Expresiones, dichos y sentencias que mencionan localidades de nuestra comarca y zonas colindantes (I).

“Como los tontos de Montalbán, que hasta que no se mojan no se van”.

Esta expresión se dice en pueblos colindantes para reírse irónicamente de los montalbeños, pero también es usada por éstos en una actitud de sana autocrítica en general o para criticar el excesivo celo de algunos manijeros del campo. El origen está en las faenas y trabajos agrícolas, y más concretamente en los días lluviosos, ya que se tilda de tonto a aquel que está trabajando y viendo que se va a mojar porque se acerca la lluvia o directamente ya empiezan a caer gotas, sigue trabajando con la esperanza de que sólo sea una pequeña llovizna pasajera (a pesar de que todo apunta a lo contrario), y de esta forma se pone chorreando y finalmente tiene que marcharse para el pueblo de igual modo. El hecho o costumbre citada no sólo ocurría y ocurre entre los trabajadores del campo montalbeños, pero se ve que éstos, y especialmente los manijeros (cuando el trabajo era en cuadrilla) apuraban al máximo las posibilidades de seguir trabajando a costa de pillar una buena mojada.

“Tienes más cara que el santo de La Rambla”.

Expresión que se usa para decir que alguien tiene mucha cara (caradura), que es muy descarado, sinvergüenza o similar. Dependiendo del contexto se puede decir en un tono más o menos peyorativo. Según parece, el origen de esta expresión podría estar en una imagen religiosa que se veneraba en la localidad vecina, ya que, por lo visto, el imaginero artífice de la obra no habría estado muy acertado con las dimensiones que debía tener la cabeza con respecto al cuerpo, por ello a todo el que la observaba le parecía que tenía la cara muy grande.

“Santaella la bella, a campiña, capilla y campana, nadie le gana”.

Dicho popular, a modo de halago, que se usa habitualmente en la campiña cordobesa para referirse a Santaella, expresando lo bonito que es el pueblo, la feraz y gran campiña que posee, lo hermosa que es su parroquia (la “catedral de la campiña”) y lo grande y sonora que es la campana de la misma.

“Montemayor alegre, dijo el Obispo, pueblo más bruto nunca lo he visto”.

Frase o dicho popular que se usa habitualmente para expresar que en Montemayor hay gente muy bruta y tosca. Suele usarse en un tono irónico y en un sentido no demasiado peyorativo. Según parece, fue un obispo el que la dijo, aunque se desconoce en qué época y de qué obispo se trata. Hay que añadir también, que este dicho es usado muy habitualmente por los mismos montemayorenses a modo de autocrítica sana, aunque un tanto sarcástica.

“La Carlota, un zapato y una bota”.

Forma simpática y con rima para referirse al municipio de La Carlota (Córdoba). Según se dice, el origen de esta expresión estaría en la época de la fundación de dicho pueblo. Como todos sabemos, La Carlota es uno de los municipios que fueron fundados y poblados con extranjeros venidos de Centroeuropa a mediados del siglo XVIII, reinando Carlos III. La mayoría de ellos eran alemanes y franceses, muchos de los cuales llegaron hasta Andalucía después de un larguísimo y agotador viaje a pie que duró varios meses. Se ve que, al llegar a su destino final, en tierras cordobesas, muchos de ellos traerían los zapatos destrozados o incluso venían sin zapatos o con un harapo en un pie y en el otro un zapato o una bota o algo parecido, lo que sorprendió a los paisanos allá por donde iban pasando. No es de extrañar que alguien dijera algo como: “ahí van los de La Carlota, con un zapato y una bota”, llegando el dicho hasta nuestros días, pero más abreviado.

“Aguilar, frescas riberas, donde los piojos corren por las carreteras”.

Este dicho se usa en Montalbán, desde hace muchos años, para expresar que en Aguilar de la Frontera había muchos piojos. El hecho de relacionar a Aguilar con la abundancia de piojos, al parecer, viene de los duros tiempos de la posguerra, y no porque en ese vecino pueblo hubiera una cantidad muy superior de dichos parásitos del hombre comparándolo con otras localidades, sino porque allí tenían la costumbre de despiojarse en la calle y no en el interior de las casas, por lo que los forasteros que presenciaban tal tarea higiénica se sorprendían y daban pie a críticas más o menos peyorativas o irónicas sobre este hecho. Hay que decir que aguilareños y montalbeños han tenido siempre muy buena relación entre ellos.

“Pides más que los pobres de Aguilar”.

Dicho de alguien para hacer ver que pide algo con mucha insistencia, bien sea dinero o cualquier otra cosa, resultando cansino para su interlocutor. El origen de la expresión parece estar en los mendigos de la vecina localidad de Aguilar de la Frontera, los cuales, en tiempos pretéritos de mucha necesidad, serían muy insistentes a la hora de pedir alguna limosna a los transeúntes. Esta frase se dice en Montalbán y La Rambla, que yo sepa.

“Hiedes más que la entrada de Aguilar”.

Dicho de alguien o de algo para expresar que huele muy mal. En esta expresión se usa la comparación con una de las entradas al cercano municipio de Aguilar de la Frontera, en la cual había habitualmente muy mal olor a causa de las aguas fecales y alpechines que bajaban por el río Cabra antes de que existieran las actuales depuradoras.

“De Montilla, ni el aire es bueno”.

Expresión usada habitualmente en Montalbán y en La Rambla y que se refiere a Montilla de forma peyorativa. Cuando dice “el aire” se refiere al “montillano”, que es un viento del Este muy frío y molesto que se lleva los nublados y por tanto aleja las lluvias. Ni que decir tiene que las relaciones entre montalbeños, rambleños y montillanos son totalmente cordiales, lo único que ocurre es que estos refranes o dichos son muy antiguos y seguramente tienen su origen en rencillas entre vecinos de ambas localidades de hace siglos.

“De Montilla, ni viento ni casamiento”.

Expresión o dicho en la misma línea del anterior y que además del “viento” montillano incluye el “casamiento”, es decir, que no te cases con alguien de Montilla.

“Charlas más que un montillano”.

Desconozco el origen de la expresión, porque realmente en todos sitios hay gente que habla mucho, pero quizá pueda estar en los habituales tratos que antiguamente hacían los montalbeños con los montillanos y mediante los cuales solían venderles paja para las bestias. Que yo sepa, esta expresión se usa tanto en Montalbán, como en Montemayor.

“Eres más valiente que una montillana”.

Expresión para referir que alguien es muy valiente y dispuesto. Es usada en Montalbán. El origen está en que las mujeres de Montilla siempre han tenido fama en Montalbán de ser muy fuertes de carácter y mandar mucho en sus casas.

Anuncio publicitario

Acerca de Talbanés

...//...
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s