Acerca de los “bichitos de luz” que aún pueden verse en Montalbán…

Luciérnaga hembra emitiendo luz en plena oscuridad

Así es como la gente ha llamado siempre a las luciérnagas en el pueblo. Hasta que el hombre empezó a envenenar el campo y contaminar los cursos de agua estos entrañables insectos eran muy comunes, sin embargo en la actualidad es difícil conseguir verlos, pero aún quedan algunos rinconcitos donde es posible hacerlo. Mi abuela me contaba que a principios del verano los niños jugaban a cazar luciérnagas, y que las había a cientos en las alamedas y en las huertas, junto a los pozos y arroyos, sitios éstos que al llegar la noche se cuajaban de preciosas lucecitas de color verdoso, jugaban a cazar estos escarabajitos de cuerpo blando y meterlos en un bote o cruelmente los despaturraban frotándolos en sus infantiles manos para conseguir que sus palmas brillaran fosforescentes en la oscuridad. La especie de luciérnaga que aún puede verse en nuestro municipio es la Nyctophila Reichei, también llamada “luciérnaga mediterránea”, diferenciándose de otras luciérnagas ibéricas en que son de un color más clarito. La hembra es de color pajizo, asemejándose más a un gusano que a un escarabajo, son ellas las que al carecer de alas se quedan quietas en el suelo o en la vegetación y permanecen encendidas para atraer a los machos. Éstos por su parte vuelan y normalmente no suelen emitir destellos luminosos (en otras especies de luciérnagas sí que lo hacen), sólo lo harán si son molestados por algún depredador (o por algún humano curioso como este que escribe), lo que ha llevado a pensar a varios entomólogos que la emisión de luz por parte de las luciérnagas macho de la Nyctophila Reichei pudiera estar en relación con algún mecanismo de defensa. La existencia de luciérnagas en un ecosistema es garantía de que no está contaminado, ya que son especialmente vulnerables a la contaminación del campo, de las aguas y también a la lumínica, además estos animalitos están considerados como muy beneficiosos para la agricultura, debido a que son unos voraces devoradores de caracoles y babosas. De hecho, si tienes un huerto y pretendes que sea ecológico no hay mejor noticia que descubrir que hay “bichitos de luz” en las inmediaciones. Esperemos que con el paso del tiempo cada vez sean más los lugares donde puedan verse estos maravillosos animales…, sin lugar a dudas será muy buena señal.

Luciérnaga macho

Luciérnaga hembra

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Acerca de los “bichitos de luz” que aún pueden verse en Montalbán…

  1. Paco dijo:

    ¡Que cosa más curiosa! Que entrada más bonita y tierna. Yo nunca las he visto en persona, tengo la desgracia de ser de ciudad. O es que como tu dices el campo por donde me muevo está contaminado.
    Enhorabuena y bonitas fotografías.

  2. Primo Pruden dijo:

    A propósito, Andrius, todas las tardes que bajo al huerto dejo tres cubas llenas, a bebe ratón,
    de agua limpia esperando los bichitos de la luz que íbamos a llevar allí. Puedo seguir esparando, pero ya sabes que yo también cumplo años

  3. Al leer la entrada me he quedado pensando en que no me he dado cuenta de que de pequeño estaba acostumbrado a verlas y que ahora no veo ninguna y lo peor que ni si quiera me había dado cuenta de que ya no las veía.

    Es cierto, los arroyos (por los menos los de Fernán) ultimamente son un cúmulo de basura y sus aguas arrastran plaguicidas y restos de fertilizantes en cantidades exageradas…

    Espero poder volver a verlas más por la campiña, porque como dices, será un buen síntoma de cambio a mejor.

    ¡Un saludo!

  4. Talbanés dijo:

    Ante todo perdón por la tardanza en contestar, he estado una semana en Galicia haciendo el camino de Santiago, una experiencia que recomiendo por muchas cosas, entre otras por la exuberante naturaleza por donde discurre, por lo precioso que es el casco histórico de Santiago de Compostela… y por el fresquito que hace allí, que en esta época del año se agradece.

    Paco, en Córdoba aún pueden verse en la sierra, de hecho este año las he visto en el arroyo Pedroche, junto a la ciudad es más complicado.

    Pruden, por echarle agua limpia no van a venir las luciérnagas, pero bueno, al menos la tierra y las plantas lo agradecerán, estos animalitos suelen estar cercanos a pozos y manantiales y en zonas donde no hayan echado productos químicos como inseciticidas o herbicidas, y también que abunden los caracoles, cogerlas de un sitio para llevarlas a otro es desvestir un santo para vestir otro, de todas formas me gustaría ir una noche por el huerto, lo mismo las hay y tú ni te has dado cuenta, que es muy posible.

    Diego, por suerte aún quedan algunos sitios donde pueden verse, antes había muchas más en la Campiña. Hace sólo unos días las vi en Galicia por decenas encendidas junto al camino de Santiago posadas en las hierbas cuando volvíamos andando de cenar de Palas de Rei hacia las cabañas-hotel donde nos hospedábamos.

    Un saludo y gracias por vuestros comentarios.

  5. Primo Pruden dijo:

    Gracias por la anécdota que dejas en Derivadario sobre el apodo de tu abuelo. Pues sí que se reirías los chiquillos con su exclamación angarillera.

  6. Talbanés dijo:

    jejeje, seguro, fíjate si les haría gracia que con ese mote o nombrajo (en montalbeño) se quedó mi abuelo hasta que se murió. Un abrazo pare.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s