Montalbán en el Diccionario Geográfico de Tomás López (1793).

Mapa General de España y Portugal (1782) por D. Tomás López. l.

Mapa de España y Portugal (1782). De D. Tomás López.

Tomás López (1730-1802) fue un insigne geógrafo real que recibió el importante encargo de realizar un diccionario cartográfico e histórico de España, el cual no llegó a terminar, pero en el que sí dio tiempo a incluir la provincia de Córdoba, y en ella varias páginas dedicadas a Montalbán. El sistema que se usó fue el recopilar información a través de los distintos obispados, por medio de los cuales se enviaba correspondencia a los párrocos de los pueblos para que ellos, u otras personas con suficiente conocimiento, mediante correo contestasen con la información requerida para la confección de tamaña empresa, consistiendo en datos sobre la localidad, distancias a otros pueblos y un pequeño mapa del entorno. La información sobre Montalbán fue dada en marzo de 1793 por el entonces párroco de la localidad D. Rafael Sánchez de Feria y Castillo, hijo del ilustre D. Bartolomé Sánchez de Feria y Morales, escritor de la conocida obra Palestra Sagrada. Resulta realmente interesante leer los datos e información que este hombre dio sobre nuestro pueblo, ya que su elevado nivel cultural dio como resultado un trabajo de una calidad por encima de la media. Existe sin embargo un detalle que creo es erróneo, ya que en el mapa que se adjuntó, el cortijo Prado Hazmaymón, con su Plaza de Armas (actualmente El Prado), donde informa de la gran cantidad de restos arqueológicos que existen, lo dibujó al Noreste de Montalbán, cuando en realidad está al Sureste de nuestro pueblo, tal y como el mismo señor Sánchez de Feria relata en el texto que nos ocupa. Por lo demás se trata de un documento excepcional para conocer el Montalbán de finales del Siglo de las Luces. Para terminar, quiero dar las gracias a mi buen amigo montillano Juan Casado Alcaide por haberme hecho llegar este interesante documento, el cual a continuación comparto con vosotros al completo, espero que os guste:

“Muy señor mío: Al correo próximo en el que recibí la muy favorecida de usted con fecha del 4 de diciembre del año próximo pasado, le dirigí las noticias escasas que he podido adquirir de esta villa con el mapa imperfecto de éste y los pueblos circunvecinos. Pero habiendo caído en aquel entonces en una enfermedad, el sujeto que se encargó de mis papales puso la carta en sitio adonde no he tocado hasta ahora que , suscitado de la última de usted fecha en 9 de febrero del presente año, he preguntado y reconocido mis papeles y entre ellos he hallado detenidos los de usted, a quien suplico rendidamente disimule este accidente no prevendío y las muchas faltas con que desempeña sus amables encargos, bien que no por falta de voluntad, que la tiene para servir a usted muy pronta en su seguro servidor y capellán que su mano besa. Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

Noticia de la villa de Montalbán, en el reino de Córdoba.

A cinco leguas y media, según la reputación común de la antigua metrópoli de la Bética que hoy lo es de este reino y obispado de Córdoba, digo, ciudad para cuyos encomios basta el nombrarla, se halla a la parte del Sur con una leve inflexión a la del Este, la conocida alegre, abundante y real villa de Montalbán, que obtiene por sí vicaría, y es propia de los excelentísimos señores duques de Medinaceli, como marqueses de Priego y de Montalbán y tiene el número de setecientos vecinos.

Tiene una sola parroquia, cuya titular es María Santísima de Gracia en la que ejercen sus funciones dos curas párrocos presentados por dichos señores excelentísimos y los demás ministros, como patronos de ella. Dentro de su recinto hay cinco ermitas, dedicada la una a Jesucristo crucificado con el título de Veracruz, otra a María Santísima de los Remedios, otra a la misma de la Caridad, otra a su dulcísimo esposo señor San José y otra a San Sebastián. A unas cuarenta varas de la población por la parte del Mediodía se halla otra, primorosísima en su fábrica y adornos, dedicada a Jesús con la cruz a cuestas con el nombre y título del Calvario. Nos veríamos en la precisión de hacer una muy larga digresión y de exceder los términos de una compendiosa relación que nos está encargada, si hubiésemos de dar noticia de lo famoso de esta imagen. Bástenos decir para acreditarlo en pocas palabras, que con las limosnas solas de los fieles se mantiene con ostentación su fábrica, que se levantó a las mismas expensas pocos años hace, sus adornos y culto. Que se costean anualmente repetidísimamente funciones e indulgencias circulares de las cuarentas horas, especialmente el día de la Transfiguración, 6 de agosto, en que se hace su fiesta principal con concurrencia de infinitas gentes de los pueblos circunvecinos. Que se hacen continuas romerías de las de diez o más leguas de distancia, muchas veces a pie y no pocas descalzos, sin temor a los rigores de las estaciones, pruebas, cuando no hubiese tantas otras, las más convincentes de que el logro de los favores del cielo por este medio es el efecto de las peticiones de los fieles, las que se confirman en el sin número de muletas, bragueros, trenzas de pelo, tablillas, retratos, cuerpos de plata y cera y otros adornos piadosos que adornan las paredes del santuario con muchas ventajas a las telas más suntuosas.

No nos consta que esta villa halla tenido otro nombre distinto del que en el día se obtiene, aunque mi eruditísimo y venerado padre el doctor don Bartolomé Sánchez de Feria y Morales, que santa gloria haya, en sus memorias eclesiásticas y civiles de Córdoba que con el título de Palestra Sagrada escribió en cuatro tomos, en la disertación y opúsculo histórico y geográfico sobre la antigua población del obispado con reducción al estado presente, hace mención de un pueblo llamado Segovia, nombrado por Hircio, a donde llegó Longino con su ejército a marchas forzadas desde Carmona, y a quien la distancia y a otras señas hace reducirle a esta villa de Montalbán o sus cercanías. Que la situación presente no es la de la antigua Segovia se demuestra en que en las excavaciones que se hacen no se hallan rastros de cimientos antiguos con diverso giro que en el día tienen los edificios, ni con el mismo; no se halla tierra movida otra vez, ni otros monumentos semejantes. Que dicha población debe reducirse a las cercanías es evidente. En efecto, sólo a un cuarto y medio de legua de esta villa, al Sureste, en la cima de un grande cerro que hoy conserva el nombre de Plaza de Armas, tierras del cortijo llamado Prado Hazmaymón, se registran al tiempo de la labor cimientos frecuentes, tejas, ladrillos, perros, plomo y monedas de cobre, de las que algunas conservo en mi poder, romanas, arábigas y góticas, invictísimos testimonios de población; y el que sea la dicha se convence de que no se hallan otros algunos en algunas leguas de circunferencia. En la misma cima, en terreno común, se halla una fuente de agua dulce conducida por caños barreños, cuya estructura denota antigüedad y el no hallarse posesión alguna y el estar al fin de la misma cima da a entender serviría a dicha población.

Se ignora enteramente el tiempo de la erección de esta villa de Montalbán. Lo cierto es que en el año 1530 se halla ya con forma de senado o ayuntamiento y, no siendo las cosas perfectas en su principio, se infiere verosímilmente, se erigió poco después de la conquista por San Fernando III, que por lo respectivo a la ciudad de Córdoba sucedió el día 29 de junio de 1236, y por lo que hace a este terreno sería algún tiempo después. Su fábrica al estilo moderno de poblar es otro testimonio de nuestra congruencia. Consiste en tres anchurosas calles maestras de a ochocientas sesenta y cuatro varas castellanas de largo y  repetidas calles atraviesas que facilitan con muchas ventajas el comercio civil de las gentes,. Su situación sobre tosca en la cima de un cerro de regular elevación y capaz de otra tana población o poco menos, sin tocar en la falda. Giran sus dichas calles de Norte a Sur y las atraviesas de Este a Oeste. Por la parte del Norte nordeste y Noroeste, a corta distancia de la población, hay una cordillera de cerros de poca más elevación que la de la suya, y por todo el resto de su circunferencia se registran grandes y anchurosas llanuras, salpicadas de pequeños cerros, que le hacen alegre, hermosa y apacible a la vista y al cultivo.

La villa no usa otras armas que las de los excelentísimos señores duques de Medinaceli. No nos consta de otro privilegio particular que tenga, sino el de gozar de término común con los pueblos de este estado, que son Montilla, Aguilar, Monturque, Puente Don Gonzalo y Santa Cruz. La distancia de los pueblos circunvecinos se demuestra del plan adjunto. Quisiéramos habernos explayado mucho más y haber dado más cabales noticias de las que damos, empero nuestro corto talento dedicado a otro género de estudio no nos presenta los materiales y especies necesarias para el cabal desempeño del encargo que se nos hace. Las prudentes manos a donde se dirige suplirán nuestras faltas y el deseo que tenemos de ser útil al público y servir con ventajas a los que creen en la bondad de valerse nuestras débiles fuerzas. Don Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

Montalbán, 18 de marzo de 1793. Muy señor mío de mi singular aprecio: Es muy propio de los espíritus grandes ensalzar hasta el extremo aún las cosas más triviales del otro. Al paso de las almas abatidas y enanas no pueden mirar sin horror que hay quien se distinga ni aún aparezca a la vista de las gentes. Usted en el común dictamen y mi trabajo en el mío, están constituidos en aquella clase, y por eso hace de él el elogio que no merece seguramente. Vivo a usted reconocidísimo por el favor que en ello me dispensa, y lo estaré mucho más con que me cuente entre sus muy apasionados.

De aquí a Córdoba hay cinco leguas y media escasas y el camino es: A La Rambla, media escasa, de aquí a Fernán Núñez, una; y de aquí a Córdoba, cuatro. De aquí a Lucena hay cinco leguas, de ellas dos a Aguilar de la Frontera, de aquí a Monturque una; y de aquí a Lucena, dos. Para ir a La Carlota no se pasa por población alguna y dista de este pueblo tres leguas y media.

Creo haber satisfecho al deseo de usted, como lo haré en cuanto esté en mi arbitrio y en cuanto se digne a mandar a éste atento servidor y capellán que su mano besa. Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

P.D. Recomiendo a usted la obra de mi verdadero padre, que santa gloria haya, intitulada Palestra Sagrada o Memorial de los Santos de Córdoba, y en el 4º tomo de ella el opúsculo geográfico sobre la antigua población de este obispado con reducción al estado presente, de lo que hablo en la descripción que dirigí a usted por lo útil que le puede ser a los fines que se propone”.

Mapa que se adjuntó. Se puede observar el error al situar el cortijo Prado Hazmaymón al Noreste de Montalbán.

Mapa que se adjuntó. Se puede observar el error al situar el cortijo Prado Hazmaymón y la Plaza de Armas al Noreste de Montalbán.

Anuncios

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s