Fauna humana cordobesa (II): “Esparragueros”

La Sierra de Córdoba... paraíso del esparraguero.

Es este uno de los especímenes más típicos  y antiguos dentro de la “fauna” humana cordobesa. Está probado documentalmente que ya en tiempos de los romanos y también de los moros los esparragueros cordobeses recorrían la sierra y sus aledaños durante la primavera en busca de los brotes nuevos y tiernos de esta planta Lilíacea, con los cuales se hacen unas tortillas y revueltos de toma pan y moja…, nunca mejor dicho. El esparraguero cordobés vive el campo, adora su sierra, se acuesta por la noche deseando que suene el despertador antes de la amanecida para salir a buscar espárragos, y hasta cuando está durmiendo sueña que encuentra el más grande y tierno a la sombra de un gran acebuche allá arriba, en la sierra. Los esparragueros cordobeses se conocen entre ellos, y como seres territoriales y competitivos que son saben perfectamente por las zonas de la sierra que andan unos y otros…, teniéndose totalmente controlados en todo momento. Por ello, mientras está en plena búsqueda no hay cosa que de más placer a un esparraguero que encontrar un buen ejemplar a sabiendas que hace poco rato ha pasado por el mismo lugar un competidor y no ha sido capaz de verlo. Dentro de esta “competitividad esparragueril”, también es muy frecuente que al volver el esparraguero a la ciudad con su manojo de espárragos en la mano (normalmente atados con una gomita) suele ser un ritual inexcusable el llegar al bar o la peña habitual y dejar dicho manojo encima de una mesa bien a la vista de todo el mundo, mientras él se queda en la barra y degusta con parsimonia un medio de vino relatando pormenorizadamente las hazañas de la búsqueda de ese día a todo el que quiera escucharlo… o no.

Espárragos silvestres. Foto dedicada a "Corpus Nudum".

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Fauna humana cordobesa (II): “Esparragueros”

  1. Paco Muñoz dijo:

    Preciosa la entrada, y entrañable. Yo conozco algunos aficionados, y decir que para mi es casi imposible verlos, cuando ellos los ven de lejos, creo que lo que dominan es el entorno. Algunas veces me han dicho -Mira ahí está. Y yo sin localizarlo hasta que lo ha arrancado. Luego recuerdo cuando la carretera pasaba por Carmona, en la curva de entrada al pueblo, personas con grandes manojos vendiéndolos. Enhorabuena Andrés.
    Un abrazo

  2. Antonio Gálvez dijo:

    Enhorabuena por el artículo, a ver cuando haces uno de cazar gamuzinos, que es autóctono también del pueblo, jejeje. Un abrazo Andres.

  3. pruden dijo:

    Loor a los esparragueros, pobres de solemnidad, combatientes del hambre secular de Andalucía, héroes de la rebusca, husmeadores en la desesperanza, pordioseros de la naturaleza que a la naturaleza adoran como al pan de cada día, afanados jornaleros en paro que no paran, inteligentes hombres a los que la miseria les aguzó la vista y el sentido elemental de la sustancia, sea para vosotros el brindis generoso y amable con el que Talbanés os recuerda. Salud

  4. Talbanés dijo:

    Paco, sí que es sorprendente la habilidad que tienen los esparragueros veteranos para ver las esparragueras y sus espárragos, pero también hay que tener en cuenta que, como veteranos que son, se conocen los lugares donde están las esparragueras de un año para otro. Aquí en mi barrio vienen muchos después de buscar al bar que hay frente a mi casa. Un saludo y gracias por tu comentario.

    Antonio lo de cazar gamusinos no sería mala idea, anda que no me acuerdo bien la broma que le gastamos a tu pariente Macetillo cuando teníamos 14 o 15 años, lo tuvimos casi dos horas cargando un tarugo de madera, que pesaba lo suyo, por aquellos andurriales de Tentecarreta, en teoría tenía que lanzarlo al suelo para espantarlos cuando viésemos a los gamusinos o algo así que se inventó mi primo Chiquito, que fue el ideólogo de la broma… la panzá de reir fue grande. Gracias por tu comentario.

    Amigo Pruden, que comentario más bonito, muchas gracias. Con él queda mejorada sustancialmente esta entrada. Un saludo pare.

  5. corpus nudum dijo:

    Hola pariente

    Me has recordado los tiempos en los que yo era esparraguero. Sí, mi abuelo nos llevaba a todos los nietos a buscar espárragos.
    Lo recuerdo perfectamente y es por eso por lo que estoy en desacuerdo contigo. No es tu entrada la causa de mi desconformidad, que por cierto es buenísima, sino la fotografía con la que la ilustras.
    El que cogiera ese manojo, seguro que se metió en un campo sembrado de espárragos o los compró en la tienda. Jaja, yo al menos no he sido capaz nunca de coger algo así.

    Un saludo.

  6. Talbanés dijo:

    jajaja, pariente, pues seguramente tienes razón, esa foto la he encontrado por internet, y como yo no soy esparraguero pues muy posiblemente sea lo que tú dices, que no son espárragos bravíos o campestres. Buscaré una nueva foto jejeje. Me alegra que te guste la entrada, un saludo.

  7. corpus nudum dijo:

    Jajajaja. Gracias por la dedicatoria.

    Ves, el manojo es más feo, pero creo que tienen mejor sabor. O es posible que estén más buenos porque como cuesta tanto encontrarlos…
    Que recuerdos de aquellos tiempos !!
    Los buscábamos en los olivos, creo que ahora no es muy aconsejable por eso de los líquidos.

    Bueno, un abrazo

  8. Talbanés dijo:

    Un saludo pariente, me alegra que esta entrada te haya traído buenos recuerdos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s