Relación de los esclavos que aparecen en los primeros libros de bautismo de Montalbán (1558-1642).

imgres.jpg

Los comentarios de Miguel López Romero y Pedro Jiménez Sillero en mi anterior entrada “Montalbán y la expulsión de los moriscos” me hicieron caer en la cuenta de que, como ellos me comentan, en los primeros libros de bautismo montalbeños (de 1558 a 1642) vienen recogidos los nombres de un buen número de esclavos, en su gran mayoría mujeres. Por suerte, dichos primeros libros de bautismo fueron pasados a limpio y subidos en internet hace años por nuestro paisano Francis Morales, y gracias a él todos podemos disfrutar de su lectura. Bien, pues consultados dichos documentos podemos comprobar que desde 1558 a 1642 aparecen alrededor de una cincuentena de esclavos y esclavas (con una aplastante mayoría femenina). Estos esclavos figuran en los libros parroquiales por dos motivos; o bien por su propio bautismo o por el de sus hijos. En cuanto a su procedencia hay que señalar que ocho son descritos literalmente como morisco-a, de origen berberisco o moro-a, y si al resto simplemente se les aplica el término “esclavo” o “esclava” sin duda la mayoría de ellos serían moriscos o de raza negra. Es de suponer que sus dueños pertenecían a familias más o menos pudientes de Montalbán, reconociendo éste que escribe entre ellas a tres familias de carácter hidalgo; los Barahona, los Delgado y los Villalba, aunque seguramente tendrían título de hidalguía alguna más. A continuación os dejo la relación de todos los que he encontrado:

LIBRO 1 (1558-1586)

Juan, esclavo de Bartholomé Ximénez. (Bautizado)

Juan, morisco criado de Christóbal López Hidalgo. (Bautizado)

Luisa, esclava de nación morisca de Christóbal Ruiz de Castro. (Madre de niños bautizados)

Esperanza, esclava de María Gutiérrez, viuda. (Madre de niña bautizada).

María, esclava de Bartholomé Ximénez de Cañete. (Madre de niña bautizada).

Esperanza, esclava de Juan López Pastrana. (Madre de niños bautizados).

Elena, esclava de Juan González Villarreal. (Madre de niña bautizada).

María Fernández, esclava de Justo Gómez de Siruela. (Madre de niños bautizados).

María, adulta esclava de Bartholomé Ruiz Pastrana. (Bautizada)

Cathalina Moreno, esclava de Juan Cívico. (Madre de niños bautizados).

LIBRO 2 (1586-1612)

Bárbara, morisca esclava de Bartholomé de Laguna (madre de niños bautizados).

Isabel, esclava de Miguel de Castro. (Madre de niños bautizados).

Juana, esclava de Marina Delgado. (Madre de niña bautizada).

Juana, esclava de Pedro Delgado. (Madre niños bautizados).

Isabel, esclava de Pedro Ximénez de Gálvez. (Madre de niños bautizados).

María, esclava de Pedro Martín Poveda. (Madre de niño bautizado).

Francisca, esclava de Francisco Fernández de Écija. (Madre de niños bautizados).

María, esclava de Isabel Rodríguez, viuda. (Madre de niños bautizados).

Juana, esclava de Juan del Castillo. (Madre de niños bautizados).

Isabel, esclava de Christóbal de Castro. (Madre de niña bautizada).

Antonia, esclava de Juan Ruiz de los Moros. (Madre de niño bautizado).

María, esclava de Mayor Fernández, viuda. (Madre de niña bautizada).

Lucía, esclava del licenciado Bartholomé M. (Madre de niño bautizado).

Bitoria, esclava del licenciado Antonio de Valenzuela. (Madre de niña bautizada).

LIBRO 3 (1612-1623)

María, esclava de Juan Garrido. (Madre de niños bautizados).

Cathalina, mora de nación, esclava de Isabel ¿Da…?. (Bautizada).

María, esclava de Juan Rebolledo. (Madre de niño bautizado).

María del Pino, esclava de Pedro Martín Poveda. (Madre de niño bautizado).

Brígida, esclava de Juan Cívico. (Madre de niño bautizado).

Leonor, esclava del alcaide Álvaro Rebolledo. (Madre de niña bautizada).

Ana de Zafra, esclava de Juan del Río. (Madre de niña bautizada).

Francisca, esclava de Leonor de Carmona. (Madre de niña bautizada).

Gerónima, esclava de Antón Ruiz Torralvo. (Madre de niña bautizada).

Paula, esclava de Pedro Martín de Luque. (Madre de niño bautizado).

Ana, de nación berberisca, esclava de Luis Villalba. (Bautizada y posteriormente madre de niño bautizado).

LIBRO 4 (1623-1642)

Francisco, adulto moro de nación, esclavo de Manuel del Pino (bautizado)

Luisa, esclava de Juan Muñoz Zahonero. (Madre de niños bautizados).

María Morena, esclava de Alonso Jurado. (Madre de niños bautizados).

María, esclava de Pedro Ximénez de Cañete, regidor. (Bautizada y posteriormente madre de niño bautizado).

Luisa, esclava de Pedro Ximénez de Cañete, regidor. (Madre de niña bautizada).

Albolia o Arbolea, infiel mora esclava de Pedro Ximénez de Cañete, regidor. (Madre de niños bautizados).

María Ximénez, esclava de Alonso Ruiz Prieto, regidor. (Madre de niños bautizados).

María, esclava de Bartholomé Marín Regidor. (Madre de niña bautizada).

María, esclava de Andrés Barahona. (Madre de niños bautizados).

Lucía, esclava de Pedro Ximénez de Cañete. (Madre de niños bautizados).

Cathalina, esclava de Alonso Ruiz Prieto. (Madre de niño bautizado).

Cathalina, esclava de Xpl. Muñoz. (Madre de niño bautizado).

Lucía, esclava de Juan Muñoz. (Madre de niña bautizada).

María, padres incógnitos, esclava de Bartholomé Marín. (Bautizada).

Ana, mora esclava de Luis Martín Villalba. (Madre de niños bautizados).

Luisa, esclava de Andrés Barahona. (Madre de niños bautizados).

María, esclava de Pedro Barahona. (Madre de niños bautizados).

Mujer morisca barriendo la casa

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Montalbán y la expulsión de los moriscos.

26342_moriscos1_big

Familia morisca.

Hace poco ha llegado a mis manos el libro “Los moriscos en tierras de Córdoba” (1984) de Juan Aranda Doncel, en el que el autor trata y describe de forma magistral y detallada, así como bien documentada, el tema de los moriscos que vivieron en nuestra provincia desde el siglo XIII hasta su expulsión definitiva a principios del XVII. Cuando en 1610 se produce dicha definitiva expulsión de los moriscos españoles, Montalbán contaría con una población aproximada cercana a los mil habitantes. Existen varios documentos que prueban que desde varias décadas antes a la mencionada fecha vivían en nuestro pueblo moriscos, tanto libres como esclavos. Pero primero sepamos algo más acerca de los moriscos; los moriscos (de moro) es como se llamó a los musulmanes convertidos (en teoría) al cristianismo forzosamente por los Reyes Católicos en 1502 o convertidos también voluntariamente. Antes de dicha conversión obligatoria a los musulmanes que vivían en zona cristiana (aún no se había completado la Reconquista) y se les dejaba profesar su fe con más o menos libertad, se les llamaba mudéjares. Sin embargo con los Reyes Católicos se puso fin a la libertad religiosa en España, y unos veinte años después de la conquista de Granada se obligó a los musulmanes a convertirse o a marcharse de España, muchos se fueron pero otros se quedaron como conversos, aunque en muchos casos seguían manteniendo su religión en la clandestinidad. La mencionada guerra de Granada (finales del siglo XV) sumada a la política radical de los Reyes Católicos en materia religiosa hizo que se produjera una emigración de moriscos desde tierras granadinas (donde eran más numerosos) hacia el reino de Córdoba, y en concreto hacia los estados señoriales (como el de Aguilar, al que pertenecía Montalbán) ya que los señores veían con buenos ojos la llegada de moriscos porque en su mayor parte eran agricultores y artesanos cualificados y venían muy bien para dinamizar la economía y dar más prosperidad a sus señoríos y por ende más impuestos y más dinero al señor de los mismos. Como contrapartida los señores de Aguilar (a partir de 1501 Marquesado de Priego), y en general todos, hicieron la vista gorda en mayor o menor medida en cuanto al cumplimiento de la verdadera conversión de estos moriscos. A esto hay que añadir también que muchos moriscos venían también hacia Córdoba como esclavos, como consecuencia de dicha guerra. Así se mantuvieron las cosas durante la primera mitad del siglo XVI, sin embargo cada vez se ponían más trabas e impuestos a los moriscos, obligándoles también a abandonar su lengua, sus costumbres y hasta su forma de vestir, cosa que hizo que los moriscos empezaran a ver con buenos ojos el cada vez más importante poder de los turcos en el mediterráneo y las incursiones de los piratas berberiscos (también musulmanes), pues anhelaban un desembarco de tropas musulmanas que volviera a conquistar Al-Andalus. Toda esta situación dio pie a la Rebelión morisca de las Alpujarras (1568-1571), en la que tras varios años de guerra finalmente fueron derrotados por Felipe II, siendo una guerra muy sangrienta y salvaje y donde también participaron turcos y berberiscos venidos del norte de África a apoyar a los moriscos españoles. Como consecuencia de esta rebelión muchos moriscos huyeron al norte de África, otros sin embargo fueron capturados y deportados como esclavos hacia Andalucía occidental (reinos de Córdoba y Sevilla) y otras zonas de España. Finalmente los moriscos fueron expulsados de manera definitiva a principios del siglo XVII (1610) y reinando ya Felipe III, obligándoles a marchar de España. Esta medida se intentó tomar antes, pero la presión de los nobles catalanes y valencianos y del poder señorial (que se beneficiaban de ellos) la fueron postergando.

expulsion

Vayamos ahora en concreto a los datos que conocemos sobre moriscos que hubo en Montalbán:

Por un documento de la casa de Aguilar, fechado en 1519, sabemos que en Montalbán había un esclavo, y si bien no se menciona si era morisco, su nombre nos hace estar prácticamente seguros de ello. Se llamaba Hamete Facain y tenía un valor de cotización de 6000 maravedíes. Este esclavo morisco posiblemente llegó hasta nuestro pueblo como consecuencia de la emigración desde tierras granadinas tras la toma de Granada y finalización de la Reconquista. Los siguientes datos que doy a partir de aquí son todos sacados del libro que mencioné al principio de esta entrada, “Los moriscos en tierras de Córdoba”. En su página 112, relación de moriscos en Montalbán en 1581, en total 14, todos esclavos, (6 hombres y 8 mujeres). En su página 113, relación de moriscos en Montalbán en 1589, en total 8 (3 hombres libres, 2 mujeres libres, 2 hombres esclavos y 1 mujer esclava). Vemos como en ocho años ha bajado la cifra considerablemente y como también ya hay moriscos libres, también llamados cristianos nuevos. En su página 114, relación de moriscos libres en Montalbán en 1610 (año de la expulsión definitiva), en total 11 personas, no detalla el sexo. Como podemos ver en las cifras anteriores nuestro pueblo recibió sin duda población morisca como consecuencia de la Rebelión de las Alpujarras, en principio la mayoría fueron esclavos, pero vemos como tras varias décadas empieza a consolidarse población morisca libre en Montalbán, lo que nos lleva al documento más interesante que he encontrado en el libro mencionado, y es la relación de bienes raíces (tierras y viviendas) que poseían tres familias moriscas montalbeñas en el momento de su expulsión en 1610. Seguramente otros moriscos vivían en nuestro pueblo, pero aquí sólo se mencionan los que tenían bienes raíces. En sus páginas 274 y 275 se puede leer lo siguiente: “g) Montalbán: En el momento de publicarse el bando de expulsión se contabilizan en la villa señorial de Montalbán sólo tres familias moriscas que poseen algunos bienes raíces, tanto rústicos como urbanos. Los muebles y semovientes han sido malbaratados ante la necesidad de vender apresuradamente. El mayor propietario, Diego Fernández, declara una casa en la Plaza pública, un solar con media fanega de superficie, dos aranzadas de viña, dos fanegas y cuatro celemines de tierra calma en dos pedazos y tres suertes de olivar que suman 150 pies. Todas las pertenencias se hallan libres de carga. Sin embargo los otros dos vecinos registran haciendas modestas. Andrés de Murcia tiene en la Plaza una vivienda y Lorenzo Fernández una casa pequeña terciada con paxa (¿techada? con paja) en la calle Nueva”. Como vemos, el primero de estos moriscos de Montalbán tenía unas posesiones dignas de tener en cuenta, los otros sin embargo gozarían de una economía más modesta, aportándonos este documento el curioso dato de que en 1610 ya existía la calle Nueva, la cual por su nombre podría pensarse que es más reciente, pero como vemos no es así. Redundando sobre esto último, hay que tener en cuenta que la repoblación definitiva de Montalbán fue llevada a cabo a principios del siglo XVI (a partir de 1505), y tan sólo un siglo después vemos que ya aparece documentada la calle Nueva (tercera calle en importancia de la localidad), lo que nos hace llegar a la conclusión de que esta vía pública empezó a crearse muy pronto tras dicha repoblación, y que seguramente albergaría las familias más humildes del pueblo.

calle nueva

Finalmente, en la página 368 del libro mencionado se puede leer que los moriscos de Montalbán, al igual que los del resto de pueblos del Marquesado de Priego, abandonaron España por el puerto de Málaga a últimos de febrero de 1610. Los moriscos procedentes del reino de Córdoba se instalaron en su mayoría en Marruecos y Túnez, aunque algunos marcharon a Turquía. También menciona el libro que algunos regresaron posteriormente de forma clandestina y que otros, los menos, pudieron evitar la expulsión. Espero haber colaborado con esta pequeña entrada del blog a que los montalbeños conozcamos un poco mejor una parte de nuestra historia, la cual es bastante desconocida para la mayoría de la población.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Nombres vernáculos o populares que reciben algunos animales en Montalbán de Córdoba.

A continuación os transcribo una relación de animales (salvajes y domésticos) que en Montalbán reciben un nombre distinto al que tienen oficialmente reconocido. Son nombres que de siempre ha usado el pueblo. En dicha relación hay vertebrados e invertebrados. Amigo lector, si te acuerdas de algún animal más cuyo nombre se dice distinto en nuestro pueblo y no está recogido en esta entrada del blog, te agradecería mucho que me lo comunicaras para incluirlo en la misma, bien dejando un comentario aquí o escribiéndome a mi correo: andresruz75@gmail.com

 

_abejaruco_cc1da6b1

ABEJARRUCO: Abejaruco común. Ave coraciforme. Su nombre científico es Merops apiaster.

 

avefria

AGUANIEVES: Avefría. Forma antigua y prácticamente en desuso en nuestro pueblo para denominar a la avefría, la cual es un ave de la familia de las charadriiformes, siendo su nombre científico Vanellus vanellus.

 

carbonero

AGUAQUÍ: Carbonero común. Ave paseriforme. Su nombre científico es Parus major. El origen del nombre “aguaquí” hay que buscarlo sin duda como imitación u onomatopeya del canto de este bonito pájaro.

 

rapaces-aguiluchocenizo-510x418

AGUILILLO: Diminutivo de “águila”. Esta palabra se aplica a las aves rapaces diurnas de menor tamaño, como aguiluchos, cernícalos, halcones y similares.

 

zorzal-alirrojo-img_6244

ALCONGELA: Zorzal alirrojo. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Turdus iliacus.

 

172-102.-_PAPAMOSCAS_GRIS

ALITA: Papamoscas gris. Ave paseriforme, cuyo nombre científico es Muscicapa striata. En Montalbán se le llama “alita”, debido a la costumbre que tiene de abrir y cerrar un ala rápidamente cuando está posado en algún lugar, movimiento que hace constantemente.

 

imgres

ALOMBRIZ: Lombriz. Los lumbrícidos, comunmente denominados lombrices de tierra, son una familia de anélidos oligoquetos del orden Haplotaxida.

 

hormiga-alada

ALÚA: Hormiga hembra alada (aluda). Las alúas del tipo de hormiga Messor capitatus (“hormigas cabezonas” que le decimos en Montalbán) es usada como cebo en las costillas (trampas para cazar pajarillos). Por lo que los costilleros las buscan durante el otoño excavando en los hormigueros en los días posteriores a las lluvias. 

 

6303087064_6ded9bd2c7

ALUÍN: Diminutivo de Alúa. Hormiga macho alada. No se usa como cebo para las costillas.

 

vencejo

AVIÓN: Vencejo común. Ave apodiforme. Su nombre científico es Apus apus.

 

DSC00221_filtered

AVISAOR (avisador): Pececillo de plata o sardineta. Pequeño insecto de la familia de los Lepismatidae y cuyo nombre científico es Lepisma Saccharina. Vive en los hormigueros de las “hormigas cabezonas” (leer en este palabrario), donde convive con ellas aliméntandose de restos vegetales. En esos hormigueros es donde se buscan las “alúas” (leer en este palabrario “alúa”) y la creencia popular era que estos insectos las avisaban para que se escondieran más profundamente al notar que el hormiguero estaba siendo excavado, por ello cuando una persona estaba cavando y veía algún avisaór se consideraba que era señal de que las alúas ya estaban cerca.

 

luciernaga

BICHITO DE LUZ: Luciérnaga. Insecto del orden de los coleópteros (escarabajos) y de la familia Lampyridae. Tiene la característica de emitir luz, la cual le sirve para comunicarse con su pareja durante la época de apareamiento. En Montalbán era muy común ver luciérnagas a principios del verano, pero la contaminación, en especial de las aguas y la lumínica, han hecho que cada vez cueste más trabajo verlas. La especie de luciérnaga que puede encontrarse en nuestro pueblo es la Nyctophila reichei o luciérnaga mediterránea.

 

cabecita negra

CABECITA NEGRA: Macho adulto de la Curruca capirotada. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Sylvia atricapilla. Recibe el nombre debido al color negro que tiene en la parte superior de la cabeza.

 

cabecita rubia

CABECITA RUBIA: Hembra adulta de la Curruca capirotada. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Sylvia atricapilla. Recibe el nombre debido al color rojizo que tiene en la parte superior de la cabeza.

 

CABEZÓN: Larva acuática parecida a la del mosquito pero más recortada y cabezona. Suele encontrarse en aguas estancadas junto a las larvas de mosquito común. No he podido averiguar de qué especie se trata.

 

226715087

CAMACHO: Pardillo común. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Carduelis cannabina. Es apreciado por su canto y por ello es común verlo enjaulado.

 

conejo

CARITAMONO o MINERO: ConejoOryctolagus cuniculus. Formas simpáticas de llamar a los conejos en Montalbán.

 

ave_carraca

CARLANCO: Carraca. Ave coraciforme cuyo nombre científico es Coracias garrulus.

 

chamarín

CHAMARÍN: Verdecillo. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Serinus serinus. Es apreciado por su canto y por ello es común verlo enjaulado. El origen del nombre seguramente está en la palabra “chamariz”, que proviene del portugués y significa “ave de reclamo”, además de ser una forma antigua y en desuso de referirse a los lúganos (otra ave paseriforme).

 

chicharra

CHICHARRA: Cigarra. Insecto de la familia Cicadidaeque es muy conocido por su constante y ruidoso canto muy típico y represenativo del verano. Su nombre científico es Cicada orni.

 

ciempiés

CIENTOPIÉS: Ciempiés. Forma muy antigua y en desuso de referirse al ciempiés, artrópodo miriápodo de la clase Chilopoda.

 

cigarra

CIGARRA: Cualquier especie de saltamontes de tamaño pequeño o mediano, si bien a las más pequeñitas se les llama tabién “cigarritas”. Estos insectos son artrópodos del orden Caelifera.

 

cigarrón

CIGARRÓN: Cualquier especie de saltamontes de tamaño grande. Estos insectos son artrópodos del orden Caelifera.

 

ciguena

CINGÜEÑA: Cigüeña. Ave Ciconiforme cuyo nombre científico es Ciconia ciconia.

 

Colita

COLITA RUBIA: Colirrojo tizón. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Phoenicurus ochruros. El origen del nombre está en el color rojizo de su cola.

 

Curruca_mosquitera

COMEJIGOS (Comehigos): Curruca mosquitera. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Sylvia borin. El origen del nombre está en que en su variada dieta entran también los higos.

 

autillo

CORNEJA: Autillo. Ave rapaz nocturna estrigiforme cuyo nombre científico Otuss cops. La forma “corneja” para referirse al autillo está recogida en el DRAE, si bien no menciona específicamente al autillo, pero la descripción concuerda perfectamente con el mismo. Seguramente es una forma muy antigua de referirse a los autillos y que a día de hoy está en desuso o se usa muy poco.

 

caracoles-olla-salsa-picante

CORRUCO: Caracol grande terrestre. Se usa esta palabra para referirse a los caracoles de mayor tamaño dentro de los comestibles. Los caracoles son moluscos gasterópodos. Es curioso que en Málaga se usa la palabra “corruco” para referirse a las conchas de mar, moluscos también pero marinos.

 

cuco-_MG_2671

CUCO: Cuclillo. Ave cuculiforme cuyo nombre científico es Cuculus canorus. En primavera es muy habitual oír su inconfundible canto por los alrededores del pueblo.

 

cujá

CUJÁ: Cogujada. Ave aláudida cuyo nombre científico es Galerida cristata. Es muy habitual escuchar su canto en la campiña.

 

collalba gris

CULIBLANCO: Collalba gris. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Oenanthe oenanthe.

 

cochinillas

CURIANA: Cochinilla de la humedad. Con este nombre se conoce en Montalbán a las cochinillas de la humedad, tanto las que se hacen bola (Armadillium vulgare) como las que no (Oniscus). Estos animales son crustáceos terrestres de la familia de los oniscídeos.

 

curilla ave

CURILLA: Curruca cabecinegra. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Sylvia melanocephala. Desconozco el motivo de llamar a este ave “curilla”.

 

curilla

CURILLA: Aceitera común. Insecto coleóptero de la familia de los Meloidaey cuyo nombre científico es Berberomeloe majalis. Cuando se ve amenazado segrega una sustancia tóxica de color rojizo y parecida al aceite llamada cantaridina. Existía la costumbre de escupirle a este insecto hasta lograr que segregara dicha sustancia, recuerdo que de niño nos decían “escúpele verás como le sale sangre”. El origen de llamarle “curilla” está sin duda en el color de este insecto. La aceitera común llega a medir más de siete centímetros, lo que la convierte en uno de los coleópteros más grandes de Europa.

 

espurgabueyes

ESPURGABUEYES: Garcilla bueyera. Ave pelecaniforme cuyo nombre científico es Bubulcus ibis. El nombre le viene porque es muy común verla posada en el lomo del ganado vacuno alimentándose de los parásitos del mismo.

 

gallina ciega

GALLINA CIEGA: Larva de coleóptero. Se llama de esta forma a las larvas de varios tipos de escarabajos, las cuales son grandes, gordas y carnosas, pudiéndose encontrar bajo el suelo o en la madera.

 

cucuchina

GALLINA CUCUCHINA: Gallina conchinchina enana. Gallina de corral de pequeño tamaño. También se le llama “cucuchina” a secas.

GALLITO INGLÉS: Hormiga de campo de tamaño medio, de color rojizo claro, que se caracteriza por su gran rapidez al desplazarse y por su agresividad, posiblemente de ahí le venga el nombre. No he conseguido averiguar de qué especie se trata.

 

Garcilopa

GARCILOPA: Ranita meridional. Pequeña rana de unos cinco centímetros, de un color verde claro muy llamativo. Suele encontrarse en la vegetación de charcas, lagos, lagunas y embalses. Su nombre científico es Hyla meridionalis. En Montalbán se decía que “cuando canta la garcilopa, antes de tres días te mojas la ropa”, en referencia a que anunciaban las lluvias con su canto.

 

gorrión marrueco

GORRIÓN MARRUECO: Pinzón vulgar. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Fringilla coelebs. El motivo de que en nuestro pueblo se le llame así a este ave podría estar en relación con que también habita el norte de África.

 

Cuervo-600x419

GRAJO: Cuervo grande o común. Ave paseriforme de la familia de los córvidos y cuyo nombre científico es Corvux corax. En Montalbán hay un dicho que reza: “Cuando el grajo grajea, si no es mediodía poco lo quea”.

 

grillo cebollero

GRILLO CEBOLLERO: Grillo topo o alacrán cebollero. Insecto ortóptero de la familia Gryllotalpidae. Se trata de un grillo grande y de hábitos subterráneos. Sus patas delanteras están muy desarrolladas para excavar.

 

gorrión

GURRIPATO: Gorrión común. Forma cariñosa y simpática de referirse a los gorriones. El gorrión común es un ave paseriforme cuyo nombre científico es Passer domesticus.

 

cernicalo

HALCONCILLO DE LAS TORRES: Se le llama así al cernícalo, tanto común (Falco tinnunculus) como primilla  (Falco naumanni), aunque está en desuso dicho nombre. El origen está sin duda en su costumbre de anidar en torres y edificios altos.

 

hormiga cabezona

HORMIGAS CABEZONAS: Hormiga campestre cuyo nombre científico es Messor capitatus. Es de tamaño medio y fundamentalmente granívora. Recibe este nombre por el gran tamaño de su cabeza sobre todo de las más grandes o guerreras, las cuales llegan a alcanzar un tamaño destacable. En los hormigueros de esta especie es donde se buscan las “alúas” (hormigas hembra aladas) para utilizarlas de cebo en las costillas (trampas para cazar pájaros de pequeño tamaño).

 

hormigas del demonio

HORMIGAS DEL DEMONIO: Hormiga doméstica olorosa. Pequeña hormiga de color negruzco cuyo nombre científico es Tapinoma sessile. Estas hormigas obtienen gran parte de su sustento en el ámbito doméstico y son atraídas rápidamente por cualquier trozo de comida que pueda estar a su alcance, especialmente lo dulce. Son muy veloces al desplazarse. Tienen además un olor bastante fuerte y desagradable. En Montalbán eran muy comunes en las casas, teniendo sus hormigueros normalmente en el corral. Actualmente siguen existiendo pero están más controladas debido a los insecticidas y a que hay menos corrales terrizos. El nombre de “hormigas del demonio”, como popularmente se les llama, les viene porque son dañinas, ya que había que estar muy pendiente de que no se quedara comida o restos de ésta en ningún sitio donde pudieran acceder, ya que rápidamente se llenaba de estas hormigas impregnándose además de su mal olor.

HORMIGAS DEL SEÑOR: Hormigas muy pequeñas de color rojizo. No he sido capaz de averiguar de qué especie se trata. El nombre le viene en comparación con las hormigas del demonio, ya que las del Señor (Dios) aunque también se pueden encontrar en el ámbito doméstico son menos dañinas para el hombre, debido a que son más lentas al desplazarse y no son tan agresivas a la hora de buscar alimento dentro de las casas.

HORMIGAS GITANAS o TONTAS: Hormiga de tamaño medio, de color negro y de aspecto muy estilizado. No he sido capaz de averiguar de qué especie se trata. Desconozco el por qué se las conoce en Montalbán como “hormigas gitanas”, pero podría ser por su color. También se les llama “hormigas tontas”, y podría estar en relación con su carácter normalmente tranquilo y su forma de desplazarse, la cual resulta en cierto modo titubeante.

 

jagüilla

JAGÜILLA CAGAJONERA: Abubilla. Ave bucerotiforme de la familia Upupidaey cuyo nombre científico es Upupa epops. Se le llama así en nuestro pueblo porque es muy común verla posada en los montones de estiércol donde busca los insectos de los que se alimenta.

 

jopona

JOPONA: Liebre común. Mamífero lagomorfo de la familia Leporidae cuyo nombre científico es Lepus europeaus. El motivo de llamarle “jopona” guarda relación con su parte trasera (jopo) donde destaca su cola, la cual es de color blanco y resalta muy llamativa cuando la liebre va corriendo. La palabra “jopo” significa en nuestro pueblo parte trasera (culo) de persona o animal. En Montalbán existe tradición de cazar liebres con galgos desde tiempo inmemorial.

 

londro

LONDRO: Alondra. Ave aláudida cuyo nombre científico es Alauda arvensis. Son muy apreciadas por su melodioso canto, siendo los londros capaces de remedar el canto de otras aves.

 

agujero nemesia

MARIQUILLA: Araña de tapadera. Aunque no puedo afirmarlo con rotundidad creo que se trata de la araña Nemesia sp., la cual es una araña migalomorfa de la familia Nemesiidae. Hasta hace pocas décadas eran muy comunes en nuestro pueblo, sobre todo en los patios de las casas y también en la calle, sin embargo a día de hoy es muy difícil verlas. Estas arañas esperan agazapadas dentro de su madriguera, la cual tienen taponada con una especie de tapadera, quitándola y saliendo al exterior velozmente en cuanto notan que pasa una posible presa cerca.

 

_mg_9680_r_800_1-2A

MOSCARDA: Mosca de las palomas. Se trata de una mosca picadora de la familia hippoboscidae, cuyo nombre científico es Pseudolynchia canariensis. Este insecto se alimenta de la sangre de las palomas. En Montalbán, aunque en menor medida y sobre todo en ambiente de cazadores, también se le llama “moscardas” a las palomas.

 

images

MUCHUELO: Mochuelo común. Ave rapaz nocturna de la familia Strigidae y cuyo nombre científico es Athene noctua.

 

Operaor

OPERAOR: Tarabilla común. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Saxicola torquatus.

 

orovivo

OROVIVO: También conocido como “gusano del alambre”. Larva de coleóptero (escarabajo) de la familia Elateridae, cuyo nombre científico es Agriotes spp. Este escarabajito es el que de adulto si lo pones boca arriba da un salto (escarabajo click). Estas larvas viven debajo de tierra y son dañinas para la agricultura. Se caracteriza por su llamativo color dorado, siendo el motivo de que en Montalbán se les llame “orovivos”. Eran usadas como cebo en trampas para cazar pájaros.

 

avispa

OVISPA: Avispa común (aunque se puede aplicar a cualquier especie de avispa). Insecto artrópodo de la familia Vespidae y cuyo nombre científico es Vespula vulgaris. Como curiosidad diremos que es muy típica la frase montalbeña “eso es la picá de una ovispa”, para indicar que un asunto o una lesión son de muy poca importancia.

 

avispa

Foto de Iván López Barrera.

OVISPA LUCERA: Avispa macho de la especie Polistes dominula o “avispa cartonera”. Tienen la particularidad de que sus ojos son verdes y de que carecen de aguijón, por lo que no pican, además de que su carácter es más manso y pasivo que las demás avispas. Desconozco el motivo por el que se le llama “lucera”. Suelen aparecer al final del verano para fecundar a las nuevas reinas, siendo poco frecuente conseguir observar alguna. Que yo recuerde, en toda mi vida sólo he visto una avispa “lucera”, y fue de niño en el patio de mi abuela Juana, mi padre fue quien en ese momento me enseñó que esas avispas que tenían los ojos verdes no picaban, cosa que me intrigó y sorprendió mucho. Estuve un buen rato jugando con ella en las manos hasta que siguió su camino volando. 

 

pajarilla

PAJARILLA: Escribano hortelano. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Emberiza hortulana.

 

buitrón

PAJARITO DEL QUEJÍO: Buitrón. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Cinsticola juncidis. Recibe el nombre porque emite continuamente una especie de pitido (“quejido”) muy fino y fácilmente reconocible.

 

Torcecuellos

PÁJARO HORMIGUERO: Torcecuellos. Ave de la familia de los pícidos y cuyo nombre científico es Jynx torquilla. Se le llama así en Montalbán porque se alimenta, entre otros insectos, de hormigas que caza en los hormigueros gracias a su larga lengua.

 

palomita

PALOMITA: Se denomina así en nuestro pueblo a cualquier especie de polilla.

 

paulilla

PAULILLA: Chinche verde. Insecto artrópodo cuyo nombre científico es Nezara viridula. También llamado Chinche hediondo por el mal olor que desprende, sobre todo si se tiene contacto directo con él. También se le llama paulilla a cualquier otro tipo de chinche de similar apariencia aunque sea de distinto color, como por ejemplo el chinche del cereal.

 

pechito rubio

PECHITO RUBIO: Petirrojo. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Erithacus rubecula. Tanto su nombre oficial como el que se le da en nuestro pueblo está en relación con el color anaranjado-rojizo de su pecho.

 

Perdiz_roja

PERDIGÓN: Perdiz roja. Ave galliforme cuyo nombre científico es Alectoris rufa. Quizá sea el ave más apreciada y representativa de nuestra campiña. En nuestro pueblo también se le llama, aunque en menor medida, “perdigocha”.

 

pillamoscas

PILLAMOSCAS: Pequeña araña saltadora de la familia Salticidae y cuyo nombre científico es Menemerus semilibamtus. Es muy frecuente en las casas de nuestro pueblo, sobre todo en las que tienen corral o patio. Es beneficiosa para el hombre, ya que su alimento es mayormente moscas, las cuales caza acechándolas con gran habilidad y dando un veloz salto sobre ellas.

 

Mosquitero común

PIPIRICHI: Mosquitero común. Pequeña ave paseriforme cuyo nombre científico es Phylloscobus collybita. Al mosquitero también se le llama en nuestro pueblo “mosquerito”, por deformación del nombre original, si bien es mucho menos usado que “pipirichi”.

 

podenco-andaluz-grande-620x371

PUENCO: Podenco. Perro de caza muy apreciado por tener muy desarrollados los sentidos de la vista, oído y olfato, lo que le da gran eficacia en la búsqueda de presas.

 

rajaculo

RAJACULO: También llamados en otras localidades “cortapichas” o “saltapicos”. Su nombre científico es Pedetontus unimaculatus, y se trata de un insecto de la familia de los apterígotos, también denominados “cavernícolas”. En el ámbito urbano suelen vivir en las paredes de tapial y es por eso que como cada vez quedan menos casas de ese tipo de construcción también ha disminuido notablemente el número de estos insectos, aunque todavía pueden verse con relativa frecuencia. El método defensivo que utilizan estos animales para huir de sus depredadores es el salto. Cuando era niño jugábamos a hacerlos saltar pisándole con un dedo la cola que tienen, lo que pasa es que al pegar ese salto los animalitos se dejaban la cola atrás (pisada con el dedo), vamos se les “rajaba el culo”, y de ahí le viene el nombre popular con que son conocidos en Montalbán.

 

regalgo

REGALGO: Galgo cruzado con otra raza de perro, habitualmente podenco. A la hembra se le llama regalga. Normalmente criados por desconocimiento, ya que cuando son muy cachorros resulta complicado saber que no son galgos puros. Aunque no tienen las mismas cualidades físicas para correr y cazar liebres que los galgos, en algunas ocasiones se dan casos de regalgos y regalgas que son muy buenos en astucia y velocidad y consiguen atraparlas.

 

regarza

REGARZA: Alzacola. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Cercotrichas galactotes.

 

rosquilla

ROSQUILLA: Milpiés. Miriápodo diplódodo. El nombre de “rosquilla” le viene porque cuando se sienten amenazados o quieren protegerse enroscan su cuerpo formando una espiral (rosquilla).

 

tenacillas

TENACILLAS: Tijereta. Insecto dermáptero cuyo nombre científico es Forficula auricularia. Tanto su nombre más habitual como el que recibe en nuestro pueblo están en relación con las pinzas o tenazas que tiene al final de su abdomen.

 

mantis

TERESA: Mantis religiosa. Insecto artrópodo de la familia Mantidae y cuyo nombre científico es Mantis religiosa. Lo de “religiosa” le viene por la postura que tienen normalmente sus patas delanteras, las cuales se asemejan a alguien rezando. Seguramente por ese mismo motivo se la conoce también como “santateresa” en muchos lugares o “teresa” a secas en el caso de Montalbán.

 

tifa blanca

TIFA BLANCA: Lavandera blanca. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Motacilla alba. Las tifas o tifitas blancas son denominadas normalmente como “tifas” o “tifitas” a secas, ya que son mucho más abundantes que las tifas amarillas.

 

tifa amarilla

TIFA AMARILLA: Lavandera cascadeña. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Motacilla cinerea.

 

tordo estonino

TORDO: Estornino. En nuestro pueblo se le llama “tordos” a los estorninos, tanto negros como pintos. Los estorninos son aves paseriformes de la familia Sturnidae.

 

trepatroncos

TREPATRONCOS: Agateador común. Ave de la familia Certhiidae, cuyo nombre científico es Certhia brachydactyla. Tanto su nombre oficial como el que se le da en nuestro pueblo están en relación con su habilidad para trepar por los troncos, donde obtiene su alimento, compuesto por insectos y arañas.

 

avion

VENCEJO: Avión común. Ave paseriforme de la familia de las golondrinas y cuyo nombre científico es Delichon urbicum.

 

verdon

VERDÓN: Verderón común. Ave paseriforme cuyo nombre científico es Carduelis chloris. Es un ave muy apreciada por su canto, por lo que es habitual verla enjaulada. Su nombre, tanto “verderón”, como “verdón”, está en relación con el color de su plumaje.

 

alcaudon_real_g

VERDUGO: Alcaudón real. Ave de la familia Laniidae cuyo nombre científico es Lanius meridionalis. Se le llama “verdugo” porque, tanto él como las demás especies de alcaudón, tienen la costumbre de empalar a sus presas en elementos puntiagudos como espinas de árboles o arbustos o alambre de espino, para después devorarlas.

 

milano-negro

VILANO: Milano. Forma, en desuso, muy antigua y reconocida por el DRAE para referirse a este ave rapaz, indistintamente si es el Milano negro (Milvus migrans) o el Milano real (Milvus milvus), si bien el primero es mucho más abundante en esta zona.

 

zordilla

ZORDILLA: Bisbita común. Ave paseriforme de la familia Motacillidae y cuyo nombre científico es Anthus pratensis.

 

12993532Tm

ZORZAL GUÍA: Zorzal charlo. Ave paseriforme de la familia Turdidae y cuyo nombre científico es Turdus viscivurus. El nombre de “guía” le viene porque tradicionalmente se pensaba que los zorzales comunes eran guiados en las migraciones por estos zorzales de mayor tamaño, los cuales irían en cabeza de las bandadas.

 

ChotacabrasPardo

ZUMALLO: Chotacabras. Ave caprimulgiforme cuyo nombre científico es Caprimulgus europeaus. El nombre de “chotacabras” tiene su origen en que es habitual verlos volar entre las piaras de cabras, donde se alimentan de insectos, sin embargo popularmente se pensaba que se bebían la leche de las cabras, pero como vemos estas aves son beneficiosas para el hombre, pues son insectívoras. Los chotacabras tienen una apertura de pico muy grande, lo que le ayuda a cazar insectos al vuelo. En Montalbán es muy típica la frase “tienes más boca que un zumallo”, para referirse a alguien que tiene la boca muy grande.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Castillos, torres y atalayas de la Campiña Sur Cordobesa.

portada (2)

Desde tiempos antiguos y a lo largo de la historia del solar campiñés, nuestra comarca ha estado jalonada de construcciones militares de carácter defensivo, castros ibéricos, torres romanas, visigodas, atalayas y castillos árabes, que posteriormente y reformados pasaron a manos castellanas, todos ellos prueba de la importante población que siempre tuvo esta zona de España. Desde aquellas lejanas épocas de la antigüedad donde estos testigos pétreos destacaban entre el gran bosque mediterráneo que cubría la mayor parte de este mar de cerritos, hasta el día de hoy, donde se perfilan en el horizonte entre olivos, viñas y tierras calmas de esta campiña domesticada, han pasado por muchas vicisitudes, muchos enfrentamientos bélicos que les afectaron, y posteriormente, ya en tiempos donde no sufrían los golpes de la guerra, fueron el olvido y el desuso los que hicieron mella en muchos de ellos, los cuales sucumbieron perdiéndose para siempre, como en el caso de nuestro querido castillo montalbeño. Otros, por fortuna, dañados pervivieron y han sido reformados, otros aún esperan esa reparación que los valore y dignifique como parte de nuestra historia. En esta pequeña entrada de mi blog quiero hacer un pequeño homenaje a estos castillos, torres y atalayas campiñesas, mencionando a todos cuantos he podido tener conocimiento de su existencia (muy posiblemente hubiera más) y escribiendo unas breves líneas sobre ellos. También añadiré enlaces a internet para quien esté interesado en saber más sobre estas viejas construcciones militares de nuestro entorno campiñés más inmediato. Espero que os guste.

castillo-de-montemayor-aerea_215110Castillo de Montemayor: También llamado Castillo Ducal de Frías. Seguramente el castillo mejor conservado de toda nuestra comarca y uno de los más bellos de la provincia. Fue construido en el siglo XIV en el proceso repoblador de la mencionada villa de Montemayor. Situado en lo más alto del pueblo y rodeado de arboleda, las vistas desde el mismo y su entorno son extraordinarias.

castillo%20de%20Dos%20HermanasCastillo de Dos Hermanas (Montemayor): Está situado este castillo a unos siete kilómetros al Este de Montemayor, a orillas del arroyo Carchena y en estado ruinoso. Se trata de una antigua fortaleza de origen musulmán. Martín Alfonso de Córdoba usó parte de sus materiales para la construcción del castillo de Montemayor.

cast santaellaCastillo de Santaella: Castillo de origen musulmán ubicado en la localidad mencionada. Los expertos coinciden en atribuir a esta construcción militar factura almohade (siglo XII). Del primitivo castillo sólo se conserva la torre del homenaje, la cual está en un aceptable estado de conservación, así como parte de la muralla, que junto con la mencionada torre hacen un conjunto muy bello y pintoresco.

Torre de Mingo Illán (Santaella): Se trataría de una torre vigía situada cerca del cortijo de Mingo Illán, en término municipal de Santaella y a unos seis kilómetros de dicha localidad, concretamente en el cerro de La Puerca, de 329 metros de altitud. Desconozco si en la actualidad queda algún resto de la misma.

La Torre (Santaella): Estaríamos ante una torre vigía situada cerca del cortijo de La Membrilla, en el pago denominado Cerro de La Torre, aproximadamente a un kilómetro al Sur de La Guijarrosa y concretamente en un cerro llamado Gurugú, que además es vértice geodésico. Desconozco si en el lugar queda algún tipo de resto de dicha torre.

Castillejo (Santaella): Torre vigía de la cual desconozco si queda algún resto y que estuvo ubicada en término de Santaella cercana al Fontanar y al cortijo de Canillas, en un cerro al sur de ambos llamado Cerro del Castillejo.

Castillo de MonturqueCastillo de Monturque: Castillo de época musulmana situado en la citada localidad y del cual sólo ha llegado hasta nuestros días la torre del homenaje, en un estado de conservación bueno.

Atalaya de Chacón (Monturque): Como su propio nombre indica se trata de una atalaya situada en el pago de Chacón, aproximadamente a un kilómetro y medio al Norte de Monturque. Desconozco si queda algún resto de la misma en la actualidad.

Torre de Fernán - Núñez de TemezTorre de Fernán Nuñez de Témez: Esta torre está integrada en el Palacio Ducal de Fernán Núñez. Es de origen árabe y fue conquistada por el capitán Fernán Núñez de Témez a los musulmanes en el siglo XIII, pudiéndose observar aún restos de la misma a pesar de haber sido integrada dentro de la estructura del mencionado palacio. Esta torre es el germen del actual municipio de Fernán Núñez.

aben calezTorre de Aben Calez (Fernán Núñez): Torre de origen árabe de la que aún quedan algunos restos. Está situada en el pago de La Estacá, a escaso medio kilómetro del casco urbano de Fernán Núñez. Esta torre, junto con su poblado e iglesia aledaños fueron destruidos por los musulmanes a principios del siglo XIV, los cuales causaron gran mortandad entre sus habitantes.

la atalaya fernanLa Atalaya (Fernán Núñez): Torre vigía de origen árabe situada a unos cinco kilómetros al Noreste de Fernán Núñez, en el Cerro del Madroño. De esta torre sólo quedan algunos restos de piedras, ya que fue dinamitada en el siglo XX.

Torre de Aben Hance (Fernán Núñez): Torre vigía de la cual se desconoce a día de hoy su ubicación. En el libro “Los castillos de Córdoba” de Mercedes Valverde y Felipe Toledo la única información que se da sobre la misma es que estaba cercana a Torre Albaen (Torrebadén).

Digital Camera

Castillo Anzur (Puente Genil): Castillo de origen musulmán construido en el siglo X y situado a seis kilómetros aproximadamente al Este de Puente Genil. Sólo queda del castillo la torre, visible desde mucha distancia al estar situada en un lugar prominente de la campiña. En los alrededores del castillo se ha encontrado multitud de restos arqueológicos como murallas, vasijas, etc. ya que a los pies del mismo se han asentado diferentes culturas a lo largo de la historia; la ibera, la romana y la árabe.

castillo%20de%20Luna%20(Aguilar)Castillo de Aguilar: También llamado castillo de Poley o castillo de Luna. Situado en Aguilar de la Frontera, sólo quedan algunos restos ruinosos del que fue uno de los castillos más grandes de la provincia de Córdoba. De origen musulmán, aunque posiblemente edificado sobre construcciones de tipo defensivo más antiguas, posteriormente fue reformado y fortificado por los señores de Aguilar, a los que servía de residencia. Ya aparece citado en crónicas del siglo IX.

La Atalaya aguilarTorre de la Atalaya (Aguilar): Como su propio nombre indica se trataría de una atalaya o torre vigía, posiblemente de origen musulmán, que estaba situada hacia el Suroeste de Aguilar de la Frontera, a unos cuatro kilómetros de dicha población, concretamente en el pago de Lomas de la Atalaya, al Norte del camino de los Metedores y en un cerro de 398 metros de altitud y que además es vértice geodésico. Desconozco si queda algún resto de dicha torre o atalaya.

La Torre (Aguilar): Se trataría de una antigua torre vigía de origen musulmán de la cual desconozco si queda algún resto. Su ubicación es un cerro de 489 metros de altitud a unos tres kilómetros al Sureste de Aguilar y en dirección a Moriles.

Castillo_Montilla-1Castillo de Montilla: Castillo de origen medieval que estaba situado en la citada ciudad, en un montículo desde donde se domina toda Montilla. Fue residencia de los señores de Aguilar, tratándose de un castillo muy importante en su época y de grandes dimensiones. En el año 1508 fue mandado derribar por el rey Fernando el Católico como represalia a la rebelde conducta de Pedro Fernández de Córdoba, señor de Aguilar y primer marqués de Priego. Posteriormente, en el siglo XVIII, el duque de Medinaceli construyó en su solar los graneros ducales.

Torre de Castillejos (Montilla): Seguramente estaos ante una antigua torre vigía de origen musulmán, la cual estaba situada al norte de Montilla, concretamente a unos 5 kilómetros de dicha localidad y en las cercanías del cortijo de Castillejos o Castillejo. Desconozco si queda algún resto de la misma.

Castillo-de-La-Rambla-2-e1430238880628Castillo de La Rambla: Castillo de origen musulmán construido a base tapial y almendrilla. Sólo se conserva la torre del homenaje, de 18 metros de altura y conocida por los rambleños como “el torreón”, así como un pequeño trozo de lienzo de muralla junto a dicha torre. Aunque no se sabe con exactitud la fecha de su construcción, por los materiales empleados posiblemente sea del siglo XI o XII. Actualmente es propiedad del Ayuntamiento de La Rambla, el cual lo usa como Museo de la Cerámica.

Castillo del Hornillo (La Rambla): Seguramente se trata de una antigua torre o atalaya de época musulmana, de la cual apenas quedan algunos restos de sillares, ya que al ser de propiedad privada se ha construido sobre la misma en época relativamente reciente. En los alrededores también existen evidencias de un antiguo asentamiento, seguramente de época romana. Se sitúa a unos tres kilómetros al Noroeste de La Rambla, cerca del camino del Hornillo y del arroyo del Barranco del Puro.

La Torrecilla (La Rambla): Se trataría de una torre vigía hoy desaparecida y que según el libro “Los castillos de Córdoba” (de Mercedes Valverde y Felipe Toledo) estuvo ubicada en un cortijo al Norte del camino de La Rambla a La Carlota, entre Santaella y San Sebastián de los Ballesteros. No he podido averiguar qué cortijo puede ser, si bien existen relativamente cercanos a esa ubicación dos pagos llamados Siete Torres y Las Torrecillas, sin embargo ambos están en término de Santaella, desconociendo si alguno de ellos pudiera ser la mencionada Torrecilla.

cast mtbCastillo de Montalbán: Se trataría de una torre vigía de origen musulmán (siglo XI o XII), si bien no es descartable que fuese algo más extenso el recinto fortificado. Estaba situado en dicha localidad a escasos cien metros del casco urbano y en una pequeña colina hacia el Oeste. Esta fortificación militar fue el germen del actual Montalbán. Tras la reconquista fue cayendo en desuso y sus piedras sirvieron de cantera para construir casas y ermitas. Finalmente sus últimas ruinas fueron derribadas hacia el año 1940 para evitar accidentes, ya que muchos niños se iban a jugar allí. En la actualidad no queda ningún resto visible del mismo.

tabarraTorre vigía de Tabarra (Montalbán): Torre vigía seguramente de origen musulmán, de la que no queda ningún resto, la cual estaba situada en un cerro a 358 metros de altitud (el más alto del término municipal montalbeño y conocido como cerro Orteguita) y a unos cinco kilómetros al Sur de Montalbán, en el pago de Tabarra. Hasta la lectura del libro “Los castillos de Córdoba” (de Mercedes Valverde y Felipe Toledo) desconocía que hubiera existido una torre vigía en el pago de Tabarra. En el mencionado libro, en su página 39 y describiendo el castillo de Aguilar, se dice que desde el mismo eran posibles las señales ópticas con la torre vigía de Tabarra (entre otras).

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios

Montalbán en el Diccionario Geográfico de Tomás López (1793).

Mapa General de España y Portugal (1782) por D. Tomás López. l.

Mapa de España y Portugal (1782). De D. Tomás López.

Tomás López (1730-1802) fue un insigne geógrafo real que recibió el importante encargo de realizar un diccionario cartográfico e histórico de España, el cual no llegó a terminar, pero en el que sí dio tiempo a incluir la provincia de Córdoba, y en ella varias páginas dedicadas a Montalbán. El sistema que se usó fue el recopilar información a través de los distintos obispados, por medio de los cuales se enviaba correspondencia a los párrocos de los pueblos para que ellos, u otras personas con suficiente conocimiento, mediante correo contestasen con la información requerida para la confección de tamaña empresa, consistiendo en datos sobre la localidad, distancias a otros pueblos y un pequeño mapa del entorno. La información sobre Montalbán fue dada en marzo de 1793 por el entonces párroco de la localidad D. Rafael Sánchez de Feria y Castillo, hijo del ilustre D. Bartolomé Sánchez de Feria y Morales, escritor de la conocida obra Palestra Sagrada. Resulta realmente interesante leer los datos e información que este hombre dio sobre nuestro pueblo, ya que su elevado nivel cultural dio como resultado un trabajo de una calidad por encima de la media. Existe sin embargo un detalle que creo es erróneo, ya que en el mapa que se adjuntó, el cortijo Prado Hazmaymón, con su Plaza de Armas (actualmente El Prado), donde informa de la gran cantidad de restos arqueológicos que existen, lo dibujó al Noreste de Montalbán, cuando en realidad está al Sureste de nuestro pueblo, tal y como el mismo señor Sánchez de Feria relata en el texto que nos ocupa. Por lo demás se trata de un documento excepcional para conocer el Montalbán de finales del Siglo de las Luces. Para terminar, quiero dar las gracias a mi buen amigo montillano Juan Casado Alcaide por haberme hecho llegar este interesante documento, el cual a continuación comparto con vosotros al completo, espero que os guste:

“Muy señor mío: Al correo próximo en el que recibí la muy favorecida de usted con fecha del 4 de diciembre del año próximo pasado, le dirigí las noticias escasas que he podido adquirir de esta villa con el mapa imperfecto de éste y los pueblos circunvecinos. Pero habiendo caído en aquel entonces en una enfermedad, el sujeto que se encargó de mis papales puso la carta en sitio adonde no he tocado hasta ahora que , suscitado de la última de usted fecha en 9 de febrero del presente año, he preguntado y reconocido mis papeles y entre ellos he hallado detenidos los de usted, a quien suplico rendidamente disimule este accidente no prevendío y las muchas faltas con que desempeña sus amables encargos, bien que no por falta de voluntad, que la tiene para servir a usted muy pronta en su seguro servidor y capellán que su mano besa. Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

Noticia de la villa de Montalbán, en el reino de Córdoba.

A cinco leguas y media, según la reputación común de la antigua metrópoli de la Bética que hoy lo es de este reino y obispado de Córdoba, digo, ciudad para cuyos encomios basta el nombrarla, se halla a la parte del Sur con una leve inflexión a la del Este, la conocida alegre, abundante y real villa de Montalbán, que obtiene por sí vicaría, y es propia de los excelentísimos señores duques de Medinaceli, como marqueses de Priego y de Montalbán y tiene el número de setecientos vecinos.

Tiene una sola parroquia, cuya titular es María Santísima de Gracia en la que ejercen sus funciones dos curas párrocos presentados por dichos señores excelentísimos y los demás ministros, como patronos de ella. Dentro de su recinto hay cinco ermitas, dedicada la una a Jesucristo crucificado con el título de Veracruz, otra a María Santísima de los Remedios, otra a la misma de la Caridad, otra a su dulcísimo esposo señor San José y otra a San Sebastián. A unas cuarenta varas de la población por la parte del Mediodía se halla otra, primorosísima en su fábrica y adornos, dedicada a Jesús con la cruz a cuestas con el nombre y título del Calvario. Nos veríamos en la precisión de hacer una muy larga digresión y de exceder los términos de una compendiosa relación que nos está encargada, si hubiésemos de dar noticia de lo famoso de esta imagen. Bástenos decir para acreditarlo en pocas palabras, que con las limosnas solas de los fieles se mantiene con ostentación su fábrica, que se levantó a las mismas expensas pocos años hace, sus adornos y culto. Que se costean anualmente repetidísimamente funciones e indulgencias circulares de las cuarentas horas, especialmente el día de la Transfiguración, 6 de agosto, en que se hace su fiesta principal con concurrencia de infinitas gentes de los pueblos circunvecinos. Que se hacen continuas romerías de las de diez o más leguas de distancia, muchas veces a pie y no pocas descalzos, sin temor a los rigores de las estaciones, pruebas, cuando no hubiese tantas otras, las más convincentes de que el logro de los favores del cielo por este medio es el efecto de las peticiones de los fieles, las que se confirman en el sin número de muletas, bragueros, trenzas de pelo, tablillas, retratos, cuerpos de plata y cera y otros adornos piadosos que adornan las paredes del santuario con muchas ventajas a las telas más suntuosas.

No nos consta que esta villa halla tenido otro nombre distinto del que en el día se obtiene, aunque mi eruditísimo y venerado padre el doctor don Bartolomé Sánchez de Feria y Morales, que santa gloria haya, en sus memorias eclesiásticas y civiles de Córdoba que con el título de Palestra Sagrada escribió en cuatro tomos, en la disertación y opúsculo histórico y geográfico sobre la antigua población del obispado con reducción al estado presente, hace mención de un pueblo llamado Segovia, nombrado por Hircio, a donde llegó Longino con su ejército a marchas forzadas desde Carmona, y a quien la distancia y a otras señas hace reducirle a esta villa de Montalbán o sus cercanías. Que la situación presente no es la de la antigua Segovia se demuestra en que en las excavaciones que se hacen no se hallan rastros de cimientos antiguos con diverso giro que en el día tienen los edificios, ni con el mismo; no se halla tierra movida otra vez, ni otros monumentos semejantes. Que dicha población debe reducirse a las cercanías es evidente. En efecto, sólo a un cuarto y medio de legua de esta villa, al Sureste, en la cima de un grande cerro que hoy conserva el nombre de Plaza de Armas, tierras del cortijo llamado Prado Hazmaymón, se registran al tiempo de la labor cimientos frecuentes, tejas, ladrillos, perros, plomo y monedas de cobre, de las que algunas conservo en mi poder, romanas, arábigas y góticas, invictísimos testimonios de población; y el que sea la dicha se convence de que no se hallan otros algunos en algunas leguas de circunferencia. En la misma cima, en terreno común, se halla una fuente de agua dulce conducida por caños barreños, cuya estructura denota antigüedad y el no hallarse posesión alguna y el estar al fin de la misma cima da a entender serviría a dicha población.

Se ignora enteramente el tiempo de la erección de esta villa de Montalbán. Lo cierto es que en el año 1530 se halla ya con forma de senado o ayuntamiento y, no siendo las cosas perfectas en su principio, se infiere verosímilmente, se erigió poco después de la conquista por San Fernando III, que por lo respectivo a la ciudad de Córdoba sucedió el día 29 de junio de 1236, y por lo que hace a este terreno sería algún tiempo después. Su fábrica al estilo moderno de poblar es otro testimonio de nuestra congruencia. Consiste en tres anchurosas calles maestras de a ochocientas sesenta y cuatro varas castellanas de largo y  repetidas calles atraviesas que facilitan con muchas ventajas el comercio civil de las gentes,. Su situación sobre tosca en la cima de un cerro de regular elevación y capaz de otra tana población o poco menos, sin tocar en la falda. Giran sus dichas calles de Norte a Sur y las atraviesas de Este a Oeste. Por la parte del Norte nordeste y Noroeste, a corta distancia de la población, hay una cordillera de cerros de poca más elevación que la de la suya, y por todo el resto de su circunferencia se registran grandes y anchurosas llanuras, salpicadas de pequeños cerros, que le hacen alegre, hermosa y apacible a la vista y al cultivo.

La villa no usa otras armas que las de los excelentísimos señores duques de Medinaceli. No nos consta de otro privilegio particular que tenga, sino el de gozar de término común con los pueblos de este estado, que son Montilla, Aguilar, Monturque, Puente Don Gonzalo y Santa Cruz. La distancia de los pueblos circunvecinos se demuestra del plan adjunto. Quisiéramos habernos explayado mucho más y haber dado más cabales noticias de las que damos, empero nuestro corto talento dedicado a otro género de estudio no nos presenta los materiales y especies necesarias para el cabal desempeño del encargo que se nos hace. Las prudentes manos a donde se dirige suplirán nuestras faltas y el deseo que tenemos de ser útil al público y servir con ventajas a los que creen en la bondad de valerse nuestras débiles fuerzas. Don Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

Montalbán, 18 de marzo de 1793. Muy señor mío de mi singular aprecio: Es muy propio de los espíritus grandes ensalzar hasta el extremo aún las cosas más triviales del otro. Al paso de las almas abatidas y enanas no pueden mirar sin horror que hay quien se distinga ni aún aparezca a la vista de las gentes. Usted en el común dictamen y mi trabajo en el mío, están constituidos en aquella clase, y por eso hace de él el elogio que no merece seguramente. Vivo a usted reconocidísimo por el favor que en ello me dispensa, y lo estaré mucho más con que me cuente entre sus muy apasionados.

De aquí a Córdoba hay cinco leguas y media escasas y el camino es: A La Rambla, media escasa, de aquí a Fernán Núñez, una; y de aquí a Córdoba, cuatro. De aquí a Lucena hay cinco leguas, de ellas dos a Aguilar de la Frontera, de aquí a Monturque una; y de aquí a Lucena, dos. Para ir a La Carlota no se pasa por población alguna y dista de este pueblo tres leguas y media.

Creo haber satisfecho al deseo de usted, como lo haré en cuanto esté en mi arbitrio y en cuanto se digne a mandar a éste atento servidor y capellán que su mano besa. Rafael Sánchez de Feria y Castillo.

P.D. Recomiendo a usted la obra de mi verdadero padre, que santa gloria haya, intitulada Palestra Sagrada o Memorial de los Santos de Córdoba, y en el 4º tomo de ella el opúsculo geográfico sobre la antigua población de este obispado con reducción al estado presente, de lo que hablo en la descripción que dirigí a usted por lo útil que le puede ser a los fines que se propone”.

Mapa que se adjuntó. Se puede observar el error al situar el cortijo Prado Hazmaymón al Noreste de Montalbán.

Mapa que se adjuntó. Se puede observar el error al situar el cortijo Prado Hazmaymón y la Plaza de Armas al Noreste de Montalbán.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Pedro Fernández de Córdoba y Pacheco, I Marqués de Priego, ¿la persona más importante en la historia de Montalbán?.

marquessado-de-priego-fernndez-de-crdoba-3-638En los aproximadamente siete siglos que tiene de historia nuestro pueblo (documentada desde mediados del s. XIV hasta nuestros días) es difícil determinar qué persona ha sido la más importante para el devenir del mismo. Sin embargo, considero que Pedro Fernández de Córdoba y Pacheco, primer Marqués de Priego, sí que podría ser un candidato para ostentar dicha “distinción”. Este hombre, titular de la Casa de Aguilar-Priego a finales del siglo XV y principios del XVI fue el principal precursor y protagonista en la repoblación definitiva de nuestro pueblo, el cual estaba sumido en una crisis demográfica que venía arrastrada desde más de un siglo atrás y de la cual no terminaba de salir, dándose el caso de que en el año 1500 y perteneciendo aún Montalbán a la Casa de Montemayor, los titulares de ésta, Doña Beatriz de Montemayor y su esposo Fernán Yáñez de Badajoz (Alcaide Mayor de Écija), en vista de que las medidas tomadas para repoblarlo resultaban infructuosas, decidieron convertir las tierras de Montalbán en una dehesa, lo que hubiera significado la más que posible desaparición de nuestro pueblo. Sin embargo el Marqués de Priego no estuvo de acuerdo con esta decisión, ya que consideraba que las tierras de Montalbán estaban dentro de su jurisdicción y además eran muy relevantes dentro del Señorío de Aguilar para reforzar sus límites al Noroeste y lindando con La Rambla, población ésta importante ya en aquella época y con la que los Señores de Aguilar mantenían continuas disputas desde hacía muchos años por motivos de tierras y lindes. Es decir, el Marqués de Priego estaba convencido de que la forma de fortalecer su poder en aquella zona era sin duda que Montalbán se convirtiera en un núcleo importante de población que pudiera cultivar las tierras y afianzar de esta forma sus dominios señoriales. El Marqués de Priego para conseguir este objetivo urdió un plan;  debido a la enemistad que mantenía con sus primos de la Casa de Montemayor, utilizó una tercera persona para llegar a un acuerdo de compra del castillo y villa de Montalbán, esta persona era otro familiar suyo, el Alcaide de los Donceles (las tres casas nobiliarias; Alcaide de los Donceles, Montemayor y Aguilar, eran familia) el cual compró a Beatriz de Montemayor el lote por tres millones de maravedís, una enorme suma en esa época y prueba de que se consideró a Montalbán muy importante estratégicamente, sin embargo el que realmente pagó fue el Marqués de Priego, así tras una posterior cesión de derechos nuestro pueblo pasó definitivamente a la Casa de Aguilar-Priego en el año 1503. Inmediatamente y ante la carestía de población, el Marqués de Priego encargó a su criado Luis Alvárez (vecino de La Rambla) que procediese a repartir los solares y majuelos (viñas) del término montalbeño a quienes acudieran a poblarlo, lo que supuso un rápido crecimiento demográfico y la consolidación definitiva de nuestro pueblo como núcleo de población permanente, tan es así que pasados menos de cuarenta años ya superaba los 500 vecinos. Visto lo anterior y sopesando las circunstancias que rodearon a todos aquellos acontecimientos para nuestro pueblo, podemos afirmar que de no haber intervenido el Marqués de Priego (defendiendo sus intereses señoriales por supuesto), muy posiblemente Montalbán hubiese desaparecido totalmente como población, ya que además de la escasa cuantía con la que contaba la villa (se calcula que tendría menos de 100 habitantes) los titulares de sus tierras, aún sin desmontar en gran medida, habían decidido convertir el lugar en una dehesa. Por tanto, podríamos afirmar que Pedro Fernández de Córdoba y Pacheco, I Marqués de Priego, podría ser la persona más importante en la historia de nuestro pueblo, ya que sin su decidida intervención en la compra y repoblación de Montalbán a principios del siglo XVI, nuestro pueblo no existiría como lo conocemos.

Escudo de la Casa de Aguilar-Priego

Escudo de la Casa de Aguilar-Priego

553029_10200334112893285_400151835_n

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Breves apuntes sobre el origen de algunos apellidos existentes en Montalbán en la actualidad (2ª PARTE).

vieja parroquia montalbeña

MARQUÉS: Apellido muy antiguo y que está bastante repartido por España. Procede del sustantivo “marqués”, el cual tiene dos significados distintos; en la Edad Media significaba “gobernador o señor de un territorio fronterizo” y en época moderna es un título nobiliario. Este apellido surgió como apodo que recibían los individuos, los cuales no tenían por qué ser marqueses, sino que estarían relacionados de alguna forma con un marqués. Etimológicamente la palabra “marqués” deriva del germánico “markgrave” (“margrave”), compuesto por “mark” (marca o frontera) y “graf” (conde). Tras la caída del Imperio Romano las tribus germánicas (bárbaros) invadieron Europa occidental, éstos dividieron las tierras y las señalaron para repartírselas. Ese mismo origen tienen las palabras “comarca”, “demarcar” o “marcar”. El apellido Marqués llegó a nuestro pueblo en 1904 en la persona de Pablo Marqués Arroyo, natural de Puente Genil.

MÁRQUEZ: Apellido patronímico del nombre propio Marcos, el cual procede del latín “marcellus” que significa “relativo al Dios Marte”. Como la mayoría de apellidos patronímicos tiene su origen en varios lugares, siendo éstos la provincia de Vizcaya, Aguilar (Burgos) y Neila (Burgos), por lo cual no está claro si se trata de un apellido vasco o castellano. En Montalbán existe el apellido Márquez desde los primeros libros de bautismo.

MARTÍN: Este apellido es uno de los más comunes en España. Es de carácter patronímico derivado del nombre de pila Martín, por lo que sin duda tiene varias ramas que nada tienen que ver entre si, existiendo casas solares de este apellido en La Rioja, Aragón, Alegría (Álava), Somorrostro (Vizcaya), Ciudad Rodrigo (Salamanca), Puebla Nueva (Toledo) y otras. La referencia más antigua que se tiene de este apellido es de la alta Edad Media, cuando un caballero francés llamado Martín condujo a las tropas cristianas a una gran victoria contra los musulmanes en Galicia. Martín deriva del  nombre latino “Martinus”, que significa “aquel que está consagrado a Marte, Dios de la guerra y antigua divinidad solar”. Su gran difusión se debió al culto medieval a San Martín Caballero o de Tours”. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Martín.

MATUTE: Apellido toponímico procedente de alguna de las localidades con ese nombre que existen en España, concretamente en La Rioja y Soria, desde donde se extendieron por el resto de España. Etimológicamente procede del vocablo árabe “maqtut”, que significa “tenazas”, en el sentido de “lugar o monte atenazado, recortado”. Este apellido es poco común y está bastante disperso por España.

MORALES (antig. “de Morales”): La mayoría de especialistas coinciden en que el origen del apellido Morales está en Cantabria, concretamente en el lugar de Cuyedo, en la Merindad de Trasmiera, partido judicial de Santoña. Con el paso de los siglos se fue extendiendo por toda España. Aquí en Andalucía fundó importantes casas en Córdoba, Sevilla y Granada, pasando más tarde a Hispanoamérica, siendo un apellido abundante en la actualidad. Es destacable también que este apellido tiene, sin duda, ramas de origen toponímico, ya que son varias las localidades así denominadas en nuestro país, concretamente en las provincias de Soria, La Rioja, Zamora, Salamanca, León y otras. Etimológicamente deriva del latín “mora”, que significa “árbol de la morera”, también llamado “moral”, con lo cual “morales” vendría a ser su plural, es decir varias moreras. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Morales.

MORENO: Este apellido es bastante común en nuestro país, teniendo su primitiva casa solar en Cantabria, concretamente en el Valle de Trasmiera, de ahí se fue extendiendo por La Rioja, Aragón, Castilla La Mancha, Extremadura y Andalucía. Para determinar su origen existen dos teorías, una nos dice que provendría del caballero romano Lucio Murena, la otra teoría estaría en relación con el apodo que pudieron recibir uno o varios caballeros debido a lo oscuro de su piel. La palabra “moreno” proviene de “moro” y ésta a su vez del latín “maurus”. En cualquier caso ninguna de estas dos teorías ha podido ser probada, aunque parece más probable la segunda. En Montalbán el apellido Moreno puede encontrarse desde principios del siglo XVII.

MONTILLA (antig. “de Montilla”): Apellido toponímico procedente de la vecina localidad de Montilla (Córdoba). En nuestro pueblo lleva existiendo desde los primeros libros de bautismo. El topónimo “Montilla” tiene varias hipótesis sobre su origen. En el “Libro de la Montería” de Alfonso XI (siglo XIV) viene mencionada como “Montiella”, sin embargo hay lingüistas que la identifican con la “Montilyana” árabe mencionada por Alhakem II en los “Anales Palatinos”. En cualquier caso el topónimo parece tener una clara raíz latina,  al tener el “mont” (referido sin duda a su ubicación en un lugar elevado) igual que le ocurre a otros municipios del entorno, como Montalbán, Montemayor o Monturque.

 MOSLERO: Estamos ante un apellido netamente montalbeño, ya que el mismo tiene su origen en nuestro pueblo y en el apellido Molero concretamente, el cual llegó hasta Montalbán desde Fernán Núñez. No sabemos por qué motivo (queriendo o sin querer), en su momento se le añadió una S al apellido Molero y se transformó en el actual Moslero, por tanto todos los Moslero del mundo son familia y tienen su origen en Montalbán, y como es natural los Moslero montalbeños están emparentados con los Molero de Fernán Núñez. Como decíamos, a finales del siglo XVIII llegó hasta nuestro pueblo el apellido Molero desde Fernán Núñez, la S se le añadió a la tercera generación de Molero, siendo un apellido que ha proliferado bastante. Sobre Molero, hay que decir que se trata de un apellido de tipo gremial, ya que según el Diccionario de la RAE un “molero” (de “muela de molino”) es un “fabricante o vendedor de muelas de molino”. Etimológicamente “molero” deriva del latín “molam”, que significa “muela de molino”.

 MUÑOZ: Apellido patronímico derivado del nombre propio “Muño”, el cual era muy común durante la Edad Media y que al parecer etimologicamente tiene raíz vasco-ibérica, cuyo significado sería “colina, o elevación”. El apellido Muñoz es muy común en toda España e Hispanoamérica. Como todos los apellidos patronímicos tiene distintos linajes que surgieron sin tener ningún parentesco entre si, por lo cual es muy complicado saber cuál fue su primer lugar de origen. Existen casas solares del apellido Muñoz repartidas por toda España, en lugares como Cuenca, Cantabria, Valladolid, Extremadura, Teruel y otros. En Montalbán es un apellido que puede encontrarse desde los primeros libros de bautismo.

NIETO: Apellido muy antiguo y común en toda España. Al parecer, y aunque no está probado, el origen de este apellido estaría en un nieto del rey de León Alfonso III (siglo IX), el cual al estar viviendo en el solar y palacio de su abuelo le decían “este es el nieto del rey” o  “el nieto”, quedándose de esta forma como sobrenombre y posteriormente como apellido para sus descendientes. Por lo visto anteriormente el apellido que nos ocupa procede de León, desde donde se fue extendiendo por toda España. Etimológicamente la palabra “nieto” deriva del latín “nepta”, “neptis” (nieto-a). En Montalbán el apellido Nieto puede encontrarse ya en los primeros libros de bautismo.

OROZCO (antig. “Orosco”): Apellido toponímico vasco procedente de Orozko (Vizcaya), en la comarca de Arratia-Nervión. En cuanto a su etimología, que es vascuence sin lugar a dudas, hay varias teorías, siendo las más aceptada que “orozko” podría significar “lugar o campo de avena”. En nuestro pueblo puede encontrarse este apellido desde los primeros libros de bautismo.

ORTEGA (antig. “de Ortega”): La mayoría de genealogistas dan al apellido Ortega origen en la realeza del antiguo reino de León. Según parece varios caballeros pertenecientes a la familia de los Duques de Bretaña (Francia) vinieron en el siglo X a ayudar al rey de León Ramiro II en su lucha contra los musulmanes. Como agradecimiento, el citado rey dio en matrimonio a uno de aquellos caballeros a su hija Ortega Ramírez, cuyos descendientes adoptaron el nombre como apellido, cosa muy común en aquella época y durante toda la Edad Media. No sabemos si lo antes mencionado es cierto ya que no está totalmente probado, lo que sí sabemos es que las casas solares más antiguas de las que se tiene constancia del apellido Ortega están en  las montañas de Burgos y el Valle de Mena (Burgos), así como en Carrión de los Condes (Palencia), de esos lugares se fue extendiendo por toda España e Hispanoamérica, siendo especialmente abundante en Andalucía. En nuestro pueblo aparece ya en los primeros libros de bautismo.

ORTIZ (antig. “de Ortiz”): Apellido patronímico derivado del nombre propio de origen vascuence “Orti”, bastante habitual durante el medievo. “Orti” derivaría del nombre de persona latino “Fortunius”, que significa “favorecido por la fortuna”. La primera documentación donde aparece es del lugar de Leyre, perteneciente a Yesa (Navarra), donde se menciona a una persona llamada Orti Ortiz, en el año 1043. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos existen diversas ramas las cuales no tienen por qué estar emparentadas y que fueron surgiendo en distintos puntos de la geografía española con el paso de los siglos, destacando las de Vizcaya, Cantabria, Asturias, Valencia y Sevilla, entre otras. El apellido se fue extendiendo por toda España y pasó después hasta Hispanoamérica, siendo un apellido bastante habitual en la actualidad. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ortiz.

PADILLA (antig. “de Padilla”): Apellido toponímico castellano al que la mayoría de tratadistas dan origen en la localidad burgalesa de Padilla de Yuso (en la actualidad se denomina Padilla de Abajo), aunque no es descartable que con el paso del tiempo hayan surgido otras ramas provenientes de otras localidades españolas así llamadas que existen en las provincias de Valladolid y Guadalajara. Desde Castilla se fue extendiendo hacia el sur este apellido, siendo Andalucía uno de los lugares donde más ha proliferado. Padilla es el nombre que se le daba en lengua castellana a una herramienta (especie de pala) utilizada por los panaderos; también podría referirse a un tipo especial de horno aislado, de una sola boca y en el cual se usaban palas de largos mangos para situar los alimentos en el interior. El apellido Padilla está bastante extendido por España. En los primeros libros de bautismo montalbeños no aparece el apellido Padilla pero sí que figura en la relación de vecinos de nuestra villa realizada en 1750.

PÁEZ: Apellido patronímico procedente del nombre propio Paio, el cual era bastante común durante la Edad Media en Asturias, Galicia y sobre todo Portugal, siendo el equivalente gallego de Pelagio o Pelayo. Los tratadistas coinciden en dar origen gallego al apellido Páez, concretamente en Pontevedra, si bien otras importantes casas solariegas del mismo surgieron en Oviedo y en Aragón, aunque en este último lugar al parecer eran también de origen gallego. El apellido se fue extendiendo hacia el sur con la reconquista, surgiendo además una importante rama del mismo en Sevilla. El nombre Paio o Payo deriva del nombre propio griego “Pelagius”, que podría significar “el marino” u “hombre de mar”. El apellido Páez que existe en la actualidad en nuestro pueblo proviene de Miguel Páez Agout, natural de Pedrera (Sevilla) y llegó a Montalbán a mediados del pasado siglo XX.

PALACIOS: Apellido relativamente común en España y que tendría dos procedencias bien distintas. Según los estudiosos de genealogía el apellido Palacios proviene del Valle de Carranza (Álava), desde donde se fue extendiendo por Castilla y Navarra y posteriormente por toda España. Sin embargo a este origen hay que sumar también otro de carácter toponímico, ya que en nuestro país existen varias localidades con este nombre (en Asturias, Burgos, Valladolid, Ávila, León, Salamanca, Zamora, Palencia y otros), las cuales sin lugar a dudas han dado pie a nuevas ramas de este apellido. Etimológicamente el nombre “palacio” proviene del latín “palatium” (“Monte Palatino”, palacio de los Césares sobre este monte). Es la palabra con la que se designaba la residencia del emperador romano desde Augusto, por haber sido dicha edificación construida en el Monte Palatino, una de las siete colinas de Roma. Parece que el topónimo derivaba de “palari” (apacentar), ya que había muchas ovejas que allí pastaban. En cualquier caso, con el tiempo, el nombre sirvió para designar cualquier residencia principal o palaciega. En nuestro pueblo el apellido Palacios ya existía en los primeros libros de bautismo.

PARRA: Poco se sabe sobre este apellido, el cual tiene varias hipótesis sobre su origen, sin embargo la mayoría de estudiosos le dan origen castellano. En Zaragoza apareció una moneda del año 33 D.C. con el nombre de “Cayo Pomponio Parra”, lo cual nos demuestra lo muy antiguo que es este apellido, otra cosa distinta es saber si aquel Parra de época romana ha podido llegar hasta nuestros días o si los Parra actuales forman parte de linajes distintos y que nada tienen que ver con él, siendo ésto último lo más probable. Como dijimos antes, los tratadistas le dan al apellido Parra origen castellano, aunque no especifican de qué parte en concreto, de ahí se fue extendiendo hacia el sur con la reconquista, creándose importantes casas de este apellido en Sevilla, Jaén y Linares (Jaén). Además hay que sumar a lo anterior su carácter topónimico, ya que existen varias localidades llamadas La Parra en España (en Asturias, Valencia, Ávila, Badajoz, entre otros), de los cuales han salido sin duda nuevas ramas de este apellido. Una parra es una vid levantada artificialmente, y en cuanto a su etimología, la palabra “parra” podría derivar del gótico “parra” (“enrejado, cercado, glorieta”), aunque no se sabe con exactitud.

PÉREZ: Apellido patronímico, muy común en toda España e Hispanoamérica, derivado del nombre propio Pedro, que antiguamente se escribía Petrus, Pere o Pero, siendo un nombre muy común en la Edad Media. Los orígenes del apellido hay que buscarlos en la dicha época, cuando el nombre Petrus se fue transformando en Pere y de éste surgió Pérez. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos surgieron distintas ramas por España, la cuales nada tienen en común y se fueron extendiendo por toda la península. Son varios los países, entre ellos Israel, en los que habitan descendientes de los sefardíes que siguen llevando este apellido, sólo que transformado en Peretz o Peres.  En cuanto a la etimología de Pedro, el mismo deriva del nombre Petrus, que a su vez proviene de la voz latina “petra” (piedra, roca). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Pérez.

PEREZ DE LA LASTRA: Apellido muy poco común en España, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con diferencia de la siguiente, que es Cádiz, siendo estas dos provincias andaluzas las únicas de España donde hay un número destacable de personas que llevan el apellido Pérez de la Lastra. Este apellido está compuesto por un apellido patronímico (Pérez) al que en su momento se le agregó una coletilla de carácter toponímico (de la Lastra), la cual debe tener su origen en alguna de las localidades así llamadas que existen en nuestro país, concretamente en las provincias de Palencia, Ávila y Cantabria. Por tanto estaríamos ante una rama del apellido Pérez al que se le agregó el nombre del lugar donde residían o del que procedían. “Lastra” es una palabra de origen latino que significa “piedra plana”. Los romanos utilizaban las lastras para pavimentar sus calles, proceso al que denominaban “lastricare” (pavimentar). El apellido Pérez de la Lastra llegó a Montalbán a principios del siglo XIX en la persona de José Pérez de la Lastra Texada, natural de Sevilla.

PINEDA (antig. “de Pineda”): Apellido toponímico al que la mayoría de tratadistas dan origen en el municipio de Pineda de la Sierra (Burgos), aunque no es descartable que otras ramas de este apellido puedan proceder de otras localidades con ese mismo nombre existentes en las provincias de Asturias, Barcelona, Cuenca, Gerona, Tarragona o Salamanca, entre otras. El diccionario de la RAE nos dice que la palabra pineda significa “pinar”, y etimológicamente deriva del latín “pineta”, que es plural de “pinetum”, por tanto el origen del topónimo posiblemente está relacionado con la existencia de pinares en las inmediaciones de las localidades a las que se les dio ese nombre. Este apellido se encuentra bastante repartido por España y en Andalucía es relativamente común. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Pineda.

DEL PINO: Aunque la mayoría de tratadistas suelen darle a este apellido origen riojano (Logroño), debe tenerse en cuenta que existen varias localidades en España con el nombre Pino o El Pino (Lugo, Asturias, Zamora, Murcia, Cáceres y otros), así que con toda seguridad este apellido también tiene sus ramas de procedencia toponímica. En cualquier caso es muy difícil saber cuál fue el primer linaje del mismo. Etimologicamente la palabra “pino” deriva del latín “pinus”, cuyo significado es el mismo, (árbol conífera), y ésta a su vez probablemente deriva de la antigua raíz indoeuropea “pei(e)” (grasa, resina). El apellido Del Pino ya existía en los primeros libros de bautismo de Montalbán.

POLONIO: Este apellido es poco común en España, siendo la provincia de Córdoba  donde más abunda. En la provincia de Sevilla también existe un destacable número de personas con este apellido. Hay que mencionar también que como consecuencia de la emigración durante el pasado siglo XX se ha extendido hacia las provincias de Barcelona y Madrid. Lo único que he podido averiguar sobre el origen de este apellido es que al parecer es de origen lombardo (Lombardía, Italia) y que deriva del nombre de persona Polonio, el cual era bastante frecuente en época tardomedieval, el cual a su vez procede  del nombre greco-latino “Apollonius”, que etimológicamente viene a significar “relativo a Apolo” (Dios de la luz y del Sol). Este apellido llegó a Montalbán procedente de Montilla en el pasado siglo XX. En la vecina localidad de La Rambla también existe este apellido.

PRIETO: Apellido muy repartido por toda España, en Andalucía es bastante común, especialmente en las provincias de Sevilla y Córdoba. Según los tratadistas el origen del apellido está en la Edad Media, ya que la mayoría coinciden en que el primero del linaje fue el infante Juan, segundo hijo de Bermudo II, rey de León (siglo X). Juan, llamado de sobrenombre “el Prieto”, fue un guerrero que destacó en la lucha contra los musulmanes. Por lo tanto, este linaje tiene su inicio en la casa real, aunque no es descartable que surgieran otras ramas de este apellido distintas posteriormente. En tiempo de Fernando III aparece otro caballero llamado Don Suero Prieto el cual estuvo al servicio de dicho monarca en la toma de Sevilla. Tras la toma de la ciudad el rey le concedió heredades y tierras, parece ser que de este tronco es de donde surgen después todos los Prieto andaluces. Posteriormente el apellido pasó a Hispanoamérica. El significado de la palabra “prieto” es el de “ajustado, ceñido, estrecho, duro o denso” y referido a un color quiere decir “muy oscuro, que casi no se diferencia del negro”. Etimológicamente procede del verbo “apretar”, el cual deriva de la voz latina “appectorare”, que deriva a su vez de “pectus” (pecho), (apretar contra el pecho). El apellido Prieto puede encontrarse en los primeros libros de bautismo de Montalbán.

PULIDO: Apellido de origen castellano, de las montañas de Burgos concretamente, desde donde se fue extendiendo hacia el Sur hasta llegar a Andalucía, pasando también a Hispanoamérica. Ya en el siglo XVI existía una importante rama de este apellido en la ciudad de Toledo y otra en Madrid. Este apellido ya aparece en los primeros libros de bautismo montalbeños, sin embargo no se trata directamente del mismo que existe hoy en día en nuestro pueblo, ya que el apellido Pulido actual llegó hasta aquí a mediados del siglo XX procedente de Aguilar de la Frontera y en la persona de Laureano Pulido Palma, “el Laure”, hombre muy conocido y querido en nuestro pueblo. La palabra “pulido” significa “acción y efecto de pulir” o “agraciado y de buen parecer”, por lo que el origen de este apellido podría estar en las características físicas o en el buen aspecto de las vestimentas o armaduras de los primeros caballeros que lo portaron, los cuales seguramente lo recibirían como apodo. En cuanto al origen etimológico, el verbo “pulir” deriva del latín “polire” (alisar por presión, limpiar).

QUESADA (antig. “de Quesada”): Apellido toponímico procedente de Quesada (Jaén). Fue originalmente el apellido de la nobleza de dicha localidad. Desde tierras jiennenses se fue extendiendo por toda España e Hispanoamérica. El nombre del pueblo, según parece, surge de la castellanización de la palabra árabe “chayda” (“lugar fértil”), a la que se sumó “casa”,  quedando “casa-chayda”, la cual se transformó finalmente en Quesada. Como curiosidad hay que aportar que en El Quijote, Cervantes menciona Quesada como una posible alternativa al apellido de Don Alonso Quijano (Don Quijote). En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Quesada.

RADA (antig. “de Rada”): Apellido toponímico que puede tener dos lugares de procedencia, Rada (localidad perteneciente al municipio de Voto, Cantabria) o Rada (concejo perteneciente al municipio de Murillo el Cuende, Navarra). Es un apellido poco común en España, aunque se encuentra bastante repartido, existiendo también en Hispanoamérica. Se sabe que el apellido Rada lleva existiendo en Montalbán como mínimo desde principios del siglo XVIII. El Diccionario de la RAE nos dice que una “rada” es una “bahía, ensenada, donde las naves pueden estar ancladas al abrigo de algunos vientos”. Etimológicamente procede del francés “rade” y del inglés antiguo “rad”.

REYES (antig. “de Reyes”): Antiguo apellido, muy frecuente y repartido por toda España. La más antigua referencia a este apellido nos la dio el obispo de Orense Don Servando (confesor del rey Don Rodrigo, último rey godo), este clérigo nos dejó escrito el “Libro de Linajes”, donde menciona a un noble caballero de ilustre familia romana llamado Clemente Reyes. Sin embargo otros tratadistas e historiadores nos dicen que el progenitor de este apellido fue Don Gonzalo de Reyes, el cual vivió en el siglo VII y era señor de la casa y torre de Bocirios, en Chantada (Lugo). De ahí se fue extendido el apellido por Asturias, León y ambas Castillas hasta llegar a Andalucía y posteriormente a Hispanoamérica. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Reyes. La palabra “reyes”, como sabemos, es el plural de “rey”, la cual tiene su origen etimológico en el latín “rex” y “regis”, que significa “gobernante”.

RIVILLA (antig. “de Rivilla”): Apellido toponímico procedente de Rivilla de Barajas (Ávila). Es poco frecuente y se encuentra repartido por toda España, siendo las provincias donde más abunda las de Córdoba, Ciudad Real, Jaén, Madrid y Barcelona. El topónimo Rivilla deriva del latín “ripella”, diminutivo de “ripa”, que significa ribera, ribazo o terraplén inclinado junto a un curso de agua. El municipio de Rivilla de Barajas se encuentra junto al río Zapardiel, así que con toda seguridad en la cercanía con dicho río está el origen del topónimo. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya puede encontrarse el apellido Rivilla.

RÍO (antig. “del Río”): El apellido Río o “del Río” tiene, al parecer, procedencia asturiana, concretamente su casa solar primitiva estuvo en Luarca hacia el año 1200, desde ahí se fue extendiendo hacia Cantabria y posteriormente hacia el sur por toda la península. Etimológicamente deriva del latín “rivus” (arroyo). En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido “del Río”.

RODA: Apellido toponímico que puede proceder de cualquiera de las varias localidades que existen con ese nombre en España, concretamente en Pontevedra, Orense, Asturias, Murcia, Sevilla, Albacete, Huesca y Segovia (entre otros). El apellido Roda no es muy frecuente, estando disperso por España, si bien donde más abunda es en Cataluña, Aragón, Murcia y Andalucía. El topónimo Roda en lo que se refiere a su etimología podría tener varios orígenes, bien del latín “rota”, que significa “rueda” o de las voces árabes “rutba”, que significa “lugar de vigilancia y aduana” o “rawda”, que significa “huerto o jardín”.

RODRÍGUEZ: Apellido patronímico procedente del nombre Rodrigo. Este apellido es muy común en España e Hispanoamérica. Como ocurre con todos los apellidos patronímicos existen varias ramas del mismo que han ido surgiendo con el tiempo y que nada tienen que ver entre si, por lo cual es muy difícil saber cuál es la casa solar más antigua de este apellido. Aún así, la mayoría de tratadistas afirman que el punto de origen de este apellido estaría en Asturias y en general la zona norte de la Península Ibérica durante la alta Edad Media. Hay especialistas en genealogía que sostienen que el origen de este apellido estaría en el rey Don Rodrigo (último rey godo), sin embargo al ser Rodrigo (Rodericus) un nombre bastante común en aquella época es de seguro que habría otros caballeros así llamados y de los que pudieron surgir otras ramas de este apellido, además viendo la enorme difusión de este apellido resulta prácticamente imposible que surgiera de una sola rama familiar. Rodrigo deriva del nombre germánico “Rodric” o “Roderic”, que aúna las voces “hrod” (fama, gloria) y “ric” (rico, famoso), y que vendría a significar “caudillo famoso”. En España el nombre fue latinizado como Rodericus, para más tarde transformarse en Rodrigo. En los primeros libros de bautismo montalbeño ya aparece el apellido Rodríguez.

ROMERO: Este apellido proviene del sustantivo romero, el cual proviene de la palabra griega y latina “romaeus”, planta aromática. Los expertos en heráldica consideran que el apellido Romero se originó en Galicia, sin embargo por lo muy antiguo de este linaje es muy complicado averiguar cuáles fueron las primeras familias en portar el apellido, además de que según parece, los Romero del reino de Aragón tienen un origen distinto. Caballero con el apellido Romero lucharon a favor de Pedro I de Castilla en la guerra civil que mantuvo con su hermano Enrique II de Trastámara por el trono de Castilla (siglo XIV). También se tiene constancia de caballeros con este apellido que participaron en la toma de Granada a finales del siglo XV. El apellido Romero se fue extendiendo de norte a sur, siendo muy abundante en toda España. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece este apellido. 

ROLDÁN: Apellido patronímico de origen francés y derivado del nombre propio “Roland”, el cual era muy común en época medieval. Durante la reconquista algunos caballeros de este linaje pasaron a España para colaborar en la lucha contra los musulmanes, sirviendo al rey Jaime I de Aragón. Caballeros con este apellido destacaron en la toma de Murcia a los moros. Como curiosidad hay que aportar que Roland (Roldán en España) era el nombre del célebre caballero francés que sirvió al rey Carlomagno (siglo VIII) y que murió en la batalla de Roncesvalles, la cual dio pie al famoso cantar de gesta francés, “La canción de Roland”. El nombre Roland deriva del germánico “hrod” (riqueza, gloria) y “land” (tierra), que vendría a significar “aquel que viene de una tierra gloriosa o rica”.

RUIZ: Apellido patronímico procedente del nombre Rui o Ruy. Este apellido es muy común en España e Hispanoamérica. Al igual que pasa con todos los apellidos patronímicos existen varias ramas del mismo que han ido surgiendo con el paso de los siglos y que nada tienen que ver entre si, por lo cual es muy difícil saber cuál es la casa solar más antigua de este apellido. Aunque, como hemos dicho, no se sabe su primer lugar de origen, la mayoría de tratadistas le dan procedencia castellana, además el nombre Rui era muy común en ambas castillas durante la Edad Media, aunque también hay quien le da origen gallego o asturiano. Si tomamos por cierta esta teoría, el apellido Ruiz se fue extendiendo posteriormente por el resto de España y pasó después a Hispanoamérica. El nombre Rui o Ruy era muy común en ambas castillas durante la Edad Media, siendo el mismo un diminutivo de Rodrigo, el cual, como ya vimos, es un nombre de origen germánico que deriva de “Rodric” o “Roderic”, que aúna las voces “hrod” (fama, gloria) y “ric” (rico, famoso), y que vendría a significar “caudillo famoso”. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ruiz.

RUZ (antig. “de Ruz”): Apellido típicamente montalbeño, es uno de los más comunes de la localidad, siendo Montalbán el lugar donde es más abundante en todo el mundo. Existe también este apellido en otros municipios de la campiña cordobesa como Montilla, La Rambla o Espejo, entre otros, y está también presente, aunque con mucha menos frecuencia, en la mayoría de provincias andaluzas, siendo muy difícil encontrarlo fuera de Andalucía. El caso de Montalbán es en verdad sorprendente, ya que el apellido estuvo a punto de desaparecer a principios del siglo XVIII, siendo uno de sus últimos portadores Ana de Ruz de Lara (1697-1764) la cual estaba casada con Acisclo Antonio Gómez de Arroyo (1694-1764), pues bien, el apellido Ruz materno pasó como primero a sus hijos (cosa muy común en aquellas fechas) y se da la circunstancia de que en la actualidad todos los Ruz montalbeños descendemos de esta mujer. El apellido Ruz ha pasado en dos siglos y pico de estar próximo a su desaparición a ser uno de los más abundantes en Montalbán, la explicación a este hecho podría estar en la alta frecuencia con que se han dado en nuestro pueblo familias Ruz con muchos hijos y en su mayoría varones, cosa que se sigue repitiendo en la actualidad, y aunque ya no se suelen tener tantos hijos como antes, sí que siguen predominando claramente los varones. En cuanto al origen del apellido hay varias teorías; una de ellas está en el posible origen suizo, ya que existe un lugar denominado Val de Ruz (Valle de Ruz) en aquel país, otra le da origen francés, ya que en el país galo existe el apellido Ruz (se escribe exactamente igual). Una hipótesis bastante extendida hace años, pero que ha quedado totalmente descartada, es la de que el apellido pudo venir con repoblaciones de Carlos III de mediados del siglo XVIII, cosa imposible, puesto que el apellido Ruz ya existía en Montalbán dos siglos antes de dichas repoblaciones. Otra teoría sobre el origen del apellido Ruz está en la Córdoba musulmana, ya que existía una poderosa familia  llamada los Banu-Rus (a la que pertenecía el gran Averroes). Por otro lado está lo que afirman la mayoría de tratadistas y expertos, que el apellido Ruz es netamente andaluz y toponímico, siendo su procedencia el municipio de Rus (Jaén), estando por tanto emparentado con el apellido Rus, bastante frecuente en la provincia de Jaén, dándose la circunstancia de que con el paso del tiempo se le trocó la S por una Z, cosa ésta que ha ocurrido con muchos otros apellidos y por tanto no nos debe extrañar lo más mínimo. Personalmente, tanto por la repartición geográfica, como por la antigüedad que tiene este apellido en nuestra comarca, así como por su antigua forma de escribirse con la preposición “de” delante, me inclino por la opción del origen toponímico derivado de Rus (Jaén), además hay muchos apellidos de otros pueblos de Jaén en la campiña cordobesa, ya que gran número de colonos de aquellas tierras vinieron hasta aquí tras la Reconquista a partir del siglo XIII. En cualquier caso no está totalmente demostrada ninguna teoría, aunque como ya dijimos, actualmente la más aceptada es la que lo relaciona con Rus (Jaén). En cuanto a su etimología, el apellido Ruz podría derivar del latín “rus”, “ruris”, que significa “propiedad rural”. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Ruz.

SAETERO: Apellido de origen militar. El “saetero” era el soldado que luchaba con arco y saetas (flechas). Este apellido tiene su origen en la Edad Media, cuando los cuerpos de saeteros eran una muy importante parte de los ejércitos. El apellido Saetero es muy escaso en España, dándose sólo de manera mencionable en las provincias de Córdoba y Vizcaya, y aún así en escaso número. A finales del siglo XV y durante la toma de Granada, los Reyes Católicos establecieron en Córdoba la corte real, lugar también donde se asentaba parte del ejército, concretamente el cuerpo de saeteros se estableció en lo que es hoy el barrio de San Basilio (junto al Alcázar), por lo que es muy probable que algún saetero de aquellos al finalizar el conflicto bélico contra el reino nazarí se quedara por estas tierras y empezara a usar como apellido su especialidad militar. Etimológicamente la palabra “saeta” deriva del latín “sagitta” (flecha). En los primeros libros de bautismo ya aparece el apellido Saetero.

SALCES (antig. “de Salces”): Salces es un apellido toponímico que procede de la localidad homónima existente en Hermandad de Campo de Susso (Cantabria). Es éste un apellido muy poco frecuente en España y típicamente montalbeño, viniendo ya recogido en los primeros libros de bautismo de nuestro pueblo, donde ha proliferado mucho desde finales del siglo XVI hasta nuestras fechas. Salces es el plural de “salce”, que el Diccionario de la RAE nos dice que significa “sauce”, seguramente “salce” es una forma más antigua de referirse a este árbol. Deriva del latín “salix, -icis” (sauce). Es destacable que en Cantabria se le llama también “salcera”, a un tipo de sauces que se crían junto al Ebro y que son abundantes en el arroyo que cruza el pueblo de Salces, dicha abundancia de sauces en la zona es sin duda el origen del nombre de esta localidad cántabra.

SÁNCHEZ: Apellido patronímico derivado del nombre propio Sancho. Está muy extendido por España e Hispanoamércia, siendo uno de los apellidos más comunes en la actualidad. Al igual que otros apellido patronímicos es muy difícil determinar el origen concreto del apellido Sánchez, ya que surgieron distintas ramas durante Edad Media las cuales nada tienen que ver entre si, siendo las casas solariegas más antiguas de las que se tiene constancia las de Asturias, Cantabria, Navarra, La Rioja y Aragón. Desde esas zonas se fue extendiendo hacia el Sur con la Reconquista y pasó después a América. En cuanto a la etimología, el nombre Sancho, que era muy común en la edad media, parece provenir del vocablo latino “sanctius” (santo). El apellido Sánchez aparece ya en los primeros libros de bautismo montalbeños.

SANTOS: El apellido Santos o “de los Santos” parece tener un claro origen castellano. Se sabe que este apellido tuvo una muy antigua y noble casa solariega en la villa de Santillana del Mar (Cantabria), pasando posteriormente a las localidades de Revilla, Ruiloba y Espinosa. Además de esto, casi con total seguridad, de este apellido debieron surgir otras ramas de carácter toponímico, ya que existen localidades con ese nombre en las provincias de Salamanca, Valencia, Madrid y Badajoz (entre otras). Este apellido es bastante común y se encuentra muy repartido por toda España, pudiéndose encontrar en los primeros libros de bautismo montalbeños, si bien era una rama distinta a la actual, ya que el apellido Santos que existe a día de hoy en nuestro pueblo llegó hasta aquí a principios del siglo XX. En cuanto a su etimología, la palabra “santo” viene del latín “sanctus”, que deriva a su vez del verbo “sancire” (consagrar, sancionar”).

SEGOVIA (antig. “de Segovia”): Apellido toponímico procedente de la ciudad castellana del mismo nombre. Es un apellido relativamente frecuente en España, estando documentado en nuestro país desde el siglo XIII. En Montalbán aparece ya en los primeros libros de bautismo a mediados del siglo XVI. El topónimo Segovia es de origen celtíbero, sin embargo se desconoce cual puede ser su significado. Como curiosidad referida a nuestro pueblo es destacado mencionar que en la antigüedad existió en la provincia Bética romana una ciudad llamada Segovia, la cual fue situada por el escritor Bartolome Sánchez de Feria en su libro “Palestra Sagrada” en Montalbán o sus cercanías, sin embargo ésto  es erróneo, ya que aquella santigua Segovia se ha demostrado que estaba a orillas del rio Genil, a medio camino entre Palma del Rio y Ecija, concretamente en el lugar llamado Isla del Castillo.

SILLERO: Apellido bastante común en nuestro pueblo. Sobre su origen hay varias hipótesis, aunque ninguna esta totalmente probada, si bien podría ser que ambas fueran verdaderas y haberse desarrollado este apellido en España en varias ramas que nada tendrían en común. Una de ellas nos dice que podríamos estar ante un apellido de origen toponímico procedente de las localidades llamadas Cillero existentes en Cantabria y en Lugo. Por otra parte también hay dos posibilidades en cuanto a un origen gremial, una de ellas seria el “cillero”, que era la persona encargada de guardar el diezmo de la Iglesia en la “cilla” (casa donde se recogían los granos y frutos), y por otra parte esta el “sillero” que es una persona que se dedica a fabricar, reparar o vender sillas. A las anteriores habría que sumar un cuarto posible origen que estaría en el extranjero, ya que hay tratadistas que afirman que algunas familias del apellido Sillero proceden de los Países Bajos, donde su apellido era Sellier. Cualquiera de estas hipótesis puede ser buena, incluso las cuatro al tiempo, porque como dijimos antes es muy posible que este apellido se haya desarrollado en varias ramas con orígenes distintos en cuanto a su significado y etimología. Etimológicamente  la “cilla” de la Iglesia proviene del latín “cella” (despensa, bodega,…) y “silla” procede del latín “sella”, contracción del diminutivo “sedula” y ésta de “sedes” (asiento). El apellido Sillero es poco común en España y se encuentra bastante repartido, siendo las provincias donde mas abunda Córdoba, Granada, Sevilla y Málaga por ese orden. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Sillero.

SOLER: Apellido catalán, aunque posiblemente también tenga una rama de origen francés, ya que un caballero galo apellidado Solier luchó como mercenario al servicio de Enrique II en la guerra contra su hermano Pedro I el Cruel durante el siglo XIV. Aún así el apellido Soler ya existía en España antes de la llegada de aquel caballero francés, por lo que la gran mayoría de expertos le dan origen exclusivamente catalán, teniendo en esta región española antiguas casas solariegas en municipios como Manresa (Barcelona), Lérida, Gerona, Sitges (Barcelona) y Villafranca del Penedés (Barcelona). Son varios los caballeros de apellido Soler que destacaron durante la Edad Media en la toma de Valencia a los musulmanes por parte de Jaime I. Desde Cataluña se fue extendiendo hacia el Sur, siendo también bastante común en la Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia y Andalucía, aunque puede encontrarse de forma más escasa prácticamente en toda España, posteriormente pasó a América. Etimológicamente procede del latín “solárium”, el cual deriva de “solum”, que significa (suelo).

TEJERO: Apellido de origen gremial que es relativamente frecuente en toda España. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya aparece el apellido Tejero. Son varios los tratadistas que le dan origen aragonés a este apellido, ya que tiene antiguas casas solariegas en Cariñena (Zaragoza) y Alcalá de Moncayo (Zaragoza), desde donde se iría extendiendo a otras regiones, sin embargo al ser éste un apellido de tipo gremial, el cual tiene su origen en el oficio de tejero (persona que fabricaba y/o vendía tejas y ladrillos), con toda seguridad debieron surgir otras ramas por diferentes puntos de España, las cuales muy posiblemente no tengan lazos familiares entre si. Etimológicamente tejero procede de “teja”, que a su vez deriva del latín “tegula” (teja).

TOLEDANO: Estamos ante un apellido topónimico de tipo gentilicio procedente de la ciudad de Toledo, actual capital de Castilla-La Mancha. Existen datos que demuestran que una rama de este apellido era sefardí (judio español) y tenía su origen en la misma ciudad de Toledo, pasando parte de esa familia a Marruecos tras la expulsión de los judios en 1492, país donde aún existe este apellido. Sin embargo como ocurre con la gran mayoría de apellidos toponímicos, tras la reconquista y repoblación de las tierras conquistadas a los musulmanes debieron surgir nuevas ramas del mismo en otros lugares de España, las cuales no compartirían lazos familiares entre si, ni tampoco tendrían por qué ser de origen sefardí. En la actualidad el apellido Toledano está muy repartido por toda España, siendo la provincia de Córdoba la segunda donde más abunda tras la de Madrid. El nombre de la ciudad de Toledo deriva del topónimo que tuvo en época romana, Toletum, posteriormente en época musulmana fue llamada Tulaytulah y también Toldoth. En cualquier caso es muy posible que el primer nombre que tuvo esta ciudad, Toletum, no sea más que la latinización de un nombre prerromano anterior (posiblemente de origen griego), y que podría significar “cerro redondo”, aunque no está totalmente probado.

TORRELLAS: Apellido toponímico que puede tener origen en alguna de las tres localidades españolas así llamadas y que son las siguientes: Torrellas de Llobregat (Barcelona), Torrellas de Foix (Barcelona) y Torrellas (Zaragoza). Los Torrellas montalbeños son descendientes del famoso médico D. León Torrellas y Gallego (1817-1890), el cual ejerció su profesión en Córdoba y aunque había nacido en Madrid, su padre era natural de Barcelona, por lo cual este apellido debe proceder seguramente de alguna de las dos localidades catalanas. El primer Torrellas que llegó a Montalbán fue Antonio Torrellas Calzadilla, médico destinado en nuestro pueblo a mediados de los años 30 del pasado siglo, (nieto de León Torrellas y Gallego). Etimológicamente, el topónimo Torrellas deriva del latín “turris”, que significa torre y al que se le agregó el sufijo -ella. Muy posiblemente el nombre de estos municipios está en relación con alguna antigua torre de la localidad.

TORRES (antig. “de Torres”): Es este un apellido muy antiguo y del que se tienen noticas que caballeros que portaban el mismo participaron en las tomas de las ciudades de Valencia, Baeza y Sevilla a los musulmanes, aunque no está claro que pertenecieran a la misma rama familiar. Por otro lado también queda patente que el apellido Torres tiene una clara vertiente de origen toponímico, ya que son muchas las localidades españolas que se denominan así, concretamente en las provincias de Cantabria, Burgos, Navarra, La Coruña, Zaragoza, Alicante, Valencia o Huesca, entre otras, lo que dio pie a que otras ramas de este apellido fueran surgiendo en distintos lugares de España. Este apellido es bastante común en nuestro país y se haya repartido por todo el territorio nacional, habiendo pasado también a Hispanoamércia. Etimológicamente la palabra torre deriva del latín “turris” (torre). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Torres.

TRENAS: Estamos ante un apellido muy poco común en España, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con mucha diferencia de las demás. Poco se sabe sobre sus origenes, habiendo quién los busca en las repoblaciones que en ésta y otras provincias hizo Carlos III a finales del siglo XVIII con colonos extranjeros (alemanes y franceses sobre todo), también cabe la posibilidad de que pudiera estar relacionado con el apellido Entrenas, el cual también es muy escaso en España, siendo la provincia cordobesa donde más abunda, en cualquier caso ninguna de estas teorías está probada.

TRIGUERO: Hay especialistas que han querido ver en el apellido Triguero un origen toponímico relacionado con las localidades de Trigeros del Valle (Valladolid) y/o Trigueros (Huelva) por deformación del nombre del municipio o incluso como deformación del apellido Trigueros, sin embargo lo más proble es que el apellido Triguero tenga un origen gremial, ya que como nos dice el Diccionario de la RAE el triguero era  la persona que se dedicaba al comercio o tráfico de trigo. Etimologicamente la palabra triguero deriva directamente del latín “triticarium”(relativo al trigo) y este a su vez de “triticum” (trigo). Este apellido no es muy común, aunque se encuentra bastante repartido por España, siendo las provincias donde más abunda Sevilla, Barcelona y Madrid (éstas dos dos últimas sin duda a consecuencia de la emigración hacia aquellas provincias a mediados del siglo XX). En los primeros libros de bautismo de Montalbán no aparece el apellido Triguero, sin embargo a mediados del siglo XVIII sí que aparece ya en un documento de nuestro pueblo.

URBANO: No está clara la procedencia del apellido Urbano. Según parece la primera referencia que se tiene de este apellido data del siglo XII y está situada en el País Vasco, desde donde se fue extendiendo hacia el sur con la Reconquista. Etimológicamente deriva de urbe (ciudad), por lo que urbano significa “relativo a la urbe”, urbe a su vez deriva del latín “urbs-urbis” que era como se denominaba a Roma, aunque con el tiempo se llamó así a todas las ciudades (urbes), sin embargo cabe añadir que la raíz “ur” o “uri” para referirse a una ciudad es anterior al Imperio Romano y se da en distintos idiomas, incluido el vascuence, con lo cual puede quedar la duda de si el apellido Urbano surge directamente referido a la palabra latina “urbis” (urbe) o se encuentra influenciado también por la mencionada raíz vasca “uri”. Este apellido no es muy común en España, aunque se encuentra bastante repartido, siendo la provincia de Córdoba donde más abunda con diferencia de las demás. En los primeros libros de bautismo de Montalbán ya puede encontrarse el apellido Urbano. 

VALENZUELA (antig. “de Valenzuela”): Apellido toponímico que puede tener su origen en tres localidades españolas así llamadas y que son las siguientes; Valenzuela (Córdoba), Valenzuela (Santa Cruz del Comercio, Granada) y Valenzuela de Calatrava (Ciudad Real). Es ciertamente complicado averiguar de qué localidad en concreto procede el apellido Valenzuela, ya que incluso podría darse el caso de que existieran tres ramas distintas (una por cada localidad) sin conexión familiar entre si, cosa que ocurre con bastante frecuencia en los apellidos toponímicos. Este apellido aunque no es demasiado común se encuentra bastante repartido por España, sin embargo donde más abunda es en el sur del país, concretamente en las provincias de Jaén, Granada, Málaga, Cádiz, Córdoba y Sevilla. En Barcelona y Madrid también destaca este apellido pero es sin duda debido a la emigración. Este apellido también pasó a Hispanoamércia. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Valenzuela. En cuanto al origen del topónimo la hipótesis más aceptada es que es un diminutivo de Valencia, posiblemente cuando se fundaron o repoblaron estas localidades llamadas Valenzuela algunos o muchos de sus colonos serían valencianos y le dieron el nombre en homenaje a su tierra de origen, cosa que ha pasado con otras muchas ciudades españolas, como por ejemplo Córdoba (Cordobilla), Sevilla (Sevilleja) o Palencia (Palenzuela). Etimologicamente Valencia deriva del latín “valentia” que significa fuerza, valor, robustez, valentía.

VALLE (antig. “del Valle”): Según la mayoría de tratadistas este apellido tiene su origen en las Montañas de Santander, de donde se fue extendiendo por todo el norte de España, surgiendo casas solares muy antiguas en Asturias, León, Galicia, País Vasco, Navarra, La Rioja y Aragón. Conforme la reconquista fue avanzando hacia el sur se fue extendiendo también en el mismo sentido, siendo un apellido que se encuentra muy repartido por toda España, pasando posteriormente también a Hispanoamérica. Además de lo anterior también hay que tener en cuenta que de este apellido también surgieron otras ramas de origen toponímico procedentes de las varias localidades denominadas Valle o El Valle en España, concretamente en Asturias, Cantabria, Vizcaya, León, Toledo o Jaén, entre otras. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido  Valle. Como todos sabemos un valle es una hondonada o llano entre montañas y etimológicamente deriva del latín “vallis” (valle).

VAQUERO (antig. “Baquero”): La gran mayoría de tratadistas dan a este apellido origen vasco, e incluso mencionan que en euskera la palabra “bakero” significa “campo de agératos” (planta perenne de la familia de las compuestas), sin embargo además de ese posible significado en lengua vascuence es obvio que el origen de este apellido es  gremial (pastor de reses vacunas). Desde el norte se fue extendiendo este apellido hacia el sur conforme fue avanzando la reconquista. Etimológicamente el apellido Vaquero deriva de “vaca”, que a su vez proviene del latín “vacca” (vaca). En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Vaquero.

VILLALBA: Apellido toponímico cuyo origen puede estar en alguna de las localidades españolas así llamadas y que existen en las provincias de Soria, Teruel, Valladolid, Burgos, Ciudad Real, Madrid, o Badajoz, entre otras. Es muy difícil saber de qué localidad en concreto procede el apellido Villalba que existe en Montalbán, ya que al haber tantas localidades así llamadas con toda seguridad surgieron ramas del apellido provenientes de distintos sitios, las cuales no tendrían lazos familiares entre si. El topónimo Villalba está compuesto de las palabras “villa”, del latín “villa” (casa de campo o granja, aunque con el tiempo se fue usando también para denominar a las aldeas y pueblos) y “alba”, del latín “albus” (blanco), por lo cual el significado del topónimo Villalba es “pueblo blanco”. Los Villalba montalbeños eran hidalgos y varios de sus miembros destacaron con importantes puestos en el ejército, el clero y la política. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Villalba.

ZAMORANO: Estamos ante un apellido topónimico de tipo gentilicio procedente de la ciudad de Zamora, la cual pertenece a la comunidad autónoma de Castilla y León, siendo por tanto el significado de este apellido “natural u oriundo de Zamora”. Como ocurre con la mayoría de apellidos de tipo toponímico con el paso del tiempo fueron surgiendo ramas del mismo en diferentes lugares las cuales no tendrían lazos familiares entre si. El apellido Zamorano es relativamente frecuente y está repartido por España, siendo las provincias donde más abunda Madrid, Barcelona, Valencia, Córdoba, Toledo, Huelva y Sevilla. En cuanto al origen del topónimo Zamora no hay unanimidad entre los expertos, ya que hay distintas hipótesis que le dan origen latino, celta, hebreo, árabe o incluso vasco a este topónimo. Sí que está demostrado que en época visigoda se  denominaba Semure, pasando después, durante la dominación musulmana, a denominarse Samura. Más tarde y tras la reconquista, recibe el nombre actual, Zamora. En los primeros libros de bautismo montalbeños ya aparece el apellido Zamorano.

Para terminar quiero agradecer a Miguel López Romero su colaboración en la confección de esta entrada. Os dejo un enlace a su intereante blog sobre genealogía montalbeña, de la que es experto:

Genealogía de Montalbán de Córdoba

Publicado en Sin categoría | 4 comentarios