El “Mojón del Término”

mojon del termino

Uno de los significados que nos da el Diccionario de la RAE para la palabra “mojón” es el de “una señal permanente que se pone para fijar linderos de heredades, términos y fronteras”. Etimológicamente deriva del latín mutŭlo, -ōnis, de mutŭlus. Entre Montalbán y La Rambla existe un mojón muy antiguo y muy conocido tanto por montalbeños como rambleños, ya que el mismo delimita desde hace siglos ambos términos municipales y con anterioridad, y en esa misma ubicación, marcaba el límite del Señorío de Aguilar (al que pertenecía Montalbán) con los dominios de La Corona (a la que pertenecía La Rambla). El Mojón del Término (que así es llamado) está situado en el pago de La Matallana, (el cual está compartido entre Montalbán y La Rambla), concretamente junto a la carretera A-3133 que une ambos municipios y a la altura del km. 25.

mojon de termino

mojon del término

Se trata de una enorme piedra caliza de unos 3000 kg. de peso aproximadamente, la cual tiene una altura total de más de tres metros, midiendo la parte que asoma 130 cm. más o menos. La forma de esta piedra es parecida a la pata de un jamón colocado de pie, siendo la punta o “pezuña” lo que está en el exterior, estando por tanto la mayor parte del mojón enterrado en el subsuelo. Cabe destacar que la parte visible del mojón está pulimentada de manera tosca. La pregunta que cualquiera se puede hacer al observar esta mole de piedra en mitad de la campiña es ¿desde cuándo lleva colocada en este lugar?…, pues bien, en el libro de María Concepción Quintanilla Raso “Nobleza y Señoríos en el Reino de Córdoba. La Casa de Aguilar (siglos XIV y XV)”, concretamente en la página 102, viene recogido como Don Pedro Fernández de Córdoba, Señor de Aguilar desde 1441 hasta 1455, “se apoderó del heredamiento de Matallana, cerca de La Rambla, parte del cual cedió a censo a algunos vecinos de ese último lugar para que lo plantasen de viñas y olivares”. Este hecho nos demuestra que a mediados del siglo XV aún no estaban señalados con claridad los límites entre las tierras del Señorío de Aguilar y de La Corona e incluso posiblemente La Matallana se encontrara aún sin desmontar, por tanto es de suponer que en ese momento todavía no estaba colocado el mojón. En esa época eran continuos los pleitos y disputas entre los señores de Aguilar y La Rambla al no estar claros los límites de cada uno. Por un documento de la Casa de Aguilar-Priego del año 1587 sabemos que “tratando el Marqués de Priego de señalar los términos de su estado para la mejor recaudación de los diezmos y rentas, hizo una visita a los términos, para cuyo efecto convocó a la villa de Cabra, Lucena, Santaella y La Rambla, que eran limítrofes con los territorios de la Casa de Aguilar-Priego”. Es decir, a finales del siglo XVI siguen sin estar bien definidos los términos de las villas que formaban el Señorío de Aguilar-Priego y por tanto nuestro mojón seguramente no estaba colocado todavía. Pero por otro documento de la Casa de Aguilar-Priego sabemos que unos pocos años más tarde, en 1595, el Marqués de Priego practicó visita convocando a los mismos pueblos del señorío, que lo eran: Aguilar, Montalbán, Montilla, Monturque y Puente de Don Gonzalo (Puente Genil), y se señaló a cada uno su correspondiente término”, por tanto es de suponer que en aquel momento es cuando el Mojón del Término fue alojado en su ubicación, por lo que llevaría sirviendo de señal de límite desde hace más de cuatro siglos.

mojon de la florenciaEntiendo necesario mencionar que a principios de los años 90 del siglo XX el Mojón del Término estuvo a punto dejar de cumplir con su función e incluso corrió el peligro de que algún desaprensivo lo hiciera desaparecer. Se estaban realizando las obras del Restaurante “La Aduana” (actual Unidad de Estancia Diurna de La Rambla) y hubo que mover tierra para el ensanche del carril, por lo que se retiró parte del terreno donde estaba colocado el mojón, lo quitaron de su lugar y lo dejaron de lado como un peñasco más, y así estuvo tirado entre escombros y forraje durante días en lo que en la actualidad es la glorieta (en aquel tiempo cuneta ensanchada de la carretera), y ahí se hubiese quedado si no fuera porque por suerte lo vio el montalbeño Victorio Domínguez Muñoz, el cual estaba realizando el acondicionamiento de jardinería en el talud junto a La Aduana, al ver lo que habían hecho con el mojón y que no tenían intención de volver a colocarlo en su lugar decidió hablar con el operario de la pala y éste abrió un gran agujero en el talud para, entre unos pocos operarios que trabajaban con él, colocar la piedra en el mismo lugar en el que llevaba desde hacía varios siglos, corriendo esta operación por cuenta de Victorio, ya que la misma, como es natural, no estaba contemplada en el presupuesto que él había realizado, es muy de agradecer este gesto que tuvo nuestro paisano Victorio. Según me contó él mismo les costó mucho trabajo volver a colocar el mojón debido a lo enorme que es. Como no hay mal que por bien no venga, gracias a esta vicisitud por la que pasó el mojón allá por los años 90 es por lo que sabemos sus dimensiones y medidas. Quizá haya quien opine que el Mojón del Término es sólo un gran peñasco al pie de la carretera, sin embargo habemos muchos otros que pensamos que el mismo forma parte de la historia de Montalbán y de La Rambla, de nuestra Campiña en definitiva. Por tanto, sirva esta entrada del blog como pequeño homenaje al Mojón del Término, esa pesada piedra (tan cargada de historia) que comparten ambos pueblos…, y ojalá que siga allí por muchos siglos  para que la puedan ver las futuras generaciones.

mojon de la florencia (3)

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El “Mojón del Término”

  1. Antonio dijo:

    Muy buen artículo Andrés, como siempre sigues enriqueciéndonos con pinceladas muy interesantes de la historia de nuestro pueblo. Nuestro vecino Vitorio Dominguez merece sin duda un reconocimiento por tan noble gesto, que yo al menos desconocía. Un saludo Andrés, espero impaciente tu próxima entrada.

  2. Jesús María Moriana dijo:

    Muy buena entrada Andres. Como sigas así al final vas ha tener que hacer un libro de historia local de Montalbán. Yo lo compraría. Sigue investigando que es un buen servicio a la comunidad.

  3. victoriodominguez dijo:

    Amigo Andrés, se agradece dicha mención… aunque creo que no es para tanto, cualquiera de los muchos… (como tú bien dices) qué no solo vemos eso, “un peñasco” … y hubiese estado en mi lugar, seguramente habría hecho lo mismo.

    Y como en cada historia… ocurren detalles y curiosidades, como es ésta que nos cuentas, pues te apunto uno desos detalles para que queden en esta historia del “mojón de marras”.

    -El operario de la máquina excavadora el que hizo el agujero y nos ayudó, era un rambleño… y decidió que no apuntaría nada de su trabajo realizado, aunque días después se enteró que la piedra la pusimos a tres metros más al norte, es decir, que los montalbeños le ganábamos tres metros al término de La Rambla, aquello que convirtió en bromas y rizas, y aún conservamos la amistad… ¡Este sí que tiene mérito¡.

  4. Talbanés dijo:

    Antonio, me alegro mucho de que te haya gustado, para mí también es un gran placer escribir y compartir con vosotros estas entradas, por supuesto yo pienso igual que tú, por eso hice la mención a Victorio. Gracias por comentar amigo mío.

    Jesús, habría que escribir un gran libro sobre la historia de Montalbán, eso es algo que todavía no se ha hecho y que espero que algún día pueda ser una realidad, y lo suyo es que lo escribiera alguien con estudios en la materia, yo sólo soy un simple aficionado. Un saludo y gracias por comentar, me alegra mucho saber que te gusta lo que escribo y también me alegra mucho saber que sigues mi blog.

    Victorio, créeme cuando te digo que tu gesto es algo que todos te agradecemos y qué menos que mencionarlo cuando decidí escribir una entrada sobre el Mojón del Término, es de justicia. Por supuesto ese reconocimiento lo extiendo también hacia el operario rambleño de la pala excavadora, que aunque no sé quién es también supo estar a la altura en esos momentos y colaborar en la tarea de manera esencial. En cuanto a la anécdota de los tres metros no vayamos a darle mucho bombo no sea que ahora digan los rambleños que el mojón está en lo suyo y que es de ellos jejejejeje, un abrazo amigo.

  5. Diego dijo:

    Aquellos que lo vean como una simple piedra están más que equivocados Andrés, encima con esas dimensiones. Mi pregunta segunda (la primera es la que tu has puesto en la entrada por supuesto) fue: ¿cómo y de dónde sacaron una piedra de esas dimensiones? ¿quiénes fueron los pobreticos que la tuvieron que encasquetar ahí?

    Tela con el señor de Aguilar, no se andaba con chiquitas y sabía que una piedra más o menos grande la podían quitar, pero a ver quién tenía el valor de quitar una piedra de 3 toneladas.

    Al otro lado, los señores de Fernán Núñez también andaban también por esas fechas con pleitos con la corona por las tierras de La Rambla (sobre todo por ser usadas por los fernannuñenses)
    Jamás me fijaría en la piedra o pensaría de su valor e historia si no llegas a escribir esta entrada y ten claro que lo haré cuando pase por allí. Enhorabuena por conseguir que no caiga en el olvido y enhorabuena a Victorio por su obra. Un saludo Andrés.

  6. Talbanés dijo:

    Hola Diego, la piedra no sé cual será el origen, lo que sí es llamativo es su forma y sobre todo que su parte que asoma está pulimentada (toscamente). Hace unos meses me puse en contacto con un profesor de Historia Antigua de la Universidad de Córdoba por si pudiera tratarse de un menhir o algún otro megalito, como otros muchos que han sido posteriormente usados como amojonamientos, (le envié varias fotos) y se la describí, según él no se trata de un megalito neolítico, aunque también me dijo que habría que estudiarla e intentar buscar por si pudiedra tener algún tipo de grabado. Si te fijas en la primera foto abajo a la izquierda de la piedra parece vislumbrarse una especie de “indalo”, sin embargo cuando la ves de cerca tal figura parece esfumarse, por lo que puede que sea sólo un efecto óptico… no lo sé, la cuestión es que esta piedra es muy posible que antes de servir de mojón tuviera otra utilidad, pero es todo un misterio. Un abrazo y gracias por comentar, cuando pases por allí acércate y la ves.

  7. Mojones dijo:

    En esta web podéis ver otro tipo de mojones, en este caso de los Pirineos:
    http://www.mojonesdelospirineos.com
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s