Breves apuntes sobre el origen de algunos apellidos existentes en Montalbán en la actualidad (2ª PARTE).

vieja parroquia montalbeña

MARQUÉS: Apellido muy antiguo y que está bastante repartido por España. Procede del sustantivo “marqués”, el cual tiene dos significados distintos; en la Edad Media significaba “gobernador o señor de un territorio fronterizo” y en época moderna es un título nobiliario. Este apellido surgió como apodo que recibían los individuos, los cuales no tenían por qué ser marqueses, sino que estarían relacionados de alguna forma con un marqués. Etimológicamente la palabra “marqués” deriva del germánico “markgrave” (“margrave”), compuesto por “mark” (marca o frontera) y “graf” (conde). Tras la caída del Imperio Romano las tribus germánicas (bárbaros) invadieron Europa occidental, éstos dividieron las tierras y las señalaron para repartírselas. Ese mismo origen tienen las palabras “comarca”, “demarcar” o “marcar”. El apellido Marqués llegó a nuestro pueblo en 1904 en la persona de Pablo Marqués Arroyo, natural de Puente Genil.

MÁRQUEZ: Apellido patronímico del nombre propio Marcos, el cual procede del latín “marcellus” que significa “relativo al Dios Marte”. Como la mayoría de apellidos patronímicos tiene su origen en varios lugares, siendo éstos la provincia de Vizcaya, Aguilar (Burgos) y Neila (Burgos), por lo cual no está claro si se trata de un apellido vasco o castellano. En Montalbán existe el apellido Márquez desde los primeros libros de bautismo.

MARTÍN: Este apellido es uno de los más comunes en España. Es de carácter patronímico derivado del nombre de pila Martín, por lo que sin duda tiene varias ramas que nada tienen que ver entre si, existiendo casas solares de este apellido en La Rioja, Aragón, Alegría (Álava), Somorrostro (Vizcaya), Ciudad Rodrigo (Salamanca), Puebla Nueva (Toledo) y otras. La referencia más antigua que se tiene de este apellido es de la alta Edad Media, cuando un caballero francés llamado Martín condujo a las tropas cristianas a una gran victoria contra los musulmanes en Galicia. Martín deriva del  nombre latino “Martinus”, que significa “aquel que está consagrado a Marte, Dios de la guerra y antigua divinidad solar”. Su gran difusión se debió al culto medieval a San Martín Caballero o de Tours”. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Martín.

MATUTE: Apellido toponímico procedente de alguna de las localidades con ese nombre que existen en España, concretamente en La Rioja y Soria, desde donde se extendieron por el resto de España. Etimológicamente procede del vocablo árabe “maqtut”, que significa “tenazas”, en el sentido de “lugar o monte atenazado, recortado”. Este apellido es poco común y está bastante disperso por España.

MORALES (antig. “de Morales”): La mayoría de especialistas coinciden en que el origen del apellido Morales está en Cantabria, concretamente en el lugar de Cuyedo, en la Merindad de Trasmiera, partido judicial de Santoña. Con el paso de los siglos se fue extendiendo por toda España. Aquí en Andalucía fundó importantes casas en Córdoba, Sevilla y Granada, pasando más tarde a Hispanoamérica, siendo un apellido abundante en la actualidad. Es destacable también que este apellido tiene, sin duda, ramas de origen toponímico, ya que son varias las localidades así denominadas en nuestro país, concretamente en las provincias de Soria, La Rioja, Zamora, Salamanca, León y otras. Etimológicamente deriva del latín “mora”, que significa “árbol de la morera”, también llamado “moral”, con lo cual “morales” vendría a ser su plural, es decir varias moreras. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Morales.

MORENO: Este apellido es bastante común en nuestro país, teniendo su primitiva casa solar en Cantabria, concretamente en el Valle de Trasmiera, de ahí se fue extendiendo por La Rioja, Aragón, Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía. Para determinar su origen existen dos teorías, una nos dice que provendría del caballero romano Lucio Murena, la otra teoría estaría en relación con el apodo que pudieron recibir uno o varios caballeros debido a lo oscuro de su piel. La palabra “moreno” proviene de “moro” y ésta a su vez del latín “maurus”. En cualquier caso ninguna de estas dos teorías ha podido ser probada, aunque parece más probable la segunda. En Montalbán el apellido Moreno puede encontrarse desde principios del siglo XVII.

MONTILLA (antig. “de Montilla”): Apellido toponímico procedente de la vecina localidad de Montilla (Córdoba). En nuestro pueblo lleva existiendo desde los primeros libros de bautismo. El topónimo “Montilla” tiene varias hipótesis sobre su origen. En el “Libro de la Montería” de Alfonso XI (siglo XIV) viene mencionada como “Montiella”, sin embargo hay lingüistas que la identifican con la “Montilyana” árabe mencionada por Alhakem II en los “Anales Palatinos”. En cualquier caso el topónimo parece tener una clara raíz latina,  al tener el “mont” (referido sin duda a su ubicación en un lugar elevado) igual que le ocurre a otros municipios del entorno, como Montalbán, Montemayor o Monturque.

 MOSLERO: Estamos ante un apellido netamente montalbeño, ya que el mismo tiene su origen en nuestro pueblo y en el apellido Molero concretamente, el cual llegó hasta Montalbán desde Fernán Núñez. No sabemos por qué motivo (queriendo o sin querer), en su momento se le añadió una S al apellido Molero y se transformó en el actual Moslero, por tanto todos los Moslero del mundo son familia y tienen su origen en Montalbán, y como es natural los Moslero montalbeños están emparentados con los Molero de Fernán Núñez. Como decíamos, a finales del siglo XVIII llegó hasta nuestro pueblo el apellido Molero desde Fernán Núñez, la S se le añadió a la tercera generación de Molero, siendo un apellido que ha proliferado bastante. Sobre Molero, hay que decir que se trata de un apellido de tipo gremial, ya que según el Diccionario de la RAE un “molero” (de “muela de molino”) es un “fabricante o vendedor de muelas de molino”. Etimológicamente “molero” deriva del latín “molam”, que significa “muela de molino”.

 MUÑOZ: Apellido patronímico derivado del nombre propio “Muño”, el cual era muy común durante la Edad Media y que al parecer etimologicamente tiene raíz vasco-ibérica, cuyo significado sería “colina, o elevación”. El apellido Muñoz es muy común en toda España e Hispanoamérica. Como todos los apellidos patronímicos tiene distintos linajes que surgieron sin tener ningún parentesco entre si, por lo cual es muy complicado saber cuál fue su primer lugar de origen. Existen casas solares del apellido Muñoz repartidas por toda España, en lugares como Cuenca, Cantabria, Valladolid, Extremadura, Teruel y otros. En Montalbán es un apellido que puede encontrarse desde los primeros libros de bautismo.

NIETO: Apellido muy antiguo y común en toda España. Al parecer, y aunque no está probado, el origen de este apellido estaría en un nieto del rey de León Alfonso III (siglo IX), el cual al estar viviendo en el solar y palacio de su abuelo le decían “este es el nieto del rey” o  “el nieto”, quedándose de esta forma como sobrenombre y posteriormente como apellido para sus descendientes. Por lo visto anteriormente el apellido que nos ocupa procede de León, desde donde se fue extendiendo por toda España. Etimológicamente la palabra “nieto” deriva del latín “nepta”, “neptis” (nieto-a). En Montalbán el apellido Nieto puede encontrarse ya en los primeros libros de bautismo.

OROZCO (antig. “Orosco”): Apellido toponímico vasco procedente de Orozko (Vizcaya), en la comarca de Arratia-Nervión. En cuanto a su etimología, que es vascuence sin lugar a dudas, hay varias teorías, siendo las más aceptada que “orozko” podría significar “lugar o campo de avena”. En nuestro pueblo puede encontrarse este apellido desde los primeros libros de bautismo.

ORTEGA (antig. “de Ortega”): La mayoría de genealogistas dan al apellido Ortega origen en la realeza del antiguo reino de León. Según parece varios caballeros pertenecientes a la familia de los Duques de Bretaña (Francia) vinieron en el siglo X a ayudar al rey de León Ramiro II en su lucha contra los musulmanes. Como agradecimiento, el citado rey dio en matrimonio a uno de aquellos caballeros a su hija Ortega Ramírez, cuyos descendientes adoptaron el nombre como apellido, cosa muy común en aquella época y durante toda la Edad Media. No sabemos si lo antes mencionado es cierto ya que no está totalmente probado, lo que sí sabemos es que las casas solares más antiguas de las que se tiene constancia del apellido Ortega están en  las montañas de Burgos y el Valle de Mena (Burgos), así como en Carrión de los Condes (Palencia), de esos lugares se fue extendiendo por toda España e Hispanoamérica, siendo especialmente abundante en Andalucía. En nuestro pueblo aparece ya en los primeros libros de bautismo.

ORTIZ (antig. “de Ortiz”): Apellido patronímico derivado del nombre propio de origen vascuence “Orti”, bastante habitual durante el medievo. “Orti” derivaría del nombre de persona latino “Fortunius”, que significa “favorecido por la fortuna”. La primera documentación donde aparece es del lugar de Leyre, perteneciente a Yesa (Navarra), donde se menciona a una persona llamada Orti Ortiz, en el año 1043. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos existen diversas ramas las cuales no tienen por qué estar emparentadas y que fueron surgiendo en distintos puntos de la geografía española con el paso de los siglos, destacando las de Vizcaya, Cantabria, Asturias, Valencia y Sevilla, entre otras. El apellido se fue extendiendo por toda España y pasó después hasta Hispanoamérica, siendo un apellido bastante habitual en la actualidad. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ortiz.

PADILLA (antig. “de Padilla”): Apellido toponímico castellano al que la mayoría de tratadistas dan origen en la localidad burgalesa de Padilla de Yuso (en la actualidad se denomina Padilla de Abajo), aunque no es descartable que con el paso del tiempo hayan surgido otras ramas provenientes de otras localidades españolas así llamadas que existen en las provincias de Valladolid y Guadalajara. Desde Castilla se fue extendiendo hacia el sur este apellido, siendo Andalucía uno de los lugares donde más ha proliferado. Padilla es el nombre que se le daba en lengua castellana a una herramienta (especie de pala) utilizada por los panaderos; también podría referirse a un tipo especial de horno aislado, de una sola boca y en el cual se usaban palas de largos mangos para situar los alimentos en el interior. El apellido Padilla está bastante extendido por España. En los primeros libros de bautismo montalbeños no aparece el apellido Padilla pero sí que figura en la relación de vecinos de nuestra villa realizada en 1750.

PÁEZ: Apellido patronímico procedente del nombre propio Paio, el cual era bastante común durante la Edad Media en Asturias, Galicia y sobre todo Portugal, siendo el equivalente gallego de Pelagio o Pelayo. Los tratadistas coinciden en dar origen gallego al apellido Páez, concretamente en Pontevedra, si bien otras importantes casas solariegas del mismo surgieron en Oviedo y en Aragón, aunque en este último lugar al parecer eran también de origen gallego. El apellido se fue extendiendo hacia el sur con la reconquista, surgiendo además una importante rama del mismo en Sevilla. El nombre Paio o Payo deriva del nombre propio griego “Pelagius”, que podría significar “el marino” u “hombre de mar”. El apellido Páez que existe en la actualidad en nuestro pueblo proviene de Miguel Páez Agout, natural de Pedrera (Sevilla) y llegó a Montalbán a mediados del pasado siglo XX.

PALACIOS: Apellido relativamente común en España y que tendría dos procedencias bien distintas. Según los estudiosos de genealogía el apellido Palacios proviene del Valle de Carranza (Álava), desde donde se fue extendiendo por Castilla y Navarra y posteriormente por toda España. Sin embargo a este origen hay que sumar también otro de carácter toponímico, ya que en nuestro país existen varias localidades con este nombre (en Asturias, Burgos, Valladolid, Ávila, León, Salamanca, Zamora, Palencia y otros), las cuales sin lugar a dudas han dado pie a nuevas ramas de este apellido. Etimológicamente el nombre “palacio” proviene del latín “palatium” (“Monte Palatino”, palacio de los Césares sobre este monte). Es la palabra con la que se designaba la residencia del emperador romano desde Augusto, por haber sido dicha edificación construida en el Monte Palatino, una de las siete colinas de Roma. Parece que el topónimo derivaba de “palari” (apacentar), ya que había muchas ovejas que allí pastaban. En cualquier caso, con el tiempo, el nombre sirvió para designar cualquier residencia principal o palaciega. En nuestro pueblo el apellido Palacios ya existía en los primeros libros de bautismo.

PARRA: Poco se sabe sobre este apellido, el cual tiene varias hipótesis sobre su origen, sin embargo la mayoría de estudiosos le dan origen castellano. En Zaragoza apareció una moneda del año 33 D.C. con el nombre de “Cayo Pomponio Parra”, lo cual nos demuestra lo muy antiguo que es este apellido, otra cosa distinta es saber si aquel Parra de época romana ha podido llegar hasta nuestros días o si los Parra actuales forman parte de linajes distintos y que nada tienen que ver con él, siendo ésto último lo más probable. Como dijimos antes, los tratadistas le dan al apellido Parra origen castellano, aunque no especifican de qué parte en concreto, de ahí se fue extendiendo hacia el sur con la reconquista, creándose importantes casas de este apellido en Sevilla, Jaén y Linares (Jaén). Además hay que sumar a lo anterior su carácter topónimico, ya que existen varias localidades llamadas La Parra en España (en Asturias, Valencia, Ávila, Badajoz, entre otros), de los cuales han salido sin duda nuevas ramas de este apellido. Una parra es una vid levantada artificialmente, y en cuanto a su etimología, la palabra “parra” podría derivar del gótico “parra” (“enrejado, cercado, glorieta”), aunque no se sabe con exactitud.

PÉREZ: Apellido patronímico, muy común en toda España e Hispanoamérica, derivado del nombre propio Pedro, que antiguamente se escribía Petrus, Pere o Pero, siendo un nombre muy común en la Edad Media. Los orígenes del apellido hay que buscarlos en la dicha época, cuando el nombre Petrus se fue transformando en Pere y de éste surgió Pérez. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos surgieron distintas ramas por España, la cuales nada tienen en común y se fueron extendiendo por toda la península. Son varios los países, entre ellos Israel, en los que habitan descendientes de los sefardíes que siguen llevando este apellido, sólo que transformado en Peretz o Peres.  En cuanto a la etimología de Pedro, el mismo deriva del nombre Petrus, que a su vez proviene de la voz latina “petra” (piedra, roca). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Pérez.

PEREZ DE LA LASTRA: Apellido muy poco común en España, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con diferencia de la siguiente, que es Cádiz, siendo estas dos provincias andaluzas las únicas de España donde hay un número destacable de personas que llevan el apellido Pérez de la Lastra. Este apellido está compuesto por un apellido patronímico (Pérez) al que en su momento se le agregó una coletilla de carácter toponímico (de la Lastra), la cual debe tener su origen en alguna de las localidades así llamadas que existen en nuestro país, concretamente en las provincias de Palencia, Ávila y Cantabria. Por tanto estaríamos ante una rama del apellido Pérez al que se le agregó el nombre del lugar donde residían o del que procedían. “Lastra” es una palabra de origen latino que significa “piedra plana”. Los romanos utilizaban las lastras para pavimentar sus calles, proceso al que denominaban “lastricare” (pavimentar). El apellido Pérez de la Lastra llegó a Montalbán a principios del siglo XIX en la persona de José Pérez de la Lastra Texada, natural de Sevilla.

PINEDA (antig. “de Pineda”): Apellido toponímico al que la mayoría de tratadistas dan origen en el municipio de Pineda de la Sierra (Burgos), aunque no es descartable que otras ramas de este apellido puedan proceder de otras localidades con ese mismo nombre existentes en las provincias de Asturias, Barcelona, Cuenca, Gerona, Tarragona o Salamanca, entre otras. El diccionario de la RAE nos dice que la palabra pineda significa “pinar”, y etimológicamente deriva del latín “pineta”, que es plural de “pinetum”, por tanto el origen del topónimo posiblemente está relacionado con la existencia de pinares en las inmediaciones de las localidades a las que se les dio ese nombre. Este apellido se encuentra bastante repartido por España y en Andalucía es relativamente común. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Pineda.

DEL PINO: Aunque la mayoría de tratadistas suelen darle a este apellido origen riojano (Logroño), debe tenerse en cuenta que existen varias localidades en España con el nombre Pino o El Pino (Lugo, Asturias, Zamora, Murcia, Cáceres y otros), así que con toda seguridad este apellido también tiene sus ramas de procedencia toponímica. En cualquier caso es muy difícil saber cuál fue el primer linaje del mismo. Etimologicamente la palabra “pino” deriva del latín “pinus”, cuyo significado es el mismo, (árbol conífera), y ésta a su vez probablemente deriva de la antigua raíz indoeuropea “pei(e)” (grasa, resina). El apellido Del Pino ya existía en los primeros libros de bautismo de Montalbán.

POLONIO: Este apellido es poco común en España, siendo la provincia de Córdoba  donde más abunda. En la provincia de Sevilla también existe un destacable número de personas con este apellido. Hay que mencionar también que como consecuencia de la emigración durante el pasado siglo XX se ha extendido hacia las provincias de Barcelona y Madrid. Lo único que he podido averiguar sobre el origen de este apellido es que al parecer es de origen lombardo (Lombardía, Italia) y que deriva del nombre de persona Polonio, el cual era bastante frecuente en época tardomedieval, el cual a su vez procede  del nombre greco-latino “Apollonius”, que etimológicamente viene a significar “relativo a Apolo” (Dios de la luz y del Sol). Este apellido llegó a Montalbán procedente de Montilla en el pasado siglo XX. En la vecina localidad de La Rambla también existe este apellido.

PRIETO: Apellido muy repartido por toda España, en Andalucía es bastante común, especialmente en las provincias de Sevilla y Córdoba. Según los tratadistas el origen del apellido está en la Edad Media, ya que la mayoría coinciden en que el primero del linaje fue el infante Juan, segundo hijo de Bermudo II, rey de León (siglo X). Juan, llamado de sobrenombre “el Prieto”, fue un guerrero que destacó en la lucha contra los musulmanes. Por lo tanto, este linaje tiene su inicio en la casa real, aunque no es descartable que surgieran otras ramas de este apellido distintas posteriormente. En tiempo de Fernando III aparece otro caballero llamado Don Suero Prieto el cual estuvo al servicio de dicho monarca en la toma de Sevilla. Tras la toma de la ciudad el rey le concedió heredades y tierras, parece ser que de este tronco es de donde surgen después todos los Prieto andaluces. Posteriormente el apellido pasó a Hispanoamérica. El significado de la palabra “prieto” es el de “ajustado, ceñido, estrecho, duro o denso” y referido a un color quiere decir “muy oscuro, que casi no se diferencia del negro”. Etimológicamente procede del verbo “apretar”, el cual deriva de la voz latina “appectorare”, que deriva a su vez de “pectus” (pecho), (apretar contra el pecho). El apellido Prieto puede encontrarse en los primeros libros de bautismo de Montalbán.

PULIDO: Apellido de origen castellano, de las montañas de Burgos concretamente, desde donde se fue extendiendo hacia el Sur hasta llegar a Andalucía, pasando también a Hispanoamérica. Ya en el siglo XVI existía una importante rama de este apellido en la ciudad de Toledo y otra en Madrid. Este apellido ya aparece en los primeros libros de bautismo montalbeños, sin embargo no se trata directamente del mismo que existe hoy en día en nuestro pueblo, ya que el apellido Pulido actual llegó hasta aquí a mediados del siglo XX procedente de Aguilar de la Frontera y en la persona de Laureano Pulido Palma, “el Laure”, hombre muy conocido y querido en nuestro pueblo. La palabra “pulido” significa “acción y efecto de pulir” o “agraciado y de buen parecer”, por lo que el origen de este apellido podría estar en las características físicas o en el buen aspecto de las vestimentas o armaduras de los primeros caballeros que lo portaron, los cuales seguramente lo recibirían como apodo. En cuanto al origen etimológico, el verbo “pulir” deriva del latín “polire” (alisar por presión, limpiar).

QUESADA (antig. “de Quesada”): Apellido toponímico procedente de Quesada (Jaén). Fue originalmente el apellido de la nobleza de dicha localidad. Desde tierras jiennenses se fue extendiendo por toda España e Hispanoamérica. El nombre del pueblo, según parece, surge de la castellanización de la palabra árabe “chayda” (“lugar fértil”), a la que se sumó “casa”,  quedando “casa-chayda”, la cual se transformó finalmente en Quesada. Como curiosidad hay que aportar que en El Quijote, Cervantes menciona Quesada como una posible alternativa al apellido de Don Alonso Quijano (Don Quijote). En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Quesada.

RADA (antig. “de Rada”): Apellido toponímico que puede tener dos lugares de procedencia, Rada (localidad perteneciente al municipio de Voto, Cantabria) o Rada (concejo perteneciente al municipio de Murillo el Cuende, Navarra). Es un apellido poco común en España, aunque se encuentra bastante repartido, existiendo también en Hispanoamérica. Se sabe que el apellido Rada lleva existiendo en Montalbán como mínimo desde principios del siglo XVIII. El Diccionario de la RAE nos dice que una “rada” es una “bahía, ensenada, donde las naves pueden estar ancladas al abrigo de algunos vientos”. Etimológicamente procede del francés “rade” y del inglés antiguo “rad”.

REYES (antig. “de Reyes”): Antiguo apellido, muy frecuente y repartido por toda España. La más antigua referencia a este apellido nos la dio el obispo de Orense Don Servando (confesor del rey Don Rodrigo, último rey godo), este clérigo nos dejó escrito el “Libro de Linajes”, donde menciona a un noble caballero de ilustre familia romana llamado Clemente Reyes. Sin embargo otros tratadistas e historiadores nos dicen que el progenitor de este apellido fue Don Gonzalo de Reyes, el cual vivió en el siglo VII y era señor de la casa y torre de Bocirios, en Chantada (Lugo). De ahí se fue extendido el apellido por Asturias, León y ambas Castillas hasta llegar a Andalucía y posteriormente a Hispanoamérica. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Reyes. La palabra “reyes”, como sabemos, es el plural de “rey”, la cual tiene su origen etimológico en el latín “rex” y “regis”, que significa “gobernante”.

RIVILLA (antig. “de Rivilla”): Apellido toponímico procedente de Rivilla de Barajas (Ávila). Es poco frecuente y se encuentra repartido por toda España, siendo las provincias donde más abunda las de Córdoba, Ciudad Real, Jaén, Madrid y Barcelona. El topónimo Rivilla deriva del latín “ripella”, diminutivo de “ripa”, que significa ribera, ribazo o terraplén inclinado junto a un curso de agua. El municipio de Rivilla de Barajas se encuentra junto al río Zapardiel, así que con toda seguridad en la cercanía con dicho río está el origen del topónimo. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya puede encontrarse el apellido Rivilla.

RÍO (antig. “del Río”): El apellido Río o “del Río” tiene, al parecer, procedencia asturiana, concretamente su casa solar primitiva estuvo en Luarca hacia el año 1200, desde ahí se fue extendiendo hacia Cantabria y posteriormente hacia el sur por toda la península. Etimológicamente deriva del latín “rivus” (arroyo). En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido “del Río”.

RODA: Apellido toponímico que puede proceder de cualquiera de las varias localidades que existen con ese nombre en España, concretamente en Pontevedra, Orense, Asturias, Murcia, Sevilla, Albacete, Huesca y Segovia (entre otros). El apellido Roda no es muy frecuente, estando disperso por España, si bien donde más abunda es en Cataluña, Aragón, Murcia y Andalucía. El topónimo Roda en lo que se refiere a su etimología podría tener varios orígenes, bien del latín “rota”, que significa “rueda” o de las voces árabes “rutba”, que significa “lugar de vigilancia y aduana” o “rawda”, que significa “huerto o jardín”.

RODRÍGUEZ: Apellido patronímico procedente del nombre Rodrigo. Este apellido es muy común en España e Hispanoamérica. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos existen varias ramas del mismo que han ido surgiendo con el tiempo y que nada tienen que ver entre si, por lo cual es muy difícil saber cuál es la casa solar más antigua de este apellido. Aún así, la mayoría de tratadistas afirman que el punto de origen de este apellido estaría en Asturias y en general la zona norte de la Península Ibérica durante la alta Edad Media. Hay especialistas en genealogía que sostienen que el origen de este apellido estaría en el rey Don Rodrigo (último rey godo), sin embargo al ser Rodrigo (Rodericus) un nombre bastante común en aquella época es de seguro que habría otros caballeros así llamados y de los que pudieron surgir otras ramas de este apellido, además viendo la enorme difusión de este apellido resulta prácticamente imposible que surgiera de una sola rama familiar. Rodrigo deriva del nombre germánico “Rodric” o “Roderic”, que aúna las voces “hrod” (fama, gloria) y “ric” (rico, famoso), y que vendría a significar “caudillo famoso”. En España el nombre fue latinizado como Rodericus, para más tarde transformarse en Rodrigo. En los primeros libros de bautismo montalbeño ya aparece el apellido Rodríguez.

ROMERO: Este apellido proviene del sustantivo romero, el cual proviene de la palabra griega y latina “romaeus”, planta aromática. Los expertos en heráldica consideran que el apellido Romero se originó en Galicia, sin embargo por lo muy antiguo de este linaje es muy complicado averiguar cuáles fueron las primeras familias en portar el apellido, además de que según parece, los Romero del reino de Aragón tienen un origen distinto. Caballero con el apellido Romero lucharon a favor de Pedro I de Castilla en la guerra civil que mantuvo con su hermano Enrique II de Trastámara por el trono de Castilla (siglo XIV). También se tiene constancia de caballeros con este apellido que participaron en la toma de Granada a finales del siglo XV. El apellido Romero se fue extendiendo de norte a sur, siendo muy abundante en toda España. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece este apellido. 

ROLDÁN: Apellido patronímico de origen francés y derivado del nombre propio “Roland”, el cual era muy común en época medieval. Durante la reconquista algunos caballeros de este linaje pasaron a España para colaborar en la lucha contra los musulmanes, sirviendo al rey Jaime I de Aragón. Caballeros con este apellido destacaron en la toma de Murcia a los moros. Como curiosidad hay que aportar que Roland (Roldán en España) era el nombre del célebre caballero francés que sirvió al rey Carlomagno (siglo VIII) y que murió en la batalla de Roncesvalles, la cual dio pie al famoso cantar de gesta francés, “La canción de Roland”. El nombre Roland deriva del germánico “hrod” (riqueza, gloria) y “land” (tierra), que vendría a significar “aquel que viene de una tierra gloriosa o rica”.

RUIZ: Apellido patronímico procedente del nombre Rui o Ruy. Este apellido es muy común en España e Hispanoamérica. Al igual que pasa con todos los apellidos patronímicos existen varias ramas del mismo que han ido surgiendo con el paso de los siglos y que nada tienen que ver entre si, por lo cual es muy difícil saber cuál es la casa solar más antigua de este apellido. Aunque, como hemos dicho, no se sabe su primer lugar de origen, la mayoría de tratadistas le dan procedencia castellana, además el nombre Rui era muy común en ambas castillas durante la Edad Media, aunque también hay quien le da origen gallego o asturiano. Si tomamos por cierta esta teoría, el apellido Ruiz se fue extendiendo posteriormente por el resto de España y pasó después a Hispanoamérica. El nombre Rui o Ruy era muy común en ambas castillas durante la Edad Media, siendo el mismo un diminutivo de Rodrigo, el cual, como ya vimos, es un nombre de origen germánico que deriva de “Rodric” o “Roderic”, que aúna las voces “hrod” (fama, gloria) y “ric” (rico, famoso), y que vendría a significar “caudillo famoso”. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ruiz.

RUZ (antig. “de Ruz”): Apellido típicamente montalbeño, es uno de los más comunes de la localidad, siendo Montalbán el lugar donde es más abundante en todo el mundo. Existe también este apellido en otros municipios de la campiña cordobesa como Montilla, La Rambla o Espejo, entre otros, y está también presente, aunque con mucha menos frecuencia, en la mayoría de provincias andaluzas, siendo muy difícil encontrarlo fuera de Andalucía. El caso de Montalbán es en verdad sorprendente, ya que el apellido estuvo a punto de desaparecer a principios del siglo XVIII, siendo uno de sus últimos portadores Ana de Ruz de Lara (1697-1764) la cual estaba casada con Acisclo Antonio Gómez de Arroyo (1694-1764), pues bien, el apellido Ruz materno pasó como primero a sus hijos (cosa muy común en aquellas fechas) y se da la circunstancia de que en la actualidad todos los Ruz montalbeños descendemos de esta mujer. El apellido Ruz ha pasado en dos siglos y pico de estar próximo a su desaparición a ser uno de los más abundantes en Montalbán, la explicación a este hecho podría estar en la alta frecuencia con que se han dado en nuestro pueblo familias Ruz con muchos hijos y en su mayoría varones, cosa que se sigue repitiendo en la actualidad, y aunque ya no se suelen tener tantos hijos como antes, sí que siguen predominando claramente los varones. En cuanto al origen del apellido hay varias teorías; una de ellas está en el posible origen suizo, ya que existe un lugar denominado Val de Ruz (Valle de Ruz) en aquel país, otra le da origen francés, ya que en el país galo existe el apellido Ruz (se escribe exactamente igual). Una hipótesis bastante extendida hace años, pero que ha quedado totalmente descartada, es la de que el apellido pudo venir con repoblaciones de Carlos III de mediados del siglo XVIII, cosa imposible, puesto que el apellido Ruz ya existía en Montalbán dos siglos antes de dichas repoblaciones. Otra teoría sobre el origen del apellido Ruz está en la Córdoba musulmana, ya que existía una poderosa familia  llamada los Banu-Rus (a la que pertenecía el gran Averroes). Por otro lado está lo que afirman la mayoría de tratadistas y expertos, que el apellido Ruz es netamente andaluz y toponímico, siendo su procedencia el municipio de Rus (Jaén), estando por tanto emparentado con el apellido Rus, bastante frecuente en la provincia de Jaén, dándose la circunstancia de que con el paso del tiempo se le trocó la S por una Z, cosa ésta que ha ocurrido con muchos otros apellidos y por tanto no nos debe extrañar lo más mínimo. Personalmente, tanto por la repartición geográfica, como por la antigüedad que tiene este apellido en nuestra comarca, así como por su antigua forma de escribirse con la preposición “de” delante, me inclino por la opción del origen toponímico derivado de Rus (Jaén), además hay muchos apellidos de otros pueblos de Jaén en la campiña cordobesa, ya que gran número de colonos de aquellas tierras vinieron hasta aquí tras la Reconquista a partir del siglo XIII. En cualquier caso no está totalmente demostrada ninguna teoría, aunque como ya dijimos, actualmente la más aceptada es la que lo relaciona con Rus (Jaén). En cuanto a su etimología, el apellido Ruz podría derivar del latín “rus”, “ruris”, que significa “propiedad rural”. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ruz.

SAETERO: Apellido de origen militar. El “saetero” era el soldado que luchaba con arco y saetas (flechas). Este apellido tiene su origen en la Edad Media, cuando los cuerpos de saeteros eran una muy importante parte de los ejércitos. El apellido Saetero es muy escaso en España, dándose sólo de manera mencionable en las provincias de Córdoba y Vizcaya, y aún así en escaso número. A finales del siglo XV y durante la toma de Granada, los Reyes Católicos establecieron en Córdoba la corte real, lugar también donde se asentaba parte del ejército, concretamente el cuerpo de saeteros se estableció en lo que es hoy el barrio de San Basilio (junto al Alcázar), por lo que es muy probable que algún saetero de aquellos al finalizar el conflicto bélico contra el reino nazarí se quedara por estas tierras y empezara a usar como apellido su especialidad militar. Etimológicamente la palabra “saeta” deriva del latín “sagitta” (flecha). En los primeros libros de bautismo ya aparece el apellido Saetero.

SALCES (antig. “de Salces”): Salces es un apellido toponímico que procede de la localidad homónima existente en Hermandad de Campo de Susso (Cantabria). Es éste un apellido muy poco frecuente en España y típicamente montalbeño, viniendo ya recogido en los primeros libros de bautismo de nuestro pueblo, donde ha proliferado mucho desde finales del siglo XVI hasta nuestras fechas. Salces es el plural de “salce”, que el Diccionario de la RAE nos dice que significa “sauce”, seguramente “salce” es una forma más antigua de referirse a este árbol. Deriva del latín “salix, -icis” (sauce). Es destacable que en Cantabria se le llama también “salcera”, a un tipo de sauces que se crían junto al Ebro y que son abundantes en el arroyo que cruza el pueblo de Salces, dicha abundancia de sauces en la zona es sin duda el origen del nombre de esta localidad cántabra.

SÁNCHEZ: Apellido patronímico derivado del nombre propio Sancho. Está muy extendido por España e Hispanoamércia, siendo uno de los apellidos más comunes en la actualidad. Al igual que otros apellido patronímicos es muy difícil determinar el origen concreto del apellido Sánchez, ya que surgieron distintas ramas durante Edad Media las cuales nada tienen que ver entre si, siendo las casas solariegas más antiguas de las que se tiene constancia las de Asturias, Cantabria, Navarra, La Rioja y Aragón. Desde esas zonas se fue extendiendo hacia el Sur con la Reconquista y pasó después a América. En cuanto a la etimología, el nombre Sancho, que era muy común en la edad media, parece provenir del vocablo latino “sanctius” (santo). El apellido Sánchez aparece ya en los primeros libros de bautismo montalbeños.

SANTOS: El apellido Santos o “de los Santos” parece tener un claro origen castellano. Se sabe que este apellido tuvo una muy antigua y noble casa solariega en la villa de Santillana del Mar (Cantabria), pasando posteriormente a las localidades de Revilla, Ruiloba y Espinosa. Además de esto, casi con total seguridad, de este apellido debieron surgir otras ramas de carácter toponímico, ya que existen localidades con ese nombre en las provincias de Salamanca, Valencia, Madrid y Badajoz (entre otras). Este apellido es bastante común y se encuentra muy repartido por toda España, pudiéndose encontrar en los primeros libros de bautismo montalbeños, si bien era una rama distinta a la actual, ya que el apellido Santos que existe a día de hoy en nuestro pueblo llegó hasta aquí a principios del siglo XX. En cuanto a su etimología, la palabra “santo” viene del latín “sanctus”, que deriva a su vez del verbo “sancire” (consagrar, sancionar”).

SEGOVIA (antig. “de Segovia”): Apellido toponímico procedente de la ciudad castellana del mismo nombre. Es un apellido relativamente frecuente en España, estando documentado en nuestro país desde el siglo XIII. En Montalbán aparece ya en los primeros libros de bautismo a mediados del siglo XVI. El topónimo Segovia es de origen celtíbero, sin embargo se desconoce cual puede ser su significado. Como curiosidad referida a nuestro pueblo es destacado mencionar que en la antigüedad existió en la provincia Bética romana una ciudad llamada Segovia, la cual fue situada por el escritor Bartolome Sánchez de Feria en su libro “Palestra Sagrada” en Montalbán o sus cercanías, sin embargo ésto  es erróneo, ya que aquella santigua Segovia se ha demostrado que estaba a orillas del rio Genil, a medio camino entre Palma del Rio y Ecija, concretamente en el lugar llamado Isla del Castillo.

SILLERO: Apellido bastante común en nuestro pueblo. Sobre su origen hay varias hipótesis, aunque ninguna esta totalmente probada, si bien podría ser que ambas fueran verdaderas y haberse desarrollado este apellido en España en varias ramas que nada tendrían en común. Una de ellas nos dice que podríamos estar ante un apellido de origen toponímico procedente de las localidades llamadas Cillero existentes en Cantabria y en Lugo. Por otra parte también hay dos posibilidades en cuanto a un origen gremial, una de ellas seria el “cillero”, que era la persona encargada de guardar el diezmo de la Iglesia en la “cilla” (casa donde se recogían los granos y frutos), y por otra parte esta el “sillero” que es una persona que se dedica a fabricar, reparar o vender sillas. A las anteriores habría que sumar un cuarto posible origen que estaría en el extranjero, ya que hay tratadistas que afirman que algunas familias del apellido Sillero proceden de los Países Bajos, donde su apellido era Sellier. Cualquiera de estas hipótesis puede ser buena, incluso las cuatro al tiempo, porque como dijimos antes es muy posible que este apellido se haya desarrollado en varias ramas con orígenes distintos en cuanto a su significado y etimología. Etimológicamente  la “cilla” de la Iglesia proviene del latín “cella” (despensa, bodega,…) y “silla” procede del latín “sella”, contracción del diminutivo “sedula” y ésta de “sedes” (asiento). El apellido Sillero es poco común en España y se encuentra bastante repartido, siendo las provincias donde mas abunda Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga por ese orden. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Sillero.

SOLER: Apellido catalán, aunque posiblemente también tenga una rama de origen francés, ya que un caballero galo apellidado Solier luchó como mercenario al servicio de Enrique II en la guerra contra su hermano Pedro I el Cruel durante el siglo XIV. Aún así el apellido Soler ya existía en España antes de la llegada de aquel caballero francés, por lo que la gran mayoría de expertos le dan origen exclusivamente catalán, teniendo en esta región española antiguas casas solariegas en municipios como Manresa (Barcelona), Lérida, Gerona, Sitges (Barcelona) y Villafranca del Penedés (Barcelona). Son varios los caballeros de apellido Soler que destacaron durante la Edad Media en la toma de Valencia a los musulmanes por parte de Jaime I. Desde Cataluña se fue extendiendo hacia el Sur, siendo también bastante común en la Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia y Andalucía, aunque puede encontrarse de forma más escasa prácticamente en toda España, posteriormente pasó a América. Etimológicamente procede del latín “solárium”, el cual deriva de “solum”, que significa (suelo).

TEJERO: Apellido de origen gremial que es relativamente frecuente en toda España. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Tejero. Son varios los tratadistas que le dan origen aragonés a este apellido, ya que tiene antiguas casas solariegas en Cariñena (Zaragoza) y Alcalá de Moncayo (Zaragoza), desde donde se iría extendiendo a otras regiones, sin embargo al ser éste un apellido de tipo gremial, el cual tiene su origen en el oficio de tejero (persona que fabricaba y/o vendía tejas y ladrillos), con toda seguridad debieron surgir otras ramas por diferentes puntos de España, las cuales muy posiblemente no tengan lazos familiares entre si. Etimológicamente tejero procede de “teja”, que a su vez deriva del latín “tegula” (teja).

TOLEDANO: Estamos ante un apellido topónimico de tipo gentilicio procedente de la ciudad de Toledo, actual capital de Castilla-La Mancha. Existen datos que demuestran que una rama de este apellido era sefardí (judio español) y tenía su origen en la misma ciudad de Toledo, pasando parte de esa familia a Marruecos tras la expulsión de los judios en 1492, país donde aún existe este apellido. Sin embargo como ocurre con la gran mayoría de apellidos toponímicos, tras la reconquista y repoblación de las tierras conquistadas a los musulmanes debieron surgir nuevas ramas del mismo en otros lugares de España, las cuales no compartirían lazos familiares entre si, ni tampoco tendrían por qué ser de origen sefardí. En la actualidad el apellido Toledano está muy repartido por toda España, siendo la provincia de Córdoba la segunda donde más abunda tras la de Madrid. El nombre de la ciudad de Toledo deriva del topónimo que tuvo en época romana, Toletum, posteriormente en época musulmana fue llamada Tulaytulah y también Toldoth. En cualquier caso es muy posible que el primer nombre que tuvo esta ciudad, Toletum, no sea más que la latinización de un nombre prerromano anterior (posiblemente de origen griego), y que podría significar “cerro redondo”, aunque no está totalmente probado.

TORRELLAS: Apellido toponímico que puede tener origen en alguna de las tres localidades españolas así llamadas y que son las siguientes: Torrellas de Llobregat (Barcelona), Torrellas de Foix (Barcelona) y Torrellas (Zaragoza). Los Torrellas montalbeños son descendientes del famoso médico D. León Torrellas y Gallego (1817-1890), el cual ejerció su profesión en Córdoba y aunque había nacido en Madrid, su padre era natural de Barcelona, por lo cual este apellido debe proceder seguramente de alguna de las dos localidades catalanas. El primer Torrellas que llegó a Montalbán fue Antonio Torrellas Calzadilla, médico destinado en nuestro pueblo a mediados de los años 30 del pasado siglo, (nieto de León Torrellas y Gallego). Etimológicamente, el topónimo Torrellas deriva del latín “turris”, que significa torre y al que se le agregó el sufijo -ella. Muy posiblemente el nombre de estos municipios está en relación con alguna antigua torre de la localidad.

TORRES (antig. “de Torres”): Es este un apellido muy antiguo y del que se tienen noticas que caballeros que portaban el mismo participaron en las tomas de las ciudades de Valencia, Baeza y Sevilla a los musulmanes, aunque no está claro que pertenecieran a la misma rama familiar. Por otro lado también queda patente que el apellido Torres tiene una clara vertiente de origen toponímico, ya que son muchas las localidades españolas que se denominan así, concretamente en las provincias de Cantabria, Burgos, Navarra, La Coruña, Zaragoza, Alicante, Valencia o Huesca, entre otras, lo que dio pie a que otras ramas de este apellido fueran surgiendo en distintos lugares de España. Este apellido es bastante común en nuestro país y se haya repartido por todo el territorio nacional, habiendo pasado también a Hispanoamércia. Etimológicamente la palabra torre deriva del latín “turris” (torre). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Torres.

TRENAS: Estamos ante un apellido muy poco común en España, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con mucha diferencia de las demás. Poco se sabe sobre sus origenes, habiendo quién los busca en las repoblaciones que en ésta y otras provincias hizo Carlos III a finales del siglo XVIII con colonos extranjeros (alemanes y franceses sobre todo), también cabe la posibilidad de que pudiera estar relacionado con el apellido Entrenas, el cual también es muy escaso en España, siendo la provincia cordobesa donde más abunda, en cualquier caso ninguna de estas teorías está probada.

TRIGUERO: Hay especialistas que han querido ver en el apellido Triguero un origen toponímico relacionado con las localidades de Trigeros del Valle (Valladolid) y/o Trigueros (Huelva) por deformación del nombre del municipio o incluso como deformación del apellido Trigueros, sin embargo lo más proble es que el apellido Triguero tenga un origen gremial, ya que como nos dice el Diccionario de la RAE el triguero era  la persona que se dedicaba al comercio o tráfico de trigo. Etimologicamente la palabra triguero deriva directamente del latín “triticarium”(relativo al trigo) y este a su vez de “triticum” (trigo). Este apellido no es muy común, aunque se encuentra bastante repartido por España, siendo las provincias donde más abunda Sevilla, Barcelona y Madrid (éstas dos dos últimas sin duda a consecuencia de la emigración hacia aquellas provincias a mediados del siglo XX). En los primeros libros de bautismo de Montalbán no aparece el apellido Triguero, sin embargo a mediados del siglo XVIII sí que aparece ya en un documento de nuestro pueblo.

URBANO: No está clara la procedencia del apellido Urbano. Según parece la primera referencia que se tiene de este apellido data del siglo XII y está situada en el País Vasco, desde donde se fue extendiendo hacia el sur con la Reconquista. Etimológicamente deriva de urbe (ciudad), por lo que urbano significa “relativo a la urbe”, urbe a su vez deriva del latín “urbs-urbis” que era como se denominaba a Roma, aunque con el tiempo se llamó así a todas las ciudades (urbes), sin embargo cabe añadir que la raíz “ur” o “uri” para referirse a una ciudad es anterior al Imperio Romano y se da en distintos idiomas, incluido el vascuence, con lo cual puede quedar la duda de si el apellido Urbano surge directamente referido a la palabra latina “urbis” (urbe) o se encuentra influenciado también por la mencionada raíz vasca “uri”. Este apellido no es muy común en España, aunque se encuentra bastante repartido, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con diferencia de las demás. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya puede encontrarse el apellido Urbano. 

VALENZUELA (antig. “de Valenzuela”): Apellido toponímico que puede tener su origen en tres localidades españolas así llamadas y que son las siguientes; Valenzuela (Córdoba), Valenzuela (Santa Cruz del Comercio, Granada) y Valenzuela de Calatrava (Ciudad Real). Es ciertamente complicado averiguar de qué localidad en concreto procede el apellido Valenzuela, ya que incluso podría darse el caso de que existieran tres ramas distintas (una por cada localidad) sin conexión familiar entre si, cosa que ocurre con bastante frecuencia en los apellidos toponímicos. Este apellido aunque no es demasiado común se encuentra bastante repartido por España, sin embargo donde más abunda es en el sur del país, concretamente en las provincias de Jaén, Granada, Málaga, Cádiz, Córdoba y Sevilla. En Barcelona y Madrid también destaca este apellido pero es sin duda debido a la emigración. Este apellido también pasó a Hispanoamércia. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Valenzuela. En cuanto al origen del topónimo la hipótesis más aceptada es que es un diminutivo de Valencia, posiblemente cuando se fundaron o repoblaron estas localidades llamadas Valenzuela algunos o muchos de sus colonos serían valencianos y le dieron el nombre en homenaje a su tierra de origen, cosa que ha pasado con otras muchas ciudades españolas, como por ejemplo Córdoba (Cordobilla), Sevilla (Sevilleja) o Palencia (Palenzuela). Etimologicamente Valencia deriva del latín “valentia” que significa fuerza, valor, robustez, valentía.

VALLE (antig. “del Valle”): Según la mayoría de tratadistas este apellido tiene su origen en las Montañas de Santander, de donde se fue extendiendo por todo el norte de España, surgiendo casas solares muy antiguas en Asturias, León, Galicia, País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón. Conforme la reconquista fue avanzando hacia el sur se fue extendiendo también en el mismo sentido, siendo un apellido que se encuentra muy repartido por toda España, pasando posteriormente también a Hispanoamérica. Además de lo anterior también hay que tener en cuenta que de este apellido también surgieron otras ramas de origen toponímico procedentes de las varias localidades denominadas Valle o El Valle en España, concretamente en Asturias, Cantabria, Vizcaya, León, Toledo o Jaén, entre otras. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido  Valle. Como todos sabemos un valle es una hondonada o llano entre montañas y etimológicamente deriva del latín “vallis” (valle).

VAQUERO (antig. “Baquero”): La gran mayoría de tratadistas dan a este apellido origen vasco, e incluso mencionan que en euskera la palabra “bakero” significa “campo de agératos” (planta perenne de la familia de las compuestas), sin embargo además de ese posible significado en lengua vascuence es obvio que el origen de este apellido es  gremial (pastor de reses vacunas). Desde el norte se fue extendiendo este apellido hacia el sur conforme fue avanzando la reconquista. Etimológicamente el apellido Vaquero deriva de “vaca”, que a su vez proviene del latín “vacca” (vaca). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Vaquero.

VILLALBA: Apellido toponímico cuyo origen puede estar en alguna de las localidades españolas así llamadas y que existen en las provincias de Soria, Teruel, Valladolid, Burgos, Ciudad Real, Madrid, o Badajoz, entre otras. Es muy difícil saber de qué localidad en concreto procede el apellido Villalba que existe en Montalbán, ya que al haber tantas localidades así llamadas con toda seguridad surgieron ramas del apellido provenientes de distintos sitios, las cuales no tendrían lazos familiares entre si. El topónimo Villalba está compuesto de las palabras “villa”, del latín “villa” (casa de campo o granja, aunque con el tiempo se fue usando también para denominar a las aldeas y pueblos) y “alba”, del latín “albus” (blanco), por lo cual el significado del topónimo Villalba es “pueblo blanco”. Los Villalba montalbeños eran hidalgos y varios de sus miembros destacaron con importantes puestos en el ejército, el clero y la política. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Villalba.

ZAMORANO: Estamos ante un apellido topónimico de tipo gentilicio procedente de la ciudad de Zamora, la cual pertenece a la comunidad autónoma de Castilla y León, siendo por tanto el significado de este apellido “natural u oriundo de Zamora”. Como ocurre con la mayoría de apellidos de tipo toponímico con el paso del tiempo fueron surgiendo ramas del mismo en diferentes lugares las cuales no tendrían lazos familiares entre si. El apellido Zamorano es relativamente frecuente y está repartido por España, siendo las provincias donde más abunda Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba, Toledo, Huelva y Sevilla. En cuanto al origen del topónimo Zamora no hay unanimidad entre los expertos, ya que hay distintas hipótesis que le dan origen latino, celta, hebreo, árabe o incluso vasco a este topónimo. Sí que está demostrado que en época visigoda se  denominaba Semure, pasando después, durante la dominación musulmana, a denominarse Samura. Más tarde y tras la reconquista, recibe el nombre actual, Zamora. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Zamorano.

Para terminar quiero agradecer a Miguel López Romero su colaboración en la confección de esta entrada. Os dejo un enlace a su intereante blog sobre genealogía montalbeña, de la que es experto:

Genealogía de Montalbán de Córdoba

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Breves apuntes sobre el origen de algunos apellidos existentes en Montalbán en la actualidad (2ª PARTE).

  1. Miguel López Romero dijo:

    E
    Mi enhorabuena por esta entrada amigo Andrés, sigue así, y gracias por tu mención. Saludos.

  2. Matu dijo:

    Interesante Andres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s