final de todos conocido. Fue tal el alboroto que se formó en el cine de verano y la cantidad de tomates que le lanzaron que a los pocos días ya se canturreaba por el pueblo una coplilla que decía así:

 

“Mia” si le tiraron tomates,

que traía una “chaquetica” verde

y se la pusieron granate.

 En el año 1971 Antonio Molina volvió a cantar en Montalbán, ahora en el cine de invierno de la calle Ancha. Según parece fue una actuación memorable y de la que los aficionados quedaron muy satisfechos. El propio Antonio Molina, con su simpatía natural, recordó a los allí congregados que nunca se le olvidaría el episodio de los tomates que le había ocurrido años atrás en aquel mismo pueblo.

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Antonio Molina y la “tomatada” en Montalbán.

  1. Paco Muñoz dijo:

    Muy interesante Talbanés. La primera vez que vi a Antonio Molina fue haciendo la película “El Cristo de los Faroles”. Y como no voy a conocer la afición al cante de Montalbán. Mira en cierta ocasión se celebró allí, en la Peña Manolo Caracol, una Asamblea de Peñas Flamencas, no te puedo precisar el año pero mi hijo Gabriel era muy joven, un niño. El guitarrista que iba a ir que era Rafael Trenas estaba en otro sitio y no podía y mandó a mi hijo, se metieron en una sala que había debajo del escenario y ensayó con algunos cantaores aficionados que iban a cantar. A lo hora de la salida se preparan y le dice el cantaor, un vecino: -Y ahora vamos a empezar con unas cañas. Y le contesta Gabriel: – Yo le he dicho a usted que cualquier cante menos las cañas, que aún no las domino. -Así de claro. Aquello cayó muy bien pues no se cortó y sin pelos en la lengua le repitió en público lo que habían pactado en los ensayos. Tocó de todo menos las cañas. Y le hicieron muchos aplausos. Luego cuando nos veníamos el presidente de la peña le quiso dar algo, y le dijo -No señor hoy he fracasado aquí y no merezco nada. -El presidente le tuvo que rogar para que cogiera el regalito. Yo estuve todo el rato al margen.

    Después tiene varios premios en su haber, ha actuado por todos sitios, en España y en el extranjero. Es titular de una cátedra de guitarra flamenca en el Conservatorio Profesional de Córdoba, y le falta lo justo para terminar el Doctorado. Ahora tiene veintisiete años.

    Así que el primer “fracaso exitoso” de Gabriel Muñoz de niño, fue en la muy noble ciudad de Montalbán.

  2. Talbanés dijo:

    Si has estado en Montalbán entonces sabrás perfectamente lo respetuosa que es aquella afición con los cantaores, guitarristas y con los artistas del mundo flamenco en general, supongo que lo que pasó con Antonio Molina en aquella ocasión fue una mezcla de malentendidos que llevó a algo tan condenable como que un artista reciba una lluvia de tomates. Muy bonita la anécdota que has contado sobre tu hijo Gabriel, en ocasiones como esas se ve la personalidad que tienen los individuos, y tu hijo hizo muy bien al darle nones al cantaor, el público así lo valoró por lo que cuentas. Te felicito porque tu hijo además de ser un gran guitarrista debe tener mucha personalidad, de alguien la habrá heredado. Un saludo amigo.

  3. Pruden dijo:

    En efecto, Andrius, el suceso de la tomatada la refirió el mismo Antonio Molina en la radio. Cada vez que lo ponía al oírlo lo recordaba mi madre sin dejar de reírse, que es como se cuentan las anécdotas desgraciadas que le ocurren a otros. Mis padres probablemente estuvieran en la sonada función porque yo lo venía oyendo desde chiquitico. En una entrevista que le hicieron al cantante, me contaba mi madre, le preguntaron si había tenido alguna mala noche y Antonio Molina no lo ocultó, dando a las ondas por su propia voz el nombre de Montalbán de Córdoba (lo que para mi madre significaba mucho) como el lugar donde le tiraron tomates.
    El motivo no hay que dudarlo y tú lo cuentas así: estaba afónico y tuvo la desdicha de ponerse a cantar delante de unos chavales previamente anunciados.

    En cuanto al suceso del guitarrista Gabriel Muñoz siendo niño, un diez. Sí señor, así se toca: sabiendo.
    Saludos

  4. Talbanés dijo:

    Gracias Pruden, me alegro de ver comentarios tuyos aquí, por fin se ve que funcionan definitivamente. Desconocía el hecho de que Antonio Molina hubiese nombrado a Montalbán por la radio en referencia a los tomatazos que se llevó en nuestro pueblo. Gracias por la información amigo. Un abrazo.

  5. Esto sería “la tomatina” trasladada a Talbania.
    Curiosa anécdota. Saludos 🙂

  6. fran dijo:

    Es curioso pariente. No sabía nada de esa tomatada.
    Si lo hizo mal y luego, años después, vino a arreglarlo, no está mal, todo un caballero.
    A ver si hacen lo mismo otros artistas que seguro que lo han hecho igual o peor y por desgracia no había allí nadie con tomates a mano.

    Un saludo.

  7. Talbanés dijo:

    Pues yo lo había oído muchas veces pariente, pero lo que no sabía es si era verdad o fantasía, y resulta que sí que ocurrió jeje. De todas formas por mal que lo haga un artista no se merece que le tiren tomates, al menos eso pienso yo, que le silben o lo abucheen si quiere el respetable, pero lanzarle no se le debe lanzar nada a alguien que se sube a un escenario. Un saludo pare.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s